Noticias

Tiger se ha divorciado tres días antes de los play offs de la FedExCup. Ellin Nordegreen podría recibir 76 millones $

Ahora Tiger Woods tiene la vía libre para volver a ser el que era, al menos en el aspecto deportivo, que es el que interesa a los millones de aficionados al golf en todo el mundo. Desde el primer momento, cuando se conocieron los detalles de su desafortunado incidente con su coche que terminó empotrado en una boca de riego a la puerta de su domicilio, en Orlando, Florida, en la noche del 27 de noviembre de 2009, y con su mujer, Elin Nordegreen, intentando golpearle, al parecer, con un hierro de golf, estaba claro que hasta que no se solucionara el problema, bien con la reconciliación de la pareja, bien/mal con la separación, la vida de Tiger, y lógicamente, la de su mujer, no volvería a la normalidad. (Ver el soneto publicado por Basilio Rogado el 5 de julio de 2010 en esta misma página).
Finalmente, casi nueve meses después, Tiger Woods y su mujer Elin Nordegreen, de 30 años de edad, han anunciado su separación y lo han hecho deseándose lo mejor para el futuro, ya que “son padres de dos maravillosos hijos y su felicidad ha sido y será siempre de vital importancia para ambos". El golfista y la niñera/modelo sueca se casaron en secreto en Las Barbados en 2004. El golfista sueco Jesper Parnevik, a cuyos niños cuidaba su compatriota Elin, fue quien presentó a la joven a su amigo Tiger. Cuando se anunció la infidelidad del californiano, Pernevik fue uno de sus amigos más críticos.
El que podría considerarse como el divorcio más caro de la historia se firmó en los juzgados de Panama City, en Florida, y en el comunicado, que es poco explícito, se dice que “una vez que tomamos la decisión de acabar con nuestro matrimonio la atención fundamental de nuestras discusiones ha sido asegurar el bienestar de nuestros hijos en el futuro. Las semanas y los meses que vienen no serán fáciles para ellos en tanto que afrontamos una nueva situación familiar, por eso nuestra privacidad debe ser fundamental".
Distintas fuentes, normalmente bien informadas, aseguran que Elin Nordegreen, recibirá una cantidad cercana a los 100 millones de dólares -concretamente 76, según información de la revista People, que hace una entrevista en exclusiva a Elin Nordegren (ver esta misma página web), la primera que concede tras el divorcio, aunque la cuestión central de las discusiones fue la custodia de los hijos. A partir de ahora Sam Alexis, de tres años, y Charlie Axel, de uno, compartirán sus vidas entre la casa de Tiger Woods y la de Elin Nordegreen. Estos datos confirmarían los rumores que indican que el acuerdo prematrimonial firmado por la sueca habría sido renegociado después del escándalo sexual de su ya ex marido.
Desde que se descubrió el escándalo de las infidelidades de Tiger, que acabó pasando por una clínica para que le “curaran” de su adicción al sexo, el golfista número 1 del mundo ha ido jugando de mal en peor. Los problemas económicos, que parecen haber sido los culpables del retraso en la decisión tomada, han tenido preocupado al golfista que, ni en su vida personal, ni en la profesional, ha podido evitar las secuelas del suceso.
Al menos, la dilación en el proceso parece que ha dado un buen resultado para Tiger, al que su ya ex mujer pedía 300 millones de dólares que, finalmente, podrían haberse quedado en cien. En todo caso, muchos menos de los que ha perdido el golfista, durante estos nueve meses, entre premios no conseguidos y contratos cancelados con sus sponsors.
Tiger Woods que, a pesar de sus malos resultados sigue siendo el número 1, jugará esta semana el Barclays, en New Jersey, en el primero de los cuatro play offs de la FedEx Cup, en el que se juegan 7.500.000$ y será un buen momento para comprobar si el final del affaire Woods, que se ha quedado sin Norder/greeen, le ha devuelto sus buenas sensaciones en el green, a secas.

(Foto: Archivo Wikimedia Commons)

No es posible comentar.