Noticias

Tiger cura su adicción al sexo en Mississipi y no en Sudáfrica

 

Resulta que Tiger Woods no estaba en Ciudad del Cabo, como difundía Eurosport en una información que también recogió golfinone y que puede leerse bajo estas líneas  El oscurantismo de todo lo que se refiere A Tiger Woods provoca todo tipo de especulaciones y de rumores que, si él mismo saliera a dar la cara y explicar lo que sucede, no saldrían a la luz.
Se decía en la nota referida que Tiger estaba en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en una clínica en la que trataba de “curar” su adicción al sexo. Lo de “curar”con comillas es una licencia del periodista que escribe estas líneas porque la primera noticia que se tiene de esa supuesta “adiccion al sexo” de la cuál sería necesario curarle, es la citada información, errónea en otros puntos. El caso es que en esa noticia se citaba también la posibilidad de que Tiger Woods reapareciera a finales de febrero en un torneo que se celebraría en Mississippi.
Como en Mississippi no se va a celebrar ningún torneo de golf, del Circuito Americano, al menos, es lógico suponer que el error al citar Mississippi se produjo al escuchar campanas y no saber donde tañían. Y el sonido procedía de la exclusiva mundial que ha ofrecido el medio sensacionalista “National Enquirer” que ha descubierto que Tiger se encuentra en el “Pine Grove Behavioral Health”, una clínica de Hattiesburg (Mississippi), dónde sí podría seguir un tratamiento contra lo que parece algo más que el deseo normal que en casi todos los hombres despiertan las mujeres.
El doctor Patrick Carnes, que es quien le atiende, es el creador de un programa pionero destinado a superar el comportamiento compulsivo en materia sexual.
Total, que lo de Tiger Woods con las mujeres es idéntico a su comportamiento compulsivo en el golf, donde no deja de embocar un solo putt por difícil que sea.
Lo malo es que si lo de Tiger Woods es no ya un ardor pasional, sino una enfermedad, sus allegados podrían haber hecho algo más por él que acompañarle en sus orgías y en sus desenfrenos de casino, champagne y mujeres.
Ahora se entiende mejor la reacción de su mujer, Elin, que, aunque desmesurada, parece más fácil de comprender.
No así la petición, en forma de obligación, que al parecer le ha hecho a su marido para intentar salvar el matrimonio que, a estas alturas parece poco probable. Tiger ha acudido a una clínica, por deseo expreso de Elin, en la que no podrá tener ninguna relación con el sexo, ni siquiera con el propio, durante 18 días y tendrá que estar otros noventa, después de salir del hospital, ejerciendo de monje cisterciense. (Ver en esta misma página los romances a Tiger Woods números 1 y 2). 

 Tiger en Ciudad del Cabo para curar su adicción al sexo (20-1-2010)

Según una noticia difundida por Eurosport, Tiger Woods volverá a jugar dentro de seis semanas, posiblemente, la última de febrero, de cara a la primavera y para estar preparado para disputar en abril el Masters de Augusta. Aunque la información no cita fuente alguna, parece que Tiger ha decidido dar un primer paso para volver a competir. De todos modos en la noticia se habla de un torneo en Mississippi, pero sería un torneo que no pertenece al Circuito americano ya que en la última semana de febrero, del 25 al 28, se disputa el Waste Management Phoenix Open, dotado con seis millones de dólares, de los cuales el ganador se lleva 1.080.000 $, pero es en Arizona y no en Mississippi. Y las siguientes cuatro semanas, el Tour recala en Florida donde, como es lógico, Woods tendría que jugar algún torneo. Tiger, que estaba desaparecido, hasta para sus más allegados, parece que ha estado una semana en una clínica de la localidad sudafricana de Ciudad del Cabo, intentando solucionar sus problemas de adicción al sexo. En la foto, de Wikimedia Commons, el Ayuntamiento de Ciudad del Cabo, ciudad que tiene 3.500.000 habitantes, aproximadamente y que será sede del Mundial de Fútbol 2010.
No es posible comentar.