Viajes

Lisboa, la ciudad más amable: golf y gastronomía ***** estrellas

 

 

(En las imágenes, junto a estas líneas, una vista aérea del campo Atlantic, en Penha Longha, a las afueras de Lisboa. Bajo estas líneas, vista de la Plaza del Rossio desde la terraza del restaurante Rossio del hotel Altis Avenida; la belleza de Lisboa, de noche; el Tranvía 28; la Plaza del Comercio; el monasterio de los Jerónimos, en Belén; la fachada del hotel de Penha Longa; un aspecto del restaurante de Sergi Arola en Penha Longa; el tee del 1 de uno de los dos recorridos de Aroeira y el interior de la Tasca da Esquina).

 

www.visitlisboa.com
Visit Lisboa en Facebook

 

 

En Lisboa y sus alrededores, en un entorno de 50 kilómetros, existen 20 campos de golf, de igual y constatada calidad, aunque con características bien diferenciadas para el juego, todos ellos con recorridos firmados por los mejores arquitectos y diseñadores, que hacen de la zona de la capital portuguesa el destino ideal para un golfista. Si a eso le añadimos el atractivo de Lisboa, una de las más bellas y, sobre todo, la más amable capital de Europa, el paisaje de sus localidades cercanas -Estoril, Sintra, Cascais…-, sus magníficos alojamientos y su excelente gastronomía, tendremos solucionado el problema de encontrar el mejor de los lugares para nuestra escapada de fin de semana, de puente, o de vacaciones.

Los golfistas que, además son viajeros con deseos de encontrar algo más que buenos campos de golf, solo tienen que viajar, en avión -recomendable utilizar TAP/Portugalia, las líneas portuguesas- o en coche, si prefieren llevar sus propios palos, algo que es normal entre los jugadores. En cualquier caso, Lisboa espera ahí al lado, con buenas comunicaciones en cualquier medio de locomoción que se elija.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además del golf, Lisboa bien merece una o dos jornadas de visita. Se recomienda un hotel céntrico para poder andar por sus calles y utilizar el tranvía para acceder a las zonas altas, el Chiado, el Castillo…Un buen alojamiento puede ser el Hotel Altis Avenida –www.altishotels.com– que está situado en la rua 1º de Dezembro, 120, junto a la plaza del Rossio, en pleno centro de la ciudad, a unos pasos del ascensor de Santa Justa, que lleva a lo alto de la ciudad vieja, y con unas maravillosas vistas desde su restaurante/terraza, denominado precisamente, Rossio. La visita a Lisboa puede hacerse, según convenga al viajero, antes o después de las jornadas de golf. 

 

 

 

LISBOA, MENINA E MOÇA… DE NOCHE

 

 

 

 

 

 

Mientras recordamos con nostalgia a Carlos do Carmo cantando un fado, por ejemplo “Lisboa, menina e moça”, caminaremos por el centro de Lisboa y subiremos en un tranvía/funicular que nos aupará hasta los barrios altos para contemplar una maravillosa vista de la ciudad, el Castillo de San Jorge enfrente, y pasear hasta el Chiado, barrio de la Belle Époque del siglo XIX, "cuando los escritores y artistas se reunían en los cafés", donde es obligado tomarse un café en A Brasileira, a cuyas puertas está Fernando Pessoa, presente en bronce con un asiento libre para todo el que quiera fotografiarse con él o con sus heterónimos -Alberto Caeiro, Álvaro de Campos, Bernardo Soares, Ricardo Reis…- y de noche, no hay que perderse la vida alegre de una capital como la lisboeta, ni la belleza de sus paseos iluminados.

 

 

 

EL TRANVÍA 28

 

 

 

 

 

 

Otra visita obligada es la del Castillo de San Jorge. Vamos a ir, también en tranvía. Tomaremos el número 28, en el barrio de Graça, hacia el monasterio de São Vicente de Fora, que merece una visita por su grandeza. Detrás del monasterio está el Campo de Santa Clara, donde los martes y los sábados hay un mercadillo donde todo se compra y se vende.

 

El tranvía continúa a través de Alfama, el barrio más antiguo, y el más típico de Lisboa, más allá de algunas de las plazas más pintorescas y calles del barrio medieval de Lisboa, a los pies del castillo de San Jorge, una fortaleza en excelente estado de conservación que fue palacio real hasta el siglo XVI. Desde los miradores del Largo das Portas do Sol y de Santa Luzia, disfrutaremos de una hermosa vista sobre el río. Bajamos hacia la Baixa, para observar  la fachada románica austera de la Catedral de Lisboa, y por la Iglesia de San Antonio. En la concurrida Rua da Conceição, nos encontramos en la Baixa, lugar diseñado por el Marqués de Pombal después del terremoto de 1755.

 

 

 

 

El tranvía sube la colina del elegante Chiado y se detiene justo frente al famoso café ya citado donde nos sigue esperando Fernando Pessoa. Durante el recorrido vale la pena prestar atención a la arquitectura de los edificios y los azulejos que cubren las fachadas y frisos Art Nouveau. Por el camino hacia la Estrella podemos admirar el edificio del Parlamento y el antiguo convento de San Benito.

 

 

 

 

EL MONASTERIO DE LOS JERÓNIMOS, EN BELÉN

 

 

 

 

 

En Belén, con su torre tan famosa como la sevillana, aunque no sea de “oro”, destaca el Monasterio de los Jerónimos, con sus jardines y los mapas de los viajes marinos, en el paseo marítimo. Los portugués fueron grandes viajeros y descubridores de nuevos mundos, de ahí, el Monumento a los Descubrimientos, donde se honra a héroes nacionales como Vasco da Gama. En Belén no pueden dejarse de comer sus famosos pasteles y ver, desde cualquier punto, el puente 25 de abril, similar al de San Francisco, y la "gigantesca estatua de Cristo Rey, que vigila toda la ciudad desde la orilla del río Tajo. Las calles de Alfama  se elevan hacia el castillo, donde los arqueólogos han encontrado restos de la ocupación en el siglo VII antes de Cristo."

 

Y AHORA, EL GOLF

 

 

 

Iniciamos el recorrido golfístico por Lisboa y sus alrededores por el campo de Penha Longa, considerado como uno de los treinta mejores de Europa.Situado en pleno Parque Natural de Sintra-Cascais, cuenta con 27 hoyos diseñados por Robert Trent Jones. Los 18, par 72 del denominado Campo Atlántico, recorrido bien conocido por los profesionales, tiene más de seis kilómetros de longitud.Los primeros y últimos tres hoyos se encuentran en un valle, rodeado de pinos y rocas de granito. Los hoyos 6 hasta el 13 se extienden sobre una colina y ofrecen una maravillosa vista a sus alrededores. En el hoyo 7, un par 3 de 150 metros, el golfista puede recrear la vista en las ruinas de un acueducto romano, situado a la izquierda del tee de salida. Penha Longa ha sido elegido, por unanimidad entre los jugadores, ya sean profesionales o amateurs, como uno de los mejores campos de Portugal.

 

 

Y PARA CENAR, EL RESTAURANTE DE SERGI AROLA

 

 

 

 

En Penha Longa, el viajero puede alojarse en un magnífico hotel de cinco estrellas, con impresionantes vistas al campo de golf y disfrutar de su gastronomía en los distintos restaurantes, entre ellos, el que lleva el nombre de Sergi Arola, un espacio gastronómico que seduce a quienes lo visitan con diferentes ofertas gastronómicas en las que se contemplan algunos de los conceptos gastronómicos que Sergi Arola ofrece en el resto de los restaurantes que gestiona, el concepto Paninoteca, las tapas, el bistrot o la alta gastronomía, entre ellos.

 

 

AROEIRA, ENTRE PINOS Y MAR

 

 

 

 

Un concepto bien distinto es el campo de Aroeira www.aroeira.comSituado en una zona protegida, a 25 km del centro de Lisboa y a sólo 600 metros de la playa, Aroeira Estate es el mayor complejo residencial y de golf en Lisboa.

Con 350 hectáreas, miles de pinos, varios lagos  y un microclima templado, Aroeira tiene dos campos de golf de 18 hoyos, con todo el equipamiento necesario, en un lugar donde hay apartamentos y villas, estrategicamete situados, que no influyen para nada en ninguno de los recorridos.

 

LISBON SPORTS CLUB, EL CAMPO MÁS ANTIGUO

 

El club de golf más antiguo de Lisboa, fundado en 1922 por jugadores de la Comunidad británica es uno de los campos más atractivos de la zona y sus 18 hoyos, ampliados y reformados en 1992, setenta años después de su creación, le hacen objeto de deseo para “coleccionistas” del juego en campos con historia. Está situado cerca del Palacio de Queluz, entre Lisboa y Sintra.

 

QUINTA DA MARINHA

 

En Quinta da Marinha, un campo en el que jugaba don Juan, el padre del rey Juan Carlos, los días que el Atlántico se ponía borde y no dejaba salir a navegar, se disfruta del golf y de la naturaleza, entre la montaña, con varios lagos y las vistas al océano. El diseño es, como el de Penha Longha, de Robert Trent Jones, aunque el tamaño de esta finca no daba para los lujos arquitectónicos de aquella por lo que se juega como par 71. El campo está situado junto a un hotel de cinco estrellas y si se viaja en familia, el alquiler de una villa es lo más aconsejable.

 

BELAS COUNTRY CLUB

 

Muy cerca de Penha Longa, los 18 hoyos de Belas Country Club, de 6.380 metros, par 72, son de los más logrados por William Rocky Roquemore. El campo está localizado cerca de Sintra y a escasa distancia del Palacio de Seteais, donde es recomendable pasar una noche…por lo menos.

 

GOLF DO ESTORIL

 

Situado en una zona boscosa entre pinos, eucaliptus y mimosas, el hotel de James Bond, también residencia de Reyes, construido en 1930, sigue siendo un destino apetecible… y apetitoso. Lo primero, gracias a sus instalaciones hoteleras y a su propio campo, Golf do Estoril, diseñado en  1945, por Ross McKenzie, y lo segundo por su gastronomía. El campo existe desde 1929 en una primera versión de 9 hoyos; actualmente es un par 69 (34+35), con un total de 5313 metros.
 

 

OITAVOS DUNES

 

Oitavos Dunes está situado en el Parque Natural de Sintra-Cascais. El recorrido proyectado por Arthur Hills posee una estructura similar a los  links escoceses y fue una idea la familia Champalinaud, una de las más conocidas de Portugal. En un estilo minimalista muy depurado el hotel ofrece todo lo que se puede desear para un fin de semana perfecto. El campo de golf está considerado uno de los mejores de Europa; además está junto a un excelente hotel de estilo minimalista, con spa, centro de equitación, y una gastronomía diferente en sus varios restaurantes.

 

QUINTA DA BELOURA

 

En uno de los enclaves más frondosos y exuberantes de los alrededores de la Sierra de Sintra, William Rocky Roquemore creó uno de los más complicados  recorridos del entorno lisboeta: enormes bunkers, lagos y dificultades de todo tipo, convierten cada partido en un desafío para el golfista. El hotel Pestana Sintra Hotel, de cuatro estrellas,es el más recomendable para este campo, aunque la misma empresa tiene, a las afueras de Lisboa, el Pestana Palace, ubicado en un edificio del siglo XIX declarado Monumento Nacional, desde donde se ofrece transporte al campo de golf.

 

PRAIA D’EL REY

 

Situado en la Costa de Plata, muy cerca de la capital portuguesa, a escasos kilómetros de Óbidos, es un campo de golf diseñado por Cabell B. Robinson, inaugurado el 14 de junio de 1997 y está considerado por muchos jugadores como imprescindible si se quiere volver con el mejor recuerdo de un viaje golfístico. mejor de Portugal es para muchos jugadores el mejor de Portugal. Parte de los hoyos, tipo links, se encuentran dentro del entorno de la playa del Rey y otros en zona boscosa. Es, como se imagina, un campo muy exigente y largo, par 73. El hotel, de la cadena Marriot, cumple las expectativas de cualquier viajero.

 

ROYAL ÓBIDOS SPA & RESORT

 

La huella del inolvidable Severiano Ballesteros queda en la laguna de Óbidos con la marca indeleble del diseño del cántabro. El campo es un espectacular, como todos los de Seve, recorrido, par 72.

 

BOM SUCESO GOLF

 

A orillas de la Laguna de Óbidos, el Bom Sucesso Golfse extiende bajo una pendiente accidentada, con vistas espectaculares del mar y de la laguna. Sus 18 hoyos son un diseño de Donald Steel.

 

GOLDEN EAGLE

 

A solo sólo 35 minutos de viaje de la salida norte de Lisboa, el Golden Eagle, diseñado por el ya citado arquitecto Willy Rocky Roquemore, es uno de los campos portugueses más fascinantes de la zona.

 

CAMPO DE GOLF  DO MONTADO

 

Cercano al castillo de Palmela, el Campo de Golf do Montadoestá rodeado por viñedos, imagen de la región. Nuevos tees y greens que exigen alguna cautela.

 

QUINTA DO PERU

 

En Sesimbra, Willy Rocky Roquemore diseñó, una vez más, un trazado golfístico muy agradable de 18 hoyos para toda clase de practicantes.
 

 

TROIA GOLF

 

Proyectado por Robert Trent Jones Senior, es un interesante campo tipo links que se extiende a lo largo de la Península de Tróia. Se trata de un campo de 18 hoyos, par 72, con una extensión de 6317 metros y otro de los más interesantes de la zona. Para no perdérselo.

 

RIBAGOLFE (I y II)

Ubicado en pleno valle del Tajo, en Samora Correia, el Ribagolfe es un complejo integrado de golf a menos de 50 km de Lisboa. Diseñado por Michael King y Peter Townsend, el campo ofrece dos recorridos, cada uno con 18 hoyos, par 72.

 

CAMPO REAL

 

Un recorrido realizado por Donald Steel, construido a las puertas de Torres Vedras. Es un verdadero desafío tanto para los profesionales como para los aficionados a este deporte.

 

SANTO ESTEVAO GOLFE

 

En Benavente, con 18 hoyos, el Santo Estevão Golfese extiende a lo largo de una superficie de 72 hectáreas y constituye un agradable lugar de encuentro para todos los practicantes.

 

DESPEDIDA EN LA TASCA DA ESQUINA

 

 

También en tranvía, que deja al viajero y a sus amigos a la puerta, deberíamos ir a la Tasca da Esquina -www.tascadaesquina.com- para cenar como despedida de nuestra visita a Lisboa, con las deliciosas tapas portuguesas marca de la casa.Se trata de un espacio acogedor y funcional, agradable y con una cocina cuidada por el prestigioso chef Víctor Sobral y su equipo. Su dirección es: Rua Domingos Sequeira 41C Campo de Ourique. 1350-119 Lisboa. Atención: cierra los domingos y los lunes a la hora del almuerzo.
 

Y EL FADO…

 

Con sonido de fado, que es sonido de nostalgia, como hemos empezado, dejamos Lisboa, no sin haber degustado su buena cocina -el bacalao no puede dejarse en el olvido-, disfrutado con la amabilidad de sus gentes y con la firme decisión de volver.

******

No es posible comentar.