Opinión

Eugenio Chacarra (+4) el joven amateur que perdió el López en Mayacoba, no pasó el corte en el WWT

(En la imagen, Eugenio Chacarra, en el leaderboard del World Wide Technology Championship at Mayakoba, después de las dos primeras jornadas). Bajo estas líneas, Eugenio López Chacarra -es el mismo, por supuesto- en el leaderboard del Sanderson Farms disputado en Mississippi a caballo entre septiembre y octubre de este mismo año).

Eugenio López Chacarra es un madrileño de 21 años que comete el delito -según los muchos ignorantes que en el mundo son- de jugar al golf. Y encima lo hace bien. Como todos los jóvenes que buscan un futuro como profesional de este maravilloso -que sigan sufriendo los muchos detractores que ignoran lo que desconocen- deporte, Eugenio viajó a los Estados Unidos donde estudia en Oklahoma State y compagina estudio y golf para, no solo terminar una carrera universitaria, sino para probar fortuna en el dificilísimo -otra posibilidad de hacer el ridículo para los muchos ignaros que hay por doquier y que suponen que darle a la bolita con un palo es tan fácil como lamer un chupa-chups- universo del golf.

Al margen de sus muchos éxitos como amateur, Eugenio ya ha disputado dos torneos profesionales del PGA Tour norteamericano, el circuito de golf más importante del mundo. El primero fue en 2019, en Mayakoba, en suelo mexicano, donde no pudo pasar el corte.

Su segunda aparición en el Circuito, esta vez ya en tierras norteamericanas, fue en el Sanderson Farmers Championship, que se disputó este año (28 sep – 3 oct), en Mississippi, y donde Sergio García, recién llegado del fracaso europeo en la Ryder Cup, no pasó el corte, ya que firmó dos vueltas de 70 golpes cada una y terminó -4, y se quedó fuera del fin de semana por un solo golpe.

Eugenio López Chacarra, sin embargo, sí pasó el corte esta vez y con cuatro tarjetas de 69, 68, 74 y 67, y un acumulado de -10, acabó en un honroso puesto 45 -68 pasaron el corte- empatado con otros cinco jugadores.

EUGENIO, OTRA VEZ EN MÉXICO

El joven Eugenio vuelve a ser noticia esta primera semana de noviembre porque juega su tercer torneo del PGA Tour (ver más información en esta misma página web), de nuevo en tierras mexicanas, en el World Wide Technology Championship at Mayakoba. Desgraciadamente, tras firmar dos tarjetas de 73 golpes, cuatro sobre el par del campo, no pudo pasar el corte. Lástima porque Eugenio es una promesa del golf español y, aunque en esta ocasión no ha podido pasar al fin de semana, su tercera experiencia en el PGA Tour le servirá, sin ninguna duda, para seguir mejorando para llegar a ser un magnífico profesional, con López o sin López.

La prueba se disputa en El Camaleón Golf Club, situado en la zona caribeña de Mexico, en Playa del Carmen, en el distrito de Quintana Roo, en Cancún. Se trata de un par 71, de 6.300 metros, diseñado por Greg Norman.

Este torneo tiene ya quince años de una historia ligada a una empresa española, OHL, presidida por Juan Miguel Villar Mir, el que fuera vicepresidente económico del Gobierno español y Ministro de Hacienda, durante la presidencia de Arias Navarro. Cada año se disputaba en México el Mayakoba Golf Classic, hasta que los problemas económicos hiceron pasar la sociedad española a otras manos que siguieron con el torneo y que ahora se llama WWT Championship y que se disputa del 4 al 7 de este mes de noviembre.

UN LÓPEZ DESAPARECIDO

Lo curioso en esta ocasión es que Eugenio López Chacarra, que aparecía con sus dos apellidos completos en el leaderboard del Sanderson Farms, hace poco más de un mes, ahora figura en el listado de participantes sin el López.

Esta es una época en la que parece estar de moda, y no solo en el golf, apocopar los nombres de algunos jugadores. Por ejemplo, el inglés Fitzpatrick -vencedor en Valderrama hace dos semanas- ha recortado su nombre Matthew, que se ha quedado en Matt.

Sin ir mucho más atrás, el español Arnáus se quitó la última á de Adriá y ahora es Adri; el australiano Cameron Davis, ganador este año en el Rocket Mortgage Classic, del PGA Tour, se ha quedado en Cam. Y ahora, a Eugenio no le apocopan nada, pero le dejan sin el López que es su apellido paterno, como se puede comprobar en la imagen en este mismo texto.

En un momento en el que hay jugadores españoles, que quieren figurar en las listas con sus dos apellidos, por ejemplo: Sebastián García Rodríguez, Iván Cantero Gutiérrez, Emilio Cuartero Blanco, Alfredo García Heredia, Daniel Berna Manzanares, Víctor García Broto… o el más conocido Gonzalo Fernández Castaño, a Eugenio López Chacarra, en el PGA Tour le despojan del López.

Los periodistas estamos de enhorabuena porque para dar a conocer la victoria de algunos de esos jugadores necesitaríamos más espacio del que nos permite un titular. No es lo mismo decir que ha ganado un torneo Miguel Ángel Jiménez que “El Pisha”.

SERGIO GARCÍA FERNÁNDEZ

Si a Sergio García le hubiera pedido su madre que le añadiéramos el Fernández a su primer apellido, nos habría creado un problema porque tantas letras no caben en un titular preciso.

Lo que nos queda por saber es si la supresión del López ha sido consentida por Eugenio, o impuesta por la organización del PGA Tour -casi nadie al aparato-; tampoco sabemos si le ha parecido bien al padre López que su hijo se quede solo con el Chacarra que, desde luego es mucho menos común que el López y más fácil de distinguir de los demás, aunque en el golf, no me suena ningún otro López que haya sido, sea o vaya para figura.

Claro que, con esto de la modernidad, con lo de los chicos, chicas y chiques y el intercambio de apellidos que antes era de padre y madre y que ahora parece que debe cambiarse, primero el de la madre y luego el del padre. De hecho ya hay países en los que se puede elegir el cambio de apellido: México, precisamente, es uno de ellos; otros son Portugal, Italia, Argentina, Uruguay, Alemania… Ya son muchos los lugares donde se permite el intercambio de apellidos; sin embargo, en los los países del mundo anglosajón, como Estados Unidos, Reino Unido, las provincias de habla inglesa de Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Gibraltar, Irlanda e India, lo habitual es que los hijos de una pareja reciban solo un apellido, el del padre. Es más, la mujer también adopta el apellido del marido y elimina el original o bien lo suma al suyo.

Pero como todo cambia en esta vida, para que, al final, todo siga igual, Chacarra se ha quedado sin el López para satisfacción de los periodistas y, no se sabe, si con el beneplácito de la familia del joven golfista madrileño.

No es posible comentar.