Opinión

JJ.OO: Adri Arnáus (-6), puesto 38: «ha merecido la pena». Jorge Campillo (+5), puesto 59: «he hecho lo que he podido»

El puesto 38 de Adri Arnaus y el puesto 59 de Jorge Campillo constituyen el sello golfístico español masculino final en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, una actuación que comenzó siendo esperanzadora durante 36 hoyos por parte del jugador barcelonés pero que no encontró el camino de la consolidación a partir del ecuador de la competición a pesar de protagonizar una buena ronda final.

El catalán (68, 69, 74 y 67) acabó (-6) en ese puesto trigesimonoveno citado, empatado conn otros tres jugadores. El extremeño (70, 75, 69 y 75) finalizó en el puesto 59, solo uno por delante del último de los 60 participantes, el checo Ondrej Lieser que acabó (+10) llevándose a su país el farolillo rojo de la competición.

En la parte superior de la clasificación, donde los focos brillan con total intensidad, sólo mínimos matices han determinado la selección de los metales, con hasta nueve jugadores involucrados en una encarnizada lucha final por la máxima condecoración. Xander Schauffele consiguió el oro, Rory Sabbatini, la plata y C.T. Pan, el bronce (ver más información en esta misma página web).

Buen final de torneo para Adri Arnaus

Ya sin opciones de medalla o de diploma olímpico, a los dos representantes españoles sólo les quedaba obtener la mejor clasificación posible, objetivo logrado a medias, ya que si bien Adri Arnaus sí consiguió remontar seis puestos para concluir en la plaza 39, Jorge Campillo perdió cinco posiciones para acabar en la 59.

Lejos de las expectativas iniciales, en el haber de Adri Arnaus y de Jorge Campillo se encuentra su máxima disposición para conseguir la mejor clasificación posible.

En esta última ronda, el jugador barcelonés firmó su mejor vuelta del torneo, de 67 golpes (4 bajo par). Sin encontrar su mejor juego, su perseverancia le llevó a cosechar cuatro birdies en los hoyos 1, 9, 14 y 18 compensados parcialmente por dos bogeys en los hoyos 2 y 10. Mención especial para su gran final de partido, rubricando un eagle en el hoyo 17 que dejó buenas sensaciones.

“La vuelta de hoy ha sido interesante, un poco frenada, no he terminado de estar tan fino con todo el juego, pero me he mantenido paciente y la verdad es que ha merecido la pena. He tenido un gran final y acabamos con buen sabor de boca”, resumió Adri Arnaus.

En cuanto a su experiencia olímpica, el golfista barcelonés explicó que “es algo completamente diferente a lo que estamos acostumbrados. Juegas por algo más importante que tú solo y cuando llegas aquí y empiezas a mezclarte con otros atletas y grandes nombres de otros deportes, realmente se hace especial. Ha sido una experiencia única y estoy muy contento de haberla vivido. Me llevo muy buenos recuerdos. Espero estar en París 2024”, concluyó.

Jorge Campillo, lejos de su mejor juego

La última jornada de este torneo olímpico de Tokio 2020 volvió a ser un duro escollo para Jorge Campillo, que desde los primeros hoyos del partido no logró la manera desarrollar su mejor versión. A pesar de ello, el jugador cacereño peleó todos los golpes, si bien un doloroso doble bogey en el hoyo 9 terminó por hundirle. Al final, concluyó con una vuelta de 75 golpes, con tres bogeys, un doble bogey  y un único birdie.

“He estado muy flojo. Le he pegado a la bola mal desde el principio y he aguantado los primeros hoyos hasta que en el hoyo 9, con el doble bogey, ya he ido cuesta abajo. He peleado todos los golpes, pero no he podido hacer mucho más. Una pena, pero muy orgulloso de haber participado en unos Juegos Olímpicos”, declaró Jorge Campillo a la conclusión de su vuelta.

“La experiencia ha sido muy buena. Iré a la Villa Olímpica a ver el ambiente y estoy muy contento de haber venido y representar a España. Me gustaría haberlo hecho mejor, pero he hecho lo que he podido. Seguiré entrenando y habrá que mejorar mucho para volver dentro de tres años a París 2024”, concluyó.

CRÓNICA DE LA TERCERA JORNADA

Las opciones de medalla o de diploma olímpico que mantenía el golf español masculino durante las dos primeras jornadas de competición se han esfumado en la tercera ronda, donde Adri Arnaus –baluarte español durante 36 hoyos– experimentó las situaciones más complicadas, sin encontrar la fórmula para desbaratar los obstáculos del recorrido nipón de Kasumigaseki.

Una tercera vuelta de 74 golpes ha llevado a Adri Arnaus a descender treinta posiciones en la clasificación, dominada por el estadounidense Xander Schauffele, que supera por un solo golpe al ídolo local japonés Hideki Matsuyama. El inglés Paul Casey y el mexicano Carlos Ortiz acechan a dos golpes.

En lo que respecta a Adri Arnaus y Jorge Campillo, los representantes españoles vivieron una tercera jornada muy complicada lo que hace que se diluya el sueño de optar a diploma olímpico o medalla. A falta de disputarse los últimos 18 hoyos, el barcelonés y el cacereño ocupan los puestos 45 y 54 de una clasificación que se ha comprimido al máximo en la parte alta de la tabla, donde asimismo no hay que descartar al norirlandés Rory McIlroy, a tres golpes del líder.

Adri Arnaus, lejos de su mejor juego

Adri Arnaus, con una tarjeta de 74 golpes, 3 sobre el par del campo, no logró encontrar su mejor juego desde los primeros compases del partido. Un tempranero bogey en el hoyo 1 marcó el devenir de una primera vuelta en la que el jugador catalán fue acumulando hasta cuatro bogeys más en los hoyos 3, 4, 8 y 9.

Muy errático desde el tee, Adri Arnaus se vio obligado a jugar durante gran parte de su vuelta desde el rough, lo que complicó que llegara a green con opciones de birdie. A pesar de ello, y como en él es habitual, el golfista barcelonés no dejó de pelear y logró firmar su primer birdie del día en el hoyo 10. Sin embargo, otro bogey en el hoyo 11 pareció frenar su reacción.

Con todo y con eso, Adri Arnaus no tiró la toalla, siendo a partir del hoyo 11 cuando recuperó su mejor versión, logrando arrancar al campo tres birdies en la recta final de la ronda, concretamente en los hoyos 14, 16 y 17. Estos aciertos enmendaron ligeramente su tarjeta, que pudo haber sido mejor de haber convertido algunas opciones de birdie más y de no haber necesitado de tres putts en el último hoyo que significaron un postrero bogey.

“Hoy ha sido un día duro. En la primera parte no me salía nada. Mi juego no estaba muy allá. Aun así, había momentos en los que veía que podía revertir la situación y así ha sido en el hoyo 12, donde he empezado a jugar más ordenado, me he dado algunas opciones y he acabado sintiéndome mucho mejor al final. Hay que seguir por esa línea y darlo todo el último día”, resumió Adri Arnaús.

Jorge Campillo, recuperando sensaciones

Por su parte, Jorge Campillo rubricó una tarjeta de 69 golpes, su mejor resultado en lo que va de torneo, aunque apenas logró avanzar dos puestos en la clasificación general.

En cualquier caso, el jugador extremeño estuvo más acertado que en días precedentes, obteniendo recompensa en los hoyos 13 y 14 (su partido empezó por el hoyo 10) con dos birdies. Un posterior bogey en el hoyo 17 no le apartó de su objetivo y volvió a ganar al campo en los hoyos 4, 6 y 8. Lástima del bogey del hoyo 5 y, sobre todo, del cometido en el último hoyo.

“No he jugado mal del todo. Mi juego no ha sido espectacular, he cometido algunos fallos tontos, pero mejor que ayer”, declaró Jorge Campillo al final de su partido, que se muestra optimista de cara a la última jornada: ”Si la pongo en juego desde el tee, dejo algún wedge cerca y meto algunos putts, creo que puedo hacer pocas”.

Mañana se disputará la última jornada de este torneo de golf masculino de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde la emoción por ver qué jugadores se repartirán las medallas está asegurada.

CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

Con 11 bajo par del estadounidense, el barcelonés Adri Arnaus se encuentra a seis golpes del nuevo líder, Xander Schauffele, tras entregar una segunda meritoria tarjeta de 69 golpes que le ubica en el decimoquinto lugar. La otra cara de la moneda la representó Jorge Campillo, con un resultado de 75 golpes, que le ha llevado hasta el puesto 57, con 3 sobre par al total.

En este segundo día de competición, Adri Arnaus no desarrolló su mejor juego, sobre todo desde el tee, si bien el golfista catalán tiró de casta para agarrarse al campo con uñas y dientes.

Ese pundonor de Adri Arnaus le permitió conseguir sus dos primeros birdies en los hoyos 3 y 6 y, sobre todo, no desanimarse por los bogeys cometidos en los hoyos 7 y 11. Incluso los dos parones por las tormentas parecieron venirle bien al jugador barcelonés, sobre todo el primero, para buscar soluciones a su juego.

Siempre luchador, consciente de la importancia de no ceder terrerno, ya en la recta final de su vuelta Adri Arnaus consiguió sus mejores resultados, arrancando dos birdies más al campo en los hoyos 13 y 16 que resultaron de enorme valor. Si bien es cierto que se le escaparon algunas opciones más de birdie, también hay que señalar que logró salvar varias situaciones complicadas, como las que tuvo en los hoyos 9, 12 y 17.

A la conclusión de su partido, Adri Arnaus resumió así su vuelta: “Hoy ha sido un día interesante. Mi juego no ha sido nada fluido, pero aun así estoy contento con la forma en la que hemos peleado y con los buenos pares y birdies que hemos logrado, sobre todo en la segunda mitad”. De cara a la tercera jornada, el golfista catalán se mostró optimista y deseó “estar más inspirado y seguir disfrutando”.

Jorge Campillo, la otra cara de la jornada

El otro representante del golf español en estos Juegos de Tokio 2020, Jorge Campillo, vivió por su parte una ronda mucho más complicada. Aunque comenzó bien su partido, con varias opciones de birdie, su primer bogey en el hoyo 4, al que le siguió otro en el hoyo 5, fueron un lastre demasiado pesado del que no se deshizo en ningún momento de su vuelta.

Con todo y con eso, el jugador extremeño no bajó los brazos en ningún momento y enmendó ligeramente su vuelta con dos birdies en los hoyos 8 y 14, si bien cuatro bogeys más en los hoyos 9, 12, 13 y 15 terminaron por certificar un dura tarjeta de 75 golpes.

A la conclusión, Jorge Campillo no buscó excusas, ni por los parones en el juego, ni por el “jet lag”: “Ha sido un día duro. Después de jugar los tres primeros hoyos perfectos, a partir del hoyo 4 todo ha ido cuesta abajo. No hay excusas. Necesito mejorar todo. Tener más consistencia desde el tee, dejar la bola más cerca y meter los putts”.

ARRANQUE ESPERANZADOR

El golf español, de la mano de Adri Arnaus y Jorge Campillo, ha protagonizado un arranque esperanzador en el torneo olímpico masculino que se celebra en el recorrido nipón de Kasumigaseki CC.

Con rondas de 68 y 70 golpes, los españoles figuran en los puestos 12 y 31 al término de una primera jornada en la que figuras del prestigio de Collin Morikawa o Rory McIlroy han firmado sendos 69, poniendo de manifiesto la tensa incertidumbre que va a deparar este torneo olímpico, dominado por el momento por el austriaco Sepp Straka, que con 63 fue capaz de rebajar en 8 golpes el par del campo.

Adri Arnaus rubricó por su parte una buena vuelta de 68 golpes, 3 bajo par, que le sitúa en el citado duodécimo puesto, a cinco de un inspiradísimo Sepp Straka que demostró, con ocho birdies y ningún bogey, que se pueden hacer pocas en el recorrido nipón.

El jugador catalán fue el más madrugador de la representación española y tras debutar en estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 reconoció haber tenido “una sensación diferente a cualquier otro torneo en el momento de salir del tee del 1. Ha sido muy emocionante. Casi me sentía como Usain Bolt. Es un sueño hecho realidad”.

Adri Arnaus logró su primer birdie en el hoyo 5, al que siguió otro en el hoyo 8. Tras unos primeros nueve hoyos muy sólidos, el primer bogey llegó en el hoyo 10, pero este error no descentró al jugador barcelonés, que consiguió tres birdies más en los hoyos 13, 15 y 17. Lástima, por muy inoportuno, del bogey del hoyo 18, que dejó su primera vuelta en 68 golpes.

“Hemos jugado muy buen golf, muy ordenados de principio a fin. Este es un campo que te reta continuamente y hemos estado muy sólidos, con muchas opciones, de las cuales hemos convertido unas cuantas, así que el balance es muy positivo”, declaró el golfista español tras su partido.

Jorge Campillo, -1 en su primera vuelta en Japón

Poniendo las cosas en su contexto, también hay que destacar la actuación de Jorge Campillo, ya que el jugador extremeño llegó el día antes por la noche a Japón, no pudo entrenar en el escenario del torneo olímpico, el Kasumigaseki Country Club, y, por supuesto, tampoco ha tenido tiempo de recuperarse del “jet lag”.

A pesar de todos esos condicionantes adversos, Jorge Campillo empezó con fuerza su debut en Tokio 2020, logrando un birdie en el primer hoyo. Tras ese primer acierto llegó un bogey en el hoyo 4, secuencia que repetiría en los hoyos 6 y 9 para mantenerse al par del campo.

Tras un inoportuno parón por la lluvia que nunca suele beneficiar a los jugadores, el golfista español recuperó la senda de los birdies en el hoyo 11 y se puso con -1, resultado que mantendría hasta el final de la jornada para firmar una tarjeta de 70 golpes y ocupar el puesto trigésimo primero.

A la conclusión de su partido, que cerró la primera jornada, Jorge Campillo resumió así su juego: “En el tee del 1 me he encontrado muy bien y en general he jugado muy ordenado. Bien desde el tee, con los hierros un poco más impreciso y con el putt, unas de cal y otras de arena, con buenas sensaciones aunque he fallado un par de putts cortos para birdie que hubieran mejorado mi vuelta”.

Mañana, segunda jornada del torneo masculino de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 con los 57 golfistas en liza y en el que, recordemos, no se establecerá corte.

No es posible comentar.