Opinión

¿Vendo los palos?

Llevó varias semanas alejado de los verdes greenes y de los folios en blanco. En ambos casos por el mismo motivo: frustración. Me explico: hace algún tiempo un excelente profesor fue capaz, en un par de sesiones, de corregir mis fallidas salidas hacia el malhadado raf. Hasta ahí, todo muy bien. Ahora, en un partido de 18 hoyos apenas fallo una o dos calles y voy más largo que antes. Eso es para mí un gran progreso.
Pero, siempre hay un pero, pero –digo- ahora el problema es que, en calle, los hierros ya no me responden como antes y mis tiros a green difícilmente alcanzan su objetivo. He cambiado las orejas por el rabo. He pasado de la frustración del tee, a la de la calle. Ciertamente, no sé que es peor.
Porque antes, la depresión no me sorprendía, se instalaba desde el primer golpe. Ahora, tras una magnífica salida, el ánimo se expande y llega uno muy ufano a la bola, en mitad de la calle y en la marca del 150. Hierro cuatro en la mano, gran confianza y ¡zas! golpe a la derecha. Resultado: bunquer, agua o el conocido raf.
No he podido encontrar el punto medio. La nueva posición ante la bola ha conseguido que mis drivers no se vayan a la izquierda y entren en calle. Pero, la misma posición desvía mis tiros a la derecha cuando trato de alcanzar el green.
Ahora viene lo bueno: ¿Debo aflojar el grip? ¿Hacerlo más fuerte? ¿Debo colocarme más erguido? ¿Habré de cerrar más la cara del palo? ¿Qué diablos será lo que tengo que hacer? Me lo pregunto sobre todo porque, vaya usted a saber por qué milagro, resulta que en la alfombra de la cancha de prácticas no me pasa. Misterios de este deporte maravilloso creado para disfrutar del campo, de la brisa, del ejercicio, del sol, de la compañía y hasta del bocata a medio recorrido. De todo, menos del golf, porque ese ya te encargas tu de jorobarlo, por decirlo finamente.
Así que, aquí me tienen: cavilando. Volviendo a los orígenes, visitando el raf más de lo debido y mucho más de lo deseado. No sé si perseverar en la práctica o vender los palos y… comprar veneno.
No es posible comentar.