Noticias

Sheriff Villanueva: “Tiger tiene suerte de estar vivo”

En rueda de prensa, poco después del accidente de automóvil de Tiger Woods, el sheriff del Condado de Los Ángeles, Alex Villanueva dejó un titular que aparecía en las portadas de todos los diarios estadounidenses: “Tiger Woods tiene suerte de estar vivo”. 

El sheriff explicó que la fortuna que tuvo, dentro de la desgracia del accidente, es que el coche que conducía Tiger, un todoterreno Hyunday Genesis GV80, un vehículo que cuesta alrededor de 50.000 $, tiene además de una carrocería que es una fortaleza, nada menos que diez airbags, que fueron decisivos para salvarle la vida, aunque las lesiones sufridas en las piernas sean graves.

En el momento del percance, el coche no se encontró con ningún vehículo que circulara en dirección contraria, en el Hawthorne Boulevard, la autovía de dos carriles que el golfista se cruzó a la salida de una curva en bajada, para acabar dando vueltas de campana en un lugar poblado de árboles.

El golfista llevaba puesto el cinturón de seguridad, pero en las piernas sufrió varias fracturas de tibia y peroné, que no fueron limpias, sino abiertas conminutas -cuando el hueso se rompe en dos o más fragmentos- que afectaron tanto a la parte superior como a la inferior de la tibia y los huesos del peroné de la pierna derecha.

Precisamente ese tipo de fracturas harán que se prolongue la convalecencia y, por lo tanto, el período de recuperación del ex número 1 del mundo, que dice adiós al Masters de Augusta del próximo abril y, quien sabe, si definitivamente a su carrera profesional.

Tiger, que llevaba desde diciembre sin jugar, tras ser sometido a una disectomía para recolocar uno de los discos que pinzaba su nervio ciático, tenía esperanzas puestas en regresar, precisamente en el citado Masters, el último Grande que ganó en 2019, y que sumó su decimoquinto Major, pero ahora solo le queda la esperanza de volver a los campos de golf a finales de este 2021… y eso teniendo en cuenta la fortaleza mental del jugador y los avances de la cirugía.

Tiger acababa de estar en The Genesis Invitational, el torneo del que era anfitrión y que finalizó el domingo 21 de febrero en el Riviera Country Club, en california. Precisamente fue en este magnífico campo de Pacific Palisades, cuando Tiger debutó como profesional en 1992 y ha tenido que ser en Riviera C.C. donde el golfista estuvo en contacto con el golf, aunque solo en su calidad de presidente de su Fundación, que es la que impulsa el torneo patrocinado por Genesis, la marca de automóviles de lujo detrás de la cual está la firma Hyundai.

LOS AIRBAGS, DECISIVOS

Carlos González fue el primer agente que llegó al lugar de los hechos y explicó: «el señor Woods tiene suerte de haber salido con vida de esto; los diez airbags del vehículo fueron fundamentales».

González explicó que a veces sorprende a vehículos circulando a 130 kms, en una zona donde la velocidad máxima permitida es de poco más de 70, por lo que son habituales los accidentes como el de Tiger Woods. «Vive racias a los airbags que le sirvieron de colchón para sobrevivir al choque», añadió el sheriff Villanueva, quien confirmó que el golfista llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El jefe del departamento de policía apuntó a un exceso de velocidad como posible causa del accidente. «Desde el sitio donde el vehículo atravesó la mediana hasta la zona en la que se encontró, hay más de 100 metros de distancia, lo que indica que iba a una velocidad relativamente mayor de lo normal», insistió Villanueva. Además – volvió a recalcar-, el tramo de la carretera donde se produjo el accidente tiene un trazado sinuoso y con pendiente descendente en el que se producen percances con bastante frecuencia, por lo que está considerado un «punto negro»donde deben extremarse las precauciones, ya . que es una zona que tiene una alta frecuencia de accidentes».

No es posible comentar.