Abraham Ancer (-19), vencedor del PIF Saudi International. Sergio García (-6) en el Top 30

0

Abraham Ancer (-19) en la foto, ganó el PIF Saudi International, con dos golpes de ventaja sobre Cameron Young. Sergio García, (-6) acabó en el puesto 28 y David Puig (-2), en el 53.

(Sergio García, en la imagen bajo estas líneas, en pantalón corto, pateando en el hoyo 18, par 5, durante la segunda jornada del torneo, donde firmó un birdie, tras dejar la bola en green de dos golpes).

Ver leaderboard del PIF Saudi International

Abraham Ancer (-19) ganó el PIF Saudi International, que finalizó el domingo 5 de enero, en Royal Greens Golf & Country Club (par 70), en Arabia Saudita, con dos golpes de ventaja sobre Cameron Young. Sergio García, (-6) acabó en el puesto 28 y David Puig (-2), en el 53. El mexicano, de 31 años, logró con esta victoria, el premio de 1.000.000$ de los 5.000.000$ que se repartían en premios. La tercera posición (-15) fue para el australiano Lucas Herbert.

El mexicano de 31 años, altamente calificado, realizó una clase magistral de carrera al frente, en el evento de apertura de la temporada del Tour Asiático, para agregar el título a la otra victoria importante de su carrera, el WGC-FedEx St. Jude Invitational 2021.

GARCÍA, DE MÁS A MENOS

Sergio García ha empezado su gira 2023 en el primer torneo del año jugando este PIF Saudi International, después de tres meses de inactividad. Al final de las cuatro jornadas, el español (65, 70, 70 y 69), con un acumulado de -6, los golpes que logró el primer día, más uno de la última ronda, terminó en un modesto puesto 28, empatado con otros seis jugadores entre los que se encuentran, Henrik Stenson Louis Oosthuizen y Richard Bland.

Además de Sergio, otros dos españoles iniciaron la prueba: David Puig y Eugenio López Chacarra, han seguido caminos diferentes desde que jugaron la primera prueba del LIV Tour, recién pasados al profesionalismo. Chacarra decidió continuar con los saudíes, mientras Puig se fue a jugar el Asian Tour, donde no le va del todo mal. Ambos terminaron la primera jornada al par 70 del campo, empatados, en el puesto 38, después de haber estado bajo par hasta los últimos hoyos; tras la segunda jornada, Puig (-2) pasó el corte en el puesto 38, empatado en un grupo de 10 jugadores entre los que estaban Ian Poulter y Henrik Stenson. López Chacarra, sin embargo se quedó (+2 fuera del corte. Pacabó (-2) en el puesto 53.

EL ASIAN TOUR SE REFUERZA

Esta prueba, que reparte 5.000.000$ no está en el calendario del LIV Tour Saudí, aunque lo parezca por los nombres de los jugadores participantes, sino en el Asian Tour, que inicia sus actividades en 2023, en el citado país.

El torneo, que se disputa a cuatro jornadas deja, como en el LIV Tour, a la voluntad de los jugadores, participar con pantalón corto, como es el caso, entre otros, de Sergio, Harold Varner III y Phil Mickelson, que está mucho más delgado -«peso igual que cuando tenía 20 años»- y sigue dando golpes imposibles, aunque no pudo seguir dándolos durante el fin de semana, porque con +1 se quedó fuera del corte, establecido al par y que superaron 71 jugadores.

LA HERIDA SIGUE ABIERTA

Ya es imposible ponerle puertas al campo… de golf y, de una forma o de otra, los circuitos tendrán que llegar a un acuerdo para poner fin a la «guerra» entre el PGA Tour y el LIV Tour, ya que la puerta de escape para los «desheredados» del PGA, ha quedado abierta en el DP World Tour la pasada semana y ésta, en el Asian Tour.

Con los tres españoles citados, iniciaron el PIF Saudi, la mayoría de los jugadores del circuito saudí, entre ellos, el propio Patrick Reed, que viene de ser segundo en Dubai este mismo lunes. Además, empezaron también Phil Michelson, Brooks Koepka, Bryson DeChambeau… Todos haciendo sus pinitos antes de que se inicie la temporada del LIV, que será el mexicano Camaleon G.C., en Mayakoba, en la Riviera Maya mexicana, del 24 al 26 de este mismo febrero.

Lo curioso es que, a pesar de estos acercamientos del Asian Tour y del DP World Tour a los «expulsados» del PGA Tour, el Circuito americano cada vez se aleja más de futuros acuerdos y hasta se está pensando hacer como esos padres que pegan a los niños:

-«¿Papá por qué me pegas si no he hecho nada?».

-«Para cuando lo hagas».

La idea no es otra que castigar un año sin jugar en el PGA Tour, a todos aquellos profesionales que participen en circuitos enfrentados con el norteamericano, aunque no sean miembros del norteamericano. La razón fundamental es la de la «fuga de cerebros golfísticos». La PGA no quiere que los jóvenes se inicien en universidades norteamericanas y en los circuitos menores y, cuando destaquen, se vayan a jugar a otros lugares. Claro que esto tiene una solución: la del diálogo y la libertad de cada cual para elegir su futuro a menos que, como los futbolistas terminen firmando contratos individuales al comenzar su aprendizaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *