Torneos

Jon Rahm (-16), séptimo en el Open de Escocia. Ganó Lee, en play off, a Detry y Fitzpatrick

Ver leaderboard del Open de Escocia 

Jon Rahm, con un acumulado de -16, acabó séptimo en el abrdn Scottish Open, torneo que suponía su regreso a Europa tras su última victoria en el Open de España, en 2019. Podía haber sido una vuelta por la puerta grande, ya que tuvo opciones de victoria hasta los hoyos finales del domingo 11 de julio, pero en la segunda parte del recorrido se quedó sin birdies y sin posibilidades de triunfo, a dos golpes del trío de cabeza que decidió al vencedor, Mi Woo Lee, en play off.

Sin embargo, en la primera parte del recorrido dominical, el vasco firmó cuatro birdies entre los hoyos cinco y diez, pero finalmente tuvo que conformarse (-16) con la séptima plaza, en solitario. Rahm, con cuatro tarjetas de 66, 65, 69 y 68 acabó en esa séptima plaza que no le permite continuar siendo el número 1 del mundo. Para conservarlo debería haber acabado sexto en solitario, o mejor, pero al no terminar en esas posiciones, Dustin Johnson recupera el liderato mundial, aunque con muy poca diferencia.

Una buena actuación del español en The Open, que comienza el 15 de julio en el Royal St. George’s, en Inglaterra, le podría devolver ese puesto tan codiciado.

En cuanto a la victoria en el Open de Escocia, fue para el australiano Min Woo Lee (-18), que superó en el primer hoyo del play off a Thomas Detry y Matt Fitzpatrick, después de haber empatado (-18) tras las cuatro jornadas reglamentarias. Lee, que cumplirá 24 años el próximo27 de julio, consiguió, con este segundo título en el Circuito Europeo, un premio en metálico de 1.323.300€ y una de las tres plazas para The Open que otorgaba el torneo escocés para los tres primeros clasificados que no hubieran logrado un puesto en el cuarto Major del año.

Con Lee estarán en el Royal St George’s, el belga Thomas Detry, uno de los perdedores en el play off, y el inglés Jack Senior, que finalizó en la décima posición.

En la cuarta plaza, empatados tras el trío de cabeza, acabaron (-17) el norteamericano Ryan Palmer, el inglés Ian Poulter y el australiano Lucas Herbert, ganador la pasada semana en Irlanda.

Séptimo (-16) fue, como queda dicho, Jon Rahm y en la octava posición (15) empataron los norteamericanos Justin Thomas y Johannes Veeermen.

El top ten lo cerraron empatados (-14), el norteamericano Xander Schauffele y el citado inglés Jack Senior, que estuvo en cabeza del torneo hasta que firmó un 73 en la tercera jornada y que, a sus 32 años, se ha clasificado para The Open.

RAHM LO INTENTÓ, PERO NO PUDO

Rahm que empezó con dudas la primera parte del recorrido el viernes 9, con dos bogeys en los pares cuatro del 2 y el 4, compensados con dos birdies, en el 1 y en el 7, también pares cuatro, para firmar 36 golpes, volvió a ser el Rahm de los birdies y en la segunda vuelta, tras firmar uno en el par 5 del hoyo 10, sumó otros cinco, entre los hoyos 13 y 18 -con solo un par en el 15- para acumular 65 golpes, seis bajo el par en The Renaissance Club (par 71), en la localidad escocesa de North Berwick, y colocarse en el coliderato, a falta de dos jornadas.

El sábado, el resultado parecía repetirse porque el vasco empezó con dos bogeys, en los hoyos 1 y 3, pero todo cambió y a lo largo del recorrido firmó cinco birdies, en los hoyos 6, 8, 9, 12 y 13. Pero, en el par 5 del hoyo 16, Rahm falló un putt que no llegaba a 30 centímetros porque la bola le hizo una corbata de 360 grados. El bogey le relegó a la tercera plaza aunque, eso sí, a solo un golpe de la cabeza.

El domingo, la historia volvió a repetirse: empezó mal, con un bogey en el primer hoyo para después firmar cinco birdies en los siguientes, hasta el diez; a partir de ese momento, ocho pares seguidos y ninguna posibilidad de llegar a los -18 de los tres primeros.

Jon Rahm, que tiene cuatro victorias en torneos de las Rolex Series, como este Open de Escocia, no se deja nada en el vestuario del Renaissance Club (par 71), un moderno recorrido tipo links que, en algunos hoyos se disfraza de campo de interior, con árboles, aunque no intervienen mucho en el recorrido, pero que le da un aspecto distinto al que tendrá el Royal St. George’s la próxima semana en The Open.

ÁLVARO QUIRÓS, EN EL TOP 20

Una buena noticia más es la presencia de Álvaro Quirós en el top 20; el gaditano (66, 68, 70 y 69) acabó (-11) empatado en la undécima posición, muy cerca del top ten, en un grupo de ocho jugadores entre los que destacan Tyrrell Hatton, la nueva perla zurda escocesa, Robert McIntyre y Padraig Harrington, capitán del equipo europeo de la Ryder Cup.

El gaditano que no llevaba una buena temporada y que tampoco destaca desde hace mucho tiempo en el Circuito Europeo, es siempre un jugador a tener en cuenta y, en esta ocasión, los aficionados esperan que esas cuatro vueltas de 66, 67 70 y 69 golpes, golpes, no sean solo flor de cuatro días, sino que tengan una continuidad en lo que resta de temporada.

En el puesto 26 de esta prueba, dotada con 8.000.000€ y aperitivo de The Open, Adrián Otaegui (68, 70, 65 y 71) acabó con un acumulado de -10, empatado en la posición 26, con jugadores de la talla de Tommy Fletwood y la revelación norteamericana Will Zalatoris.

OCHO ESPAÑOLES EN ESCOCIA

Junto a Jon Rahm -sin Sergio García que descansa una semana más y sin Rafa Cabrera que juega el John Deere Classic esta misma semana, en Illinois-, había otros siete españoles, el jueves 8 de julio, en el tee de salida en The Renaissance Club, en la localidad escocesa de North Berwick, donde se disputó el abrdn Scottish Open, que es la denominación oficial de lo que antes era el Aberdeen Scottish Open; pero ya se sabe lo que les gusta a los anglófilos no solo apocopar las palabras, sino contraerlas suprimiendo varias letras, como es este caso, en el que se han comido las tres «eees» de Aberdeen, nombre real de la prueba.

Aberdeen, lugar donde se jugó el torneo es una ciudad y un concejo de Escocia, donde salen a un montón de campos por metro cuadrado, eso sin exagerar. Murfield, por ejemplo, es otro campo vecino, de renombre. Aberdeen, conocida como La Ciudad de Granito es la tercera ciudad en tamaño de Escocia, con una población cercana a los 200.000 196 670 habitantes. Constituye un importante centro comercial y es además el principal puerto marítimo del nordeste de Escocia

Junto a los tres españoles citados Rahm, Otaegui y Quirós, Adri Arnáus también pasó el corte (68, 69, 72 y 75), pero su acumulado, al par del campo, tras firmar una tercera tarjeta de un golpe sobre par, una cuarta con 75 golpes, le hundieron hasta, precisamente el puesto 75, empatado con Brandon Stone y solo una posición delante del farolillo rojo, el inglés Cris Wood (+1).

Mala racha de Arnáus, uno de nuestros dos representantes los próximos JJ.OO de Tokio, a donde no parece acudir en su mejor momento de forma.

El sábado se hizo un segundo corte, y los 87 jugadores que pasaron el viernes, se quedaron en 77, con un acumulado de -3.

CUATRO ESPAÑOLES FUERA DEL FIN DE SEMANA

Los otros cuatro hispanos que iniciaron la prueba y se quedaron sin fin de semana deportivo ya que no pasaron el corte, establecido en -2 y que superaron 87 jugadores, como queda dicho, fueron: Nacho Elvira, al par, Sebastián García Rodríguez (+3), Jorge Campillo (+6) y Pablo Larrazábal (+8).

Entre los que se quedaron fuera hay nombres tan importantes como el de un desconocido Rory McIlroy (-1) que empató al filo del corte del viernes, con el joven sudafricano Garrick Higgo, Andy Sullivan o Nicolas Colsaerts.

Martin Kaymer, Graeme McDowell y Wilco Nienaber son otros nombres conocidos que se quedaron sin pasar al finde.

HAY ALGUNOS, PERO FALTAN MUCHOS NORTEAMERICANOS

A esta prueba de las Rolex Series, se apuntaron 23 jugadores de los 60 mejores del ranking mundial. De ellos, solo 8 son norteamericanos: el citado Justin Thomas, número 3 del mundo, Collin Morikawa (4), Xander Schauffele (5), Scottie Scheffler (18), Billy Horschel (24), Will Zalatoris (29), Ryan Palmer, 34 y Sam Burns (35).

El resto de los 23 citados son asiduos del PGA Tour, aunque algunos de ellos no dejan de acudir a la cita del European Tour, de vez en cuando.

Muchos de los norteamericanos que figuran en la parte alta del ranking no han querido viajar a Escocia para aclimatarse a la meteorología y a los campos británicos, y se reservan para disputar The Open en Inglaterra. No hay quien les haga salir de los Estados Unidos y solo vienen a jugar el cuarto Major del año… por el qué dirán y, desde luego, por los 10.000.000$ que se ponen en juego.

No es posible comentar.