Opinión

Los «poderosos motivos» de García

 

 

 

Sergio García ha finalizado en Australia, su largo periplo alrededor de medio mundo: de Dubai a Hong Kong y de allí a Australia, para disputar, del 30 de noviembre, al 3 de diciembre, el Australian PGA Championship, donde el montante en premios es de 1.500.000 dólares ¡australianos! lo que equivale a 958.067, 21 €.

El Australian PGA Championship, que se disputa en Gold Coast, en Queensland, en el RACV Royal Pines Resort, no mereció la atención  de ningún otro jugador de categoría similar a la de García. Sus rivales más importantes -con los que jugó las dos primeras jornadas, a las 06.10 horas de la mañana y por el tee del 10- fueron Adam Scott -que no pasó el corte, a pesar de haber cambiado a un putt largo, al estilo Langer- y Wade Ormsby, ganador de la semana pasada en Hong Kong y que acabó noveno.

Ambos australianos encabezaban una larga lista de casi un centenar de compatriotas que, lógicamente, jugaban el torneo de su tierra.

Ni siquiera a los españoles del Circuito Europeo les ha interesado un viaje tan largo y con tan «escaso» dinero en juego que, incluso, les ha llegado el turno a Adriá Arnáus, que se estrena como profesional y que no consiguió la Tarjeta del Circuito Europeo en la Escuela de Clasificación, y a Emilio Cuartero, que tendrá que luchar en los Circuitos menores durante la temporada que acaba de empezar. Ambos tuvieron dispar suerte -ver más información en esta misma página web-.

UN RARO FINAL DE TEMPORADA

El final de temporada de Sergio García resulta, cuando menos, extraño: de Dubai a Hong Kong y de allí a Australia, a un torneo menor, con premios que no llegan al 1.000.000 €. ¿Cuál será la «poderosa motivación» que llevado al castellonense a un viaje tan largo y tan, teóricamente, poco productivo, donde solo ha conseguido -oficialmente- un premio de 9.494 €, con su puesto vigesimocuarto? (Ver más información en esta misma página web).

Después de llegar a la meta de Dubai en la cuarta posición y conociendo lo exquisito que es para confeccionar su calendario, no parece muy lógico este periplo que se marcó para acabar el año/temporada y comenzar la del 17/18 del Circuito Europeo.

¡Será por viajes! El castellonense voló, sin descanso intermedio, de los Emiratos a Hong Kong -donde el total en premios era de 2.000.000 $, de los que él ha consiguió «solo» 19.993 €, al terminar en el puesto 19- y de Hong Kong a Australia, para disputar, del 30 de noviembre, al 3 de diciembre, el Australian PGA Championship, donde el montante en premios es de 1.500.000 dólares ¡australianos! lo que equivale a 958.067, 21 €.

¡Qué raro que a Sergio le interese jugar un torneo en lugar tan lejano donde los premios son tan parcos, teniendo en cuenta las cantidades a las que está acostumbrado el magnífico jugador español!

LAS EXPLICACIONES DE SERGIO

Para Sergio García este 2017 ha sido el mejor año de su carrera, como él mismo ha reconocido, ya que no solo ha ganado su primer Grande, el Masters de Augusta, en abril -y antes, en febrero, se había impuesto en el Omega Dubai Dessert Classic-, sino que logró su tercer triunfo en casa, en el Andalucía Valderrama Masters, el pasado mes de octubre.

Además de sus logros profesionales, en lo personal, el castellonense se ha casado y espera su primer hijo, con lo que este final de 2017 va sobre ruedas, a la espera del ansiado descanso, Navidades en familia incluidas. ¿Por qué entonces viajar hasta Australia a un torneo menor?

Sergio lo explicaba así antes de iniciar el torneo australiano: «me gusta jugar en todo el mundo y Australia es un lugar donde disfruto con la competición, y esa ha sido una de las motivaciones para viajar hasta Queensland».

El castellonense añadió:»mi esposa, Angela, nunca ha estado en Australia, así que ésta es su primera vez y será una buena experiencia para ella. Ha habido una gran combinación de cosas para venir hasta aquí».

«Cuando se acerca el fin de año, todo el mundo está un poco cansado, no sólo yo. Estamos esperando ansiosos la Navidad y esas cosas. Pero al fin y al cabo somos profesionales y cuando estamos en el primer tee tratamos de hacerlo lo mejor que podemos», explicó Sergio al referirse al torneo australiano.

«La semana pasada, en Hong Kong, estaba un poco fatigado y probablemente por eso no estuve fino -acabó (-5) decimonoveno, después de una buena última ronda- y sufrí en los greenes más de lo habitual. Pero eso no significa que no pueda tener una gran semana en este torneo».

Y VUELTA A CASA… POR NAVIDAD

«Estoy entusiasmado con la Navidad y el tiempo libre, pero al mismo tiempo, estoy muy emocionado porque no jugaba en Australia desde hace mucho tiempo y quiero disfrutar jugando en esta tierra, y que los aficionados disfruten con mi juego», terminó diciendo Sergio en la previa del torneo.

Los aficionados lo que se dice mucho, no han disfrutado del juego de Sergio, al que tampoco la televisión hizo mucho caso, pero cada uno es como es y se busca las habichuelas donde le parece mejor. Y es posible que en Australia hubiera más habichuelas de las que se llevó por su posición en la tabla. Pero eso es otro cantar que le afecta solo a él y a su bolsillo… ¡Y eso es sagrado, personal e intrasferible!

Después de este periplo alrededor de medio mundo, Sergio se va a casita -¿a Borriol, a Texas, a Suiza…? y descansará durante las Navidades familiares… Aunque con tanta familia dispersa por todo el mundo, no va a parar de viajar en fechas tan señaladas.

El año que viene va a ser muy duro y hay un Grande que defender. Seguro que Sergio lo hará con toda brillantez. Al menos eso esperamos los aficionados españoles.

 

Un comentario

  1. Javier Conde

    Parece un viaje de turismo para que su mujer conociera Australia

No es posible comentar.