Los jugadores del Valspar Championship (16-19), en Palm Harbor buscan un antídoto contra las serpientes

0

En la imagen, el ofidio que anuncia, en el hoyo 16 del Innisbrook Resort (Copperhead) en Palm Harbor (Florida), el comienzo del «Nido de Serpiente» donde se disputa (16-19) el Valspar Championship.

El Swing de Florida llega a su final esta semana (16-19) de marzo, en Palm Harbor. El Valspar Championship será la cuarta prueba del PGA Tour en dicha zona, meca del golf en los Estados Unidos, con cientos de campos donde jugar y algunos de ellos, especialmente difíciles y preparados para hacer sufrir a los jugadores del Circuito Americano. En el caso de esta semana, los jugadores tendrán que superar durante los cuatro días de torneo, la espectacular «Trampa del Oso» (Bear Trap) que es como se conoce al conjunto de tres hoyos, del 16 al 18, del recorrido Champion, del PGA National de Palm Beach Garden, en Florida.

Todo comenzó a finales de febrero en el Honda Classic -acabó el día 26- donde los jugadores, que luchaban por un total de 8.400.000$ en premios, tuvieron que rendirse ante el norteamericano Chris Kirk. Kirk no solo tuvo que ganarle al campo de Palm Beach Gardens, con catorce golpes bajo par; también tuvo que derrotar a su compatriota Eric Cole, en el primer hoyo del play off. El premio para Kirk fue de 1.512.000$.

BAY HILL, EL MÁS DIFÍCIL

La segunda prueba del Swing de Florida, el Arnold Palmer Invitational se jugó (2-5 marzo) en Orlando. Esta vez el recorrido de Bay Hill se presentó con su cara más complicada y con un problema de swing para el único español que nos queda en el PGA Tour. Jon Rahm firmó una magnifica primera vuelta (65, 76, 76 y 72), pero las tres siguientes, especialmente las intermedias de viernes y sábado, fueron todo un martirio para el León de Barrika que acabó, en un puesto desconocido para él, trigesimonoveno, y con un acumuado de +1, a diez golpes del ganador, el norteamericano de origen japonés Kurt Kitayama. En esta ocasión, el total en premios era de 20.000.000$, de los cuales el «bombero» Kitayama, se embolsó 3.600.000$.

EL TPC SAWGRASS, SIN PIEDAD

The Players (9 al 12 de marzo) el denominado Quinto Grande, se presentó vestido de gala, con 25.000.000$ que salieron de su sombrero de copa, de los cuales 4.500.000$ fueron para el vencedor, Scottie Scheffler. Fueron cuatro jornadas sin piedad, la peor de las cuales sucedió con nocturnidad y alevosía, y con un problema añadido para el único español que nos queda en el PGA Tour. Jon Rahm pasó el jueves día 2 una noche toledana por culpa de un virus estomacal (ver ovillejos en esta misma web) y tuvo que retirarse después de intentar seguir en liza durante la mañana del viernes; sin el español y con Rory McIlroy fuera del corte en el TPC Sawgrass, Scheffler se paseó hasta la tarde del domingo y terminó (-17) con una ventaja de cinco golpes sobre el inglés Tyrrell Hatton. El norteamericano no solo se embolsó la millonaria cantidad más arriba anunciada, sino que recuperó el número 1 del ranking mundial, aunque no por méritos propios, sino por enfermedad del contrario.

Para quien no lo recuerde hay que refrescar la memoria y saber que el Swing de Florida no se le da especialmente bien a Jon Rahm; el pasado año, el inesperado ganador fue el australiano de 28 años Cameron Smith, con el pelo a lo Pisha y un juego que hizo temblar a sus rivales. Los españoles acabaron mal Sergio García (-4) el 26 y Jon Rahm -¡quién lo iba a decir, con un quíntuple bogey y todo-, el 55 (+2). Este año, ni Smith ni Sergio han jugado The Players porque ambos están «castigados» por haberse ido al LIV Tour saudí.

EL «NIDO DE SERPIENTE», EL MAS PELIGROSO

Y para terminar el Swing de Florida, a los profesionales del PGA Tour, muchos de los cuales, casi todos los mejores, se reservan para el World Match Play de la próxima (22-26), en Texas, les espera un «Nido de serpiente» en el Innisbrook Resort (Copperhead, par 71), en la localidad de Palm Harbor. El Valspar Championship, cuarto de los torneos en la zona, y otro de los que se han quedado como los «patitos feos» del calendario, con una dotación de 8.400.000$, que es una «miseria» comparada con los 25.000.000$ de la semana pasada en The Players, y los 20.000.000$ del World Match Play de la próxima, en Texas.

La ventaja de este Valspar es que se juega a solo tres horas en coche desde Ponte Vedra Beach, en el entorno de Jacksonville y muchos de los grandes jugadores que no tuvieron un buen resultado en The Players y se quedaron con el «mono» de la competición, entre ellos Justin Thomas y Jordan Spieth -aunque este acabó finalmente en el puesto 19-, sí estarán en Palm Harbor, aunque deberán tener cuidadín para no ser mordidos por algún ofidio venenoso.

La prueba se disputa en un recorrido que tiene un tramo final terrorífico apodado “Nido de Serpiente” (Snake pit) que podía traducirse también como “manicomio”.

El «Nido de Serpiente», avisado en el tee del 16 por una estatua (en la foto), comienza en ese hoyo 16, un par 4 de 428 metros, que es el más complicado del campo; el 17 es un par 3 de 194 metros, y el 18, un par 4 de 400 metros.

Los jugadores que no lleven en su bolsa el antídoto para el «veneno» de una serpiente tan peculiar, pueden darse por «muertos», tras las dos primeras jornadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *