Noticias

Murió Sean Connery, actor, «agente secreto»… y GOLFISTA

El actor Sean Connery falleció el sábado 31 de octubre, a los 90 años. Su extensa trayectoria cinematográfica está dominada por el personaje de James Bond, el invencible agente 007, aunque su carisma especial y su buen trabajo como actor, le sirvió para que su personaje no superara su propia personalidad y sus trabajos posteriores.

Thomas Sean Connery nació el 25 de agosto de 1930 en el barrio edimburgués de Fountainbridge, nombre con el que bautizó a su productora como Fountainbridge Films.

El actor se casó dos veces, primero con la actriz australiana Diane Cilento, con quien tuvo a su único hijo, Jason, y de la que se divorció en 1973, tras lo que contrajo matrimonio con la artista francesa Micheline Roquebrune.


Aunque parezca que la filmografía del escocés estuvo mediatizada por el citado agente secreto, Connery solo protagonizó seis películas como «Bond, James Bond», de las más de sesenta cintas en las que participó: fueron las siguientes «Agente 007 contra el Dr. No» (1962), «Desde Rusia con amor» (1963), «James Bond contra Goldfinger» (1964), «Operación Trueno» (1965), «007, «Sólo se vive dos veces» (1967) y «Diamantes para la eternidad’ «(1971).

Connery supo retirarse a tiempo para que el personaje no influyera de manera decisiva en su carrera como actor, y pasaría más de una década, hasta que en 1983 aceptara de nuevo interpretar al agente del MI6, creado por el escritor Ian Fleming, en «Nunca digas nunca jamás».

El actor escocés era un magnífico jugador de golf y, precisamente en «James Bond contra Goldfinger», Connery jugaba un partido con el «malo» Auric Goldfinger, interpretado por el actor Gert Gröbe, y en «Diamantes para la eternidad», el último fin en el que interpretó a 007 se convirtió en el actor mejor pagado por el trabajo en una película, ya que se embolsó  40 millones de dólares actuales, suma que donó enteramente a su fundación, Scottish International Educational Trust, que apoya la educación de niños con pocos recursos.

Como amante del golf, Connery decidió vivir en España y compró un magnífico chalet junto al campo de Golf de Guadalmina, en la Costa del Sol malagueña, donde residió en distintas épocas de su vida hasta 1999, cuando Connery vendió su finca cecana a Marbella, tras ser investigado por la Haciena española por un posible fraude de cinco millones de libras, un asunto por el que no fue nunca procesado.

Su carrera continuó imparable hasta que en 1987 su papel en ‘Los intocables’ le valió el Oscar al mejor actor de reparto al que se sumaron dos Baftas y tres Globos de Oro.


También participó en títulos como «Asesinato en el Orient Express» (1974), «El nombre de la rosa» (1986), «Indiana Jones y la última cruzada» (1989) y «Los vengadores» (1998).


Tras estrenar ‘La liga de los hombres extraordinarios’ en 2003, el actor abandonó la gran pantalla y desde entonces residía en las Bahamas.


Una de sus últimas apariciones fue en una fotografía que su nuera, la cantante irlandesa Fiona Ufton, pareja actual de Jason Connery, hijo del actor, publicó hace un año en Instagram para felicitarle por su 89 cumpleaños.


En ella, el que para muchos fue el mejor ‘Bond, James Bond’ de la saga aparecía con un gesto bromista y más delgado que en etapas anteriores.


CONVICCIONES NACIONALISTAS


El intérprete siempre mostró públicamente su apoyo social y financiero al Partido Nacionalista Escocés (SNP), defensor de la independencia de Escocia, y cuando fue nombrado caballero por la reina Isabel II en el año 2000, acudió ataviado con la tradicional falda escocesa o ‘kilt’.


Hijo de una limpiadora y de un conductor de camiones, Connery no lo tuvo fácil para empezar en el mundo de la interpretación, pues tuvo que dejar la escuela a una edad temprana y encadenar diversos trabajos, el primero de ellos como repartidor de leche.


Tras ello sirvió un tiempo como soldado en la Royal Navy, de ahí pasó a ser conductor, socorrista, modelo de desnudos para los alumnos de la Escuela de Arte de Edimburgo y hasta pulidor de ataúdes.


Durante los siguientes años, Connery participó en numerosas obras de teatro, películas y series hasta que su perseverancia se vio recompensada con la propuesta de encarnar a James Bond.


Carismático y de fuerte personalidad, en 1989, cuando tenía casi 60 años, la revista People Magazine le nombró el ‘hombre vivo más sexy’, lo que el actor se tomó con humor: ‘Bueno, no hay muchos hombres muertos sexis, no?’.


No es posible comentar.