Torneos

El disperso driver de Jordan Spieth (-12) no pudo asaltar la fortaleza de Jason Kokrak (-14), en Texas

(En la imagen de Wikipedia, bajo estas líneas, un rayo cae desde el cielo hasta el suelo de Dallas, en Texas).

Jordan Spieth (-15) era líder a falta de la jornada del domingo 30 de mayo, en el Charles Schwab Challenge, en Colonial C.C. (par 70), en Fort Worth, Texas. El norteamericano, que juega en «su casa», aunque sea la de Ben Hogan, tenía un golpe de ventaja sobre Jason Kokrak, que le pisaba (-14) los talones e, incluso, le ponía en dificultades durante la segunda parte del recorrido del sábado.

El domingo, nada empezó bien para ninguno de los dos aspirantes al título: Spieth (63, 66, 66 y 73), empezó la cuarta jornada con un par -en el hoyo 1, el par cinco fácil para birdie- y tres bogeys seguidos que le lastraron toda la vuelta. El texano que seguía teniendo dificultades con el driver, pudo solucionar alguno de los problemas con el putt, pero no todos, como se comprobó al final: con una tarjeta de 73 golpes y un acumulado de -12, dos menos que el ganador y dos bogeys en los hoyos 15 y 18; en este último, tras otra salida mala como fue lo habitual, mandó la bola al agua de segundo golge y allí cavó su tumba; es decir, se ahogó su bola en el lago que bordea el último hoyo del Colonial C.C. (par 70).

En el partido estelar de la última jornada, Spieth volvió a jugar con Kokrak, el enorme canadiense, de casi dos metros, que nació en Ontario, pero que juega bajo bandera norteamericana. Jason (65, 65, 66 y 70) tampoco empezó bien y ya en el hoyo 1, el «más fácil» de los dos pares cinco del campo, firmó un bogey, también repitió bogeys en los hoyos 15 y 16, pero la delantera que le tomó a Spieth en la parte media de la segunda vuelta y, sobre todo, el bogey final dell texano, le bastó para ganarle (-14) por dos golpes y levantar el trofeo de la prueba,

MAL LOS ESPAÑOLES

En el partido anterior al estelar, Sergio García que, aunque estaba jugando bien y no acertaba con el putt, era tercero (-10), a cuatro golpes de la cabeza, tenía como compañero a Ian Poulter que era cuarto (-8), empatado con el colombiano Sebastián Muñoz. Un curioso partido en el que los dos europeos, que no están clasificados aún para la Ryder Cup de este año, podrían ser la opción de Harrington para completar el equipo del Viejo Continente.

Sergio está arriba (63, 69, 68 y 76) tuvo un mal día y con su +6 del domingo y un acumulado de -4, ac abó vigésimo, mientras Poulter (-10) terminó tercero empatado.

Rafa Cabrera, que necesita puntuar en los últimos torneos del PGA Tour para poder tener la Tarjeta para la próxima temporada, no termina de encontrar su buen juego de antaño. Después de firmar cuatro vueltas bien distintas (73, 66, 71 y 67), el canario, que acabó la primera ronda fuera del hipotético corte del viernes, logró avanzar, con sus cuatro golpes bajo el par del campo, el viernes, 45 posiciones y colocarse en la parte media de la tabla, con posibilidades de mejorar si seguía jugando el fin de semana como lo hizo en la segunda ronda de la prueba; sin embargo, su golpe sobre el par 70 del Colonial C.C. le llevó el sábado hasta el puesto 52; el domingo, por fin, Rafa volvió a firmar un 67 y ascendió (-3) hasta el puesto 32, pero en la FedEx Cup ocupa el puesto 167.

CESÓ EL RAYO DE PHIL MICKELSON

Tras su victoria en el PGA Championship, Phil Mickelson volvió a jugar cuatro días después, en Texas, y como era previsible, con dos vueltas de 73 y 69 golpes, dos sobre el par 70 de Fort Worth, se tomó un merecido fin de semana, ya que el corte se estableció en -1 y lo superaron 75 jugadores.

A pesar de todo, y de sus propias declaraciones al final del PGA: «esta puede haber sido mi última victoria», Phil Mickelson es como el rayo que no cesa y estos versos de Miguel Hernández le vienen a la medida:

«No cesará este rayo que me habita…

este rayo ni cesa, ni se agota,

de mi mismo tomó su procedencia».

Versos del soneto de Miguel Hernández: «El rayo que no cesa»

Porque es increíble. Phil Mickelson tiene 50 años, y es el rayo que no cesa que decía el poeta de la alicantina Orihuela. Acaba de ganar, el domingo 23 de mayo, su sexto Grande -y eso que había quien le daba por «acabado para el PGA Tour», y ha pasado a la historia como el jugador más veterano en lograr un Major como el PGA Championship de Carolina del Sur… Y cuatro días después está, de nuevo, en el tee de salida del Charles Schwab Challenge que se disputa (27-30 mayo) en Fort Worth, Texas.

Pero en esta ocasión, como podía esperarse tras el éxito de la semana pasada -recuerden: «después del birdie, mierdi»- Mickelson no ha pasado el corte… Y el fin de semana será el mejor desde hace mucho tiempo, porque podrá saborear, ya con la distancia justa, el triunfo de su sexto Major.

PHIL MICKELSON, ES UN RAYO… PERO SIN PASARSE

Volviendo al cincuentón y campeón -por el pareado, perdón-. Lo de Mickelson es amor a su profesión y por eso, ese cariño es como un boomerang y se vuelve hacia él de parte de todos los aficionados del mundo. El californiano participa en esta prueba, dotada con 7.500.000$ y que el pasado año ganó Daniel Berger, y se llevó un premio de 1.350.000$, en la que también habrá dos españoles: Sergio García, texano consorte, que llega descansado después de no haber pasado el corte en el PGA y Rafa Cabrera, que no jugó la semana pasada.

Precisamente, esta prueba, que al transcurrir una semana después de un Major, siempre registra ausencias notables, tendrá un partido estelar durante las dos primeras jornadas: ni más ni menos, Mickelson juega, jueves y viernes, con Berger, el campeón defensor y con Jordan Spieth, texano de pro.

En cuanto a los españoles, Sergio tenía como compañeros las dos primeras jornadas a los norteamericanos Ryan Palmer y Kevin Kisner, y Rafa jugó con el eslovaco Rory Sabbatini y el norteamericano Matthew Ne Smith

Jon Rahm, sin embargo, octavo en Kiawah Island, prefiere descansar, como tantos otros, aunque no pasaran el corte del último viernes, como es el caso de Justin Thomas. Jordan Spieth también estará en el tee de salida en su propia tierra, pero se echará en falta al número 1, Dustin Johnson, que no lleva una temporada de lo mejor, pero que sigue estando en cabeza en el ranking mundial.

No es posible comentar.