Noticias

La Junta de Extremadura estudia impugnar la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a destruir Isla Valdecañas

 

 

El Tribunal Supremo ha confirmado a principios del presente mes de febrero, la sentencia del TSJ de Extremadura que anuló el decreto por el que la Junta autorizó, en 2007, un Proyecto de Interés General (PIR) que dio luz verde alcomplejo turístico Marina Isla Valdecañas. La sentencia ahora confirmada ordena la reposición de los terrenos a la situación anterior a la aprobación del complejo turístico de lujo, que incluye dos hoteles y 200 villas de lujo, un campo de golf y un puerto deportivo que se empezaron a levantar en Isla Valdecañas, en el término municipal cacereño de El Gordo, a 160 kilómetros de Madrid.

 

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado hoy los recursos presentados por la Junta de Extremadura, la entidad Marina Isla Valdecañas S.A., y los ayuntamientos cacereños de El Gordo y Berrocalejo, contra las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura que declararon nulos el decreto y el Proyecto de Interés Regional (PIR) que dio lugar a dicho complejo turístico.

 

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura dio la razón a dos organizaciones, Asociación para la Protección de los Recursos Naturales de Extremadura (Adenex) y Ecologistas en Acción-CODA, que habíanimpugnado el decreto que aprobó dicho Plan de Interés Regional.

 

Ahora, en dos sentencias de contenido similar, el Supremo valida todos los argumentos empleados por el TSJ de Extremadura, al subrayar que «explica pormenorizadamente por qué debe considerarse insuficiente la motivación del decreto de aprobación del Proyecto de Interés Regional». En ese sentido, destacó lafalta de motivación en lo relativo a la incidencia socioeconómica del PIR, y al cambio de clasificación de terrenos que son suelo no urbanizable especialmente protegido.

 

EL GOBIERNO DE EXTREMADURA ESTUDIA IMPUGNAR LA SENTENCIA

 

Tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo, el Gobierno de Extremadura estudia impugnar ante el Tribunal Constitucional la sentencia del Tribunal Supremo en relación al complejo turístico Marina Isla Valdecañas, con el fin de agotar «todas las vías de impugnación» que el ordenamiento jurídico ofrece.

 

 «La vulneración del principio de legalidad consagrado en el art. 9.1 de la Constitución Española, es la base de la impugnación», según ha explicado el Ejecutivo extremeño en nota de prensa.

 

El proyecto de Valdecañas, tras las modificaciones de la Ley del Suelo y Ordenación Territorial de Extremadura tanto en 2010 como en 2011, es, como ha asegurado el Gobierno regional, un «proyecto legal», ya que esta reforma «ampara las actuaciones anteriormente realizadas y las legaliza, lo que obvia el Tribunal Supremo».

 

 Asimismo, el Gobierno de Extremadura está analizando las diferentes sentencias del Tribunal Supremo en las que la innovación del procedimiento como causa de imposibilidad legal en casos similares a los de Valdecañas, se debe al hecho de que «con la modificación, el objeto de la litis-la obra, la construcción o actuación discutida, ha pasado a ser legal».

 

 Por lo tanto, ha explicado, de ejecutarse la sentencia en sus estrictos términos, resultaría «contrario al ordenamiento vigente, con lo que se vulneraría el principio de legalidad consagrado en el art. 9.1 de la CE».

 

También, el Ejecutivo extremeño informa de que la Ley del Suelo de Extremadura, «se modificó con el apoyo unánime de la Cámara regional». Con esta medida, el Gobierno de Extremadura pretende evitar la «posible quiebra del principio de legalidad» que dicha sentencia pudiera ocasionar así como «defender los intereses económicos y sociales» de Extremadura.

 

Cabe indicar que la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado este jueves los recursos presentados por la Junta de Extremadura, la entidad Marina Isla Valdecañas S.A, y los ayuntamientos cacereños de El Gordo y Berrocalejo, contra las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) que declararon nulos el decreto y el Proyecto de Interés Regional (PIR) que dio lugar al complejo turístico extremeño Marina Isla de Valdecañas.

 

 De este modo, la decisión del Supremo confirma las resoluciones del TSJ Ex que ordenaron la «reposición de los terrenos a que se refieren las mencionadas actuaciones a la situación anterior a la aprobación de dicho Proyecto y los actos que se hubieran ejecutado con fundamento en el mismo».

 

RED NATURA 2000

 

Los terrenos donde se ha construido el complejo urbanístico están incluidos en la Red Natura 2000. La sentencia del Supremo recuerda que la jurisprudencia, puesta en relación con la normativa comunitaria europea sobre protección ambiental, «deja claramente establecido que cuando unos terrenos están sujetos a algún régimen especial de protección sectorial, lo mismo que cuando concurren en ellos valores de los que la legislación urbanística considera merecedores de protección, resulta preceptiva su exclusión del desarrollo urbano y suclasificación como suelo no urbanizable de especial protección«.

 

El decreto impugnado fue aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura en fecha 10 de abril de 2007. Ello supuso la aprobación definitiva del PIR, que dio lugar a la reclasificación y ordenación de terrenos situados en el embalse de Valdecañas, en términos municipales de El Gordo y Berrocalejo, en la provincia de Cáceres. El destino era la construcción del «Complejo Turístico, de Salud, Paisajístico y de Servicios Marina Isla de Valdecañas».

 

OCHO AÑOS DE ACCIONES JUDICIALES

 

Adenex y Ecologistas en Acción, que presentaron las denuncias, han calificado la resolución como «unavictoria tras ocho años de lucha judicial y serias amenazas sufridas por representantes ecologistas, que queda empañada por la lentitud de la justicia».

 

El proyecto urbanístico, que ya está parcialmente construido, se ubica en una isla del embalse de Valdecañas, enmarcada por lasSierras de Gredos y de Las Villuercas. Cuenta con importantes valores naturales, por lo que forma parte de la Red Natura 2000 dada su declaración de Zona de Especial Protección Para las Aves (ZEPA Embalse de Valdecañas), y afecta a su vez a áreas declaradas Lugares de Interés Comunitario (LIC).

 

Para los denunciantes, Marina Isla de Valdecañas «ha sidouno de tantos proyectos especulativos ligados al ladrillo y con gran impacto en el territorio que se intentaban vender a toda costa a los vecinos de las localidades cercanas bajo el mantra del empleo, el progreso y el bienestar».

 

Durante estos años, «los miembros de Ecologistas en Acción de Extremadura se han visto atacados y amenazados, incluso han tenido que abandonar sus lugares de residencia por atreverse a denunciar este proyecto ilegal y este modelo de desarrollo para la zona, convencidos de que existen otras iniciativas que realmente supongan una alternativa sostenible para la zona», han asegurado en un comunicado de prensa.

 

DEFENSA DEL SECRETARIO GENERAL DEL PSOE EXTREMEÑO

 

El secretario general del PSOE en Extremadura y ex presidente de la Junta Guillermo Fernández Vara ha mostrado su «respeto» a la decisión del Tribunal Supremo de declarar ilegal el complejo, pero ha asegurado que sigue defendiendo los empleos que conlleva.

 

«Defendí y defiendo ese proyecto porque tenía ytengo la responsabilidad de 160.000 parados y 70.000 ciudadanos sin prestaciones», es uno de los comentarios que Fernández Vara ha vertido en su perfil de Twitter poco después de conocerse la decisión del Supremo que confirma la ilegalidad de este complejo turístico.

 

Vara, que asegura que es un firme defensor del medio ambiente, también indica quenunca se quedará «cruzado de brazos mientras asiste al desguace de su tierra».

 

Así, advierte que los extremeños se tendrían que ir a trabajar a otros sitios donde esos proyectos salen adelante por no tener espacios protegidos y opina que Extremadura tiene un problema si no puede llevar a cabo proyectos turísticos intensivos en empleo en el 35% de su territorio al estar protegido.

No es posible comentar.