Noticias

Jon Rahm llega al Masters con un pan, llamado Kepa, bajo el brazo

(En la imagen de Instagram, la familia Cahill/Rahm, con Kepa en sus brazos, nacido el 3 de abril, en Arizona, cinco días antes del comienzo del Masters de Augusta. Bajo estas líneas, Kelley, la feliz madre, con su hijo).

Todavía le tiemblan las piernas al tierno papá cuando tiene a Kepa, su hijo recién nacido. en brazos. Jon Rahm tenia dudas sobre su participación en el Masters 2021 que se inicia el jueves día 8, porque si el bebé no nacía antes de la cita en Augusta, el golfista se perdería el torneo.

Y es que el nacimiento de un hijo, y sobre todo, si es el primero, no es para perdérselo por ir a jugar al golf, por mucho que sea la profesión de uno y por importante que sea un Major con Chaqueta Verde incluida.

Pero Kepa Cahill Rahm, hijo de Jon Rahm y su mujer, Kelley Cahill, ex lanzadora de jabalina, a la que conoció cuando estudiaba en la Universidad de Arizona State, nació el sábado 3 de abril de 2021, en Arizona, lugaar donde reside el jugador vasco desde hace ocho años.

Al niño se le ha puesto primero el nombre de la madre, algo que puede hacerse en los Estados Unidos y que es una tendencia cada vez más usada en países europeos.

  • Photo by Jon Rahm Rodriguez on April 04, 2021. May be an image of 1 person, child and indoor.

UN PAN BAJO EL BRAZO

Es un dicho bien conocido el de que «los niños nacen con un pan bajo el brazo» y esa es una referencia que puede aplicarse a todo bebé que venga al mundo, sea cual sea su condición.

El origen de esta expresión, que hoy día parece contradecir la escasez de bebés en el mundo occidental, se encuentra en la importancia que tenía el nacimiento de un hijo en las familias más pobre.

Lo que suponía el hecho en sí, totalmente contrario a lo que significa hoy en la mayoría de las familias, era que venían al mundo un par de manos más para trabajar -la tierra en un principio- y llevar dinero a la casa común, cuando estuviera en condiciones de hacerlo.

Con la llegada de la revolución industrial -y ya han pasado años- los niños, por su pequeño tamaño, eran muy cotizados en las industrias porque podían introducirse en huecos muy estrechos para arreglar o desmontar determinadas máquinas.

Como este no es el caso y Kepa ha venido al mundo en una familia modelo y con dos padres que se lo saben ganar sin necesidad de utilizar a los hijos para mejorar la economía familiar, bienvenido sea el niño Kepa, que ha llegado en el momento justo, sin molestar ni provocar la ausencia de su padre en el primer Major de 2021.

No es posible comentar.