Torneos

GB&I gana el Vivendi Seve Trophy (15.5 &12.5) a un equipo continental que fue superior en los individuales

  
(En la foto, Paul McGinley, capitán del equipo de GB&I, ganador de la séptima edición del Vivendi Seve Trophy, en París).
Finalmente la tormenta que se preveía sobre París no llegó a descagar sobre los jugadores que se enfrentaban en partidos individuales, en la mañana del domingo 18, para dilucidar la victoria en el Vivendi Seve Trophy. En todo caso, sino meteorológica, la tormenta se cernía sobre el equipo del Viejo Continente, que salía con cinco golpes de desventaja ante los diez jugadores isleños y que debían ganar seis de ellos si querían hacerse con una victoria que les es equiva desde que ganaran la primera edición del Seve Trophy, en Sunningdale, en Inglaterra.
Y a punto estuvieron los continentales de dar la vuelta a una tortilla que parecía cuajada, después de su apabullante victoria en los dobles del sábado, en la sartén del equipo capitaneado por el irlandés Paul McGinley.
Y así las cosas, los cinco primeros individuales cayeron del lado continental: desde el primero, ganado por Thomas Bjorn a Lee Westwood, por 2 & 1, hasta el quinto que venció con autoridad (4 & 2) a Darren Clarke. En medio, victorias en los otros tres partidos: Andres Hansen ganó a Simon Dyson a falta de un hoyo; Francesco Molinari pudo con Jamie Donadson (4 & 3) y Alexander Noren a Robert Rock por el mismo resultado.  
Pero aquí acabó todo. España llegó a empatar a 12 puntos, pero a partir de ese momento, el siguiente partido  entre Nicolas Colsaerts y David Hoursey se empató, los tres restantes se perdieron a falta de un solo hoyo: Pablo Larrazábal perdió con Scott Jamieson; Matteo Manassero con Ian Poulter, en un espectacular partido, tanto del joven italiano como del inglés especialista en match play, y que se solventó en el último putt del hoyo 18 y Raphael Jacquelin, que había sustituido al lesionado Álvaro Quirós y que ha sido, sin duda, el peor de los diez jugadores del equipo continental.
Finalmente, en el último enfrentamiento, otro empate, con gran remontada de Peter Hanson ante Ross Fischer.
Una vez más, y van  seis seguidas, los continentales han perdido el Seve Trophy. Pero esta vez no puede decirse que no lo hayan luchado y lo curioso es que lo han perdido en los dobles, ya que los individuales han tenido claro color continental. El próximo año será.
CRÓNICA DE LA TERCERA JORNADA
Bochorno del Viejo Continente ante el GB&I (11.5 & 6.5) a falta de los individuales del domingo, en el Vivendi Seve Trophy
El equipo de Europa Continental se enfrenta este domingo 18 de septiembre, a una "Misión Imposible 6". Y es que debe ganar seis de los diez partidos individuales que se jugarán en París en el campo de Saint-Nom-de la Bretèche, en la última jornada del Seve Trophy, a los representantes del GB&I, el equipo de las Islas Británicas e Irlanda, si quiere hacerse con el Seve Trophy, un trofeo que solo han ganado los continentales en  una de las seis oc asiones en que se ha disputado.
Después de tres jornadas de dobles, fourballs, greensomes y foursomes, los británicos apabullan a los continentales y les vencen por cinco puntos (11.5 & 6.5). Después de la debacle del jueves, el viernes los continentales lograron colocarse a un solo punto de distancia, pero el viernes, el "dia horribilis", de los ocho partidos jugados en sesión de mañana y tarde, los británicos ganaron cinco partidos, empataron y solo cedieron ante la pareja formada por Anders Hansen y Thomas Bjorn, que vencieron 5 & 3 a los ingleses Ross Fisher y Marck Foster, sin duda los más flojos del equipo isleño.
Un equipo, el del GB&I, en el que ha destacado sobre manera Lee Westwood, a pesar de su derrota del primer día, pero que ha demostrado el por qué de su número 2 del ranking mundial.
Como ha sido una jornada, la del sábado 17, con poca historia, los resultados son más indicativos que cualquier otro comentario:
El domingo 18 de septiembre, los diez partidos individuales se han adelantado a las 08.35 de la mañana, ya que se espera una fuerte tormenta sobre París a las 13.30 y para esa hora los organizadores quieren haber terminado el torneo. El campo lo abrirán Lee Westwood y Thomas Bjorn, a las 08.35. Miguel Ángel Jiménez se enfrenta a Darren Clarke a partir de las 09.23 y Pablo Larrazábal a Scott Jamieson, a las 09.47.

CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

Remontada continental en la segunda jornada Seve Trophy. Ganaron tres partidos y están (5.5 & 4.5) a un solo punto de GB&I

La pareja española del equipo del Viejo Continente que se enfrenta al de Gran Bretaña e Irlanda en el Vivendi Seve Trophy (15 – 18 de septiembre), en  París, fue la primera derrotada en el campo de St- Nom-La Bretèche, donde se disputa el torneo. Miguel Ángel Jiménez y Pablo Larrazábal perdieron (2 & 1) el partido con el que se iniciaba la jornada y en el que el primer golpe, como homenaje a Severiano Ballesteros que da nombre al Trofeo, lo dio el malagueño Jiménez.  

Pero el inicio en forma de sentido homenaje se convirtió pronto en un partido en el que los españoles no pudieron en ningún momento con sus rivales, Simon Dyson y Jamie Donaldson que ganaron con dos puntos por delante a falta de un solo hoyo (2 & 1). Pero eso fue en la ronda del jueves 15, en la que los jugadores que representan al Viejo Continente perdieron cuatro de los cinco partidos de fourball ante el equipo de GB&I.
El viernes, los grandes derrotados del jueves se resarcieron ganando tres de los cinco fourballs, perdiendo uno y empatando el otro, de manera que el resultado final, a la espera de los partidos del sábado 17, quedó en un digno 5.4 & 4.5, lo que deja a los continentales a un punto y las espadas en todo lo alto.
LOS DERROTADOS DEL JUEVES, VENCEDORES EL VIERNES
Si Jiménez y Larrazábal no tuvieron nunca opciones en el primer partido del jueves, ante Simon Dyson y Jamie Donaldson, en el último del viernes vencieron 3 & 2 a la pareja formada de ingleses formada por Darren Clarke y David Horsey.
Peter Hanson y Raphael Jacquelin, el francés sustituto a última hora de Álvaro Quirós, cayeron derrotados por un rotundo 6 & 4 el jueves ante Scott Jamieson y Ross Fisher. El viernes, el francés, emparejado con Thomas Bjorn consiguieron un meritorio empate ante Simon Dyson y Jamie Donaldson.
Anders Hansen y Francesco Molinari dieron el jueves la de cal al ganar a Lee Westwood, que no había perdido nunca un fourball en el Seve Trophy, y Mark Foster. Fue la única pareja continental que salvó su punto, a falta de un hoyo. Sin embargo, en la segunda jornada, los ingleses se vengaron y consiguieron una abultada victoria (5 & 3) sobre la misma pareja con la que habían perdido el día anterior. Y lo curioso es que es el único partido que perdían los continentales.
Nicolas Colsaerts y Matteo Manassero, que perdieron el jueves contra Darren Clarke y David Horsey, por un hoyo, derrotaron el viernes por dos a Scott Jamieson y Ross Fisher.
Finalmente los dos suecos, Peter Hanson y Alexander Noren, que habían perdido, con distintos compañeros, su partido del jueves, ganaron por un contundente 5 & 3 a Robert Rock e Ian Poulter.
CRÓNICA PREVIA
Miguel Ángel Jiménez tuvo el honor de dar el primer golpe en el Vivendi Seve Trophy que comenzó en París (15 – 18 septiembre)
Un Seve Trophy afrancesado enfrentará en París al Viejo Continente y Gran Bretaña e Irlanda, del 15 al 18 de septiembre. Y es afrancesado porque lo patrocina una multinacional francesa, lo capitanea un francés y se juega en París. Pero lo verdaderamente curioso es que The Vivendi Seve Trophy, así con el artículo y la palabra trofeo en inglés, no tiene entre las filas del equipo del Viejo Continente, a ningún jugador francés.
Claro que en esta ocasión, los jugadores, que son diez, deben clasificarse por su ranking europeo y mundial y, por supuesto aceptar la invitación para formar parte de la decena, en caso de estar clasificados. Y aunque alguno falta de los primeros, el equipo es bueno, en líneas generales, y solo un jugador galo ha podido acceder al conjunto que dirige Jean Van de Velde, Raphaël Jacquelin y eso gracias a la retirada a última hora de Álvaro Quirós, que se ha resentido de su lesióln en una muñeca.
A la llamada del capitán Van de Velde, aquel que acabó con su carrera en el hoyo 18 de Carnoustie, cuando le regaló el Open Championship a Paul Lawrie, elevado al rango por la voluntad de Chema Olazábal, que es algo así como el heredero de Ballesteros para todo lo que concierne a este torneo que lleva el nombre del fallecido genio cántabro, han acudido muy buenos jugadores. Severiano, desde donde esté, que imagino que será un buen lugar, puede estar contento esta vez. Claro que faltan todos los europeos que juegan el tercero de los play offs en los Estados Unidos, pero eso es fácil de entender.
Dos son los españoles que están en el campo parisino de St-Nom-La Bretèche: Miguel Ángel Jiménez y Pablo Larrazábal, después de la citada ausencia de Quirós. A Miguel Ángel, que juega con Pablo Larrazábal, le ha correspondido ser el primero en jugar con su driver, como homenaje al que fuera gran jugador cántabro, cuyo nombre figura en este torneo. Frente a ellos tendrán, en este primero de los cinco dobles de Fourballs que se juegan el jueves 15, a Simon Dyson y Jamie Donaldson. Los otros cuatro partidos son los siguientes:

    EUR Peter HANSON &
Raphaël JACQUELIN
  11.50   Scott JAMIESON &
Ross FISHER
   
EUR
Anders HANSEN &
Francesco MOLINARI
  12:05   Mark FOSTER &
Lee WESTWOOD
GBI
   
   
EUR
Nicolas COLSAERTS &
Matteo MANASSERO
  12:20   Darren CLARKE &
David HORSEY
GBI
   
   
EUR
Thomas BJÖRN &
Alexander NOREN
  12:35   Robert ROCK &
Ian POULTER

UN  BUEN EQUIPO DEL VIEJO CONTINENTE
El gaditano, el malagueño y el catalán fueron seleccionados por Jean Van de Velde, para el equipo de Europa Continental, que se medirá a un potente conjunto de Gran Bretaña e Irlanda en busca de acabar con cinco ediciones de dominio rival en una competición creada por Severiano Ballesteros y que se celebra en años que no hay Ryder.
Junto a los tres golfistas españoles, Van de Velde seleccionó una formación con otros dos jugadores de la pasada Ryder, el sueco Peter Hanson y el italiano Francesco Molinari, además de los daneses Thomas Bjorn, ganador este año del Masters Europeo suizo, del Johnnie Walker Championship, en Gleneagles y del Masters de Qatar Masters, y Anders Hansen, el sueco Alexander Noren, el belga Nicolas Colsaerts, 
además del joven italiano Matteo Manassero.
"Es genial ver tantos grandes campeones en liza y tantos jóvenes de talento como Matteo Manassero. Al haber ocho debutantes, el 40 por ciento de los dos equipos son nuevos en este Seve Trophy y les servirá de gran preparación para el día que tengan que dar el paso adelante en la Ryder. Tenemos a Miguel Ángel Jiménez jugando su séptima edición y a Thomas Bjorn, con seis. De todos modos, estamos 5-1 abajo y espero que podamos cambiar la dinámica", explicó Van de Velde.
UN GRAN EQUIPO GBI
Pero la remontada tendrá sus dificultades, porque el irlandés Paul McGinley, capitán del equipo de Gran Bretaña e Irlanda (GBI) ha elegido una potente formación, liderada por el inglés Lee Westwood, actual número dos del ranking mundial, además del norirlandés Darren Clarke, ganador del British, y del también inglés Ian Poulter, campeón del Volvo Campeonato Mundial Match-Play y que resultó apeado de los play offs de la FedEx Cup.
Además de estos tres jugadores, el equipo de Gran Bretaña e Irlanda se completará con los ingleses Ross Fisher, Robert Rock, Simon Dyson, David Horsey y Mark Foster, el galés Jamie Donaldson y el escocés Scott Jamieson.
EL NOMBRE DE SEVE
Está claro que el nombre del genial cántabro sigue figurando en la cabecera del torneo, después de su muerte, pero no es lo mismo el Seve Trophy que el Vivendi Seve Trophy, y menos mal que ya no se denomina como la primera vez que lo patrocinó la multinacional francesa: el Vivendy Trophy whith Seve Ballesteros, que era una denominación imposible hasta para un titular de prensa.
Es cierto que en lugar de Vivendi Seve Trophy se podría llamar Seve Trophy by Vivendi, con el nombre del jugador antes que el del patrocinador, pero al menos, los franceses son los únicos que han cogido el testigo del trofeo que lleva el nombre del inolvidable Severiano, algo que ni los ingleses, que tanto le quieren, ni sus compatriotas, que tanto le añoramos, hemos sabido conservar.
 
LA HISTORIA DEL SEVE TROPHY
El Seve Trophy se creó el año 2000 y su filosofía era la de instaurar una “Ryder Cup” europea en la que los jugadores del Viejo Continente se enfrentaran, con la conocida fórmula Ryder, a un equipo formado por profesionales de Gran Bretaña e Irlanda.
Personalmente creo que fue una gran idea y que no hay mejor forma de homenajear a un gran jugador como la de dar su nombre a una competición tan interesante como prometía ser el Seve Trophy. Incluso la denominación del torneo era idónea en todos los sentidos y no solo por lo corto de su enunciado, sino porque detrás del Seve Trophy, en inglés, podría ir el socorrido “by” con el nombre del patrocinador correspondiente, tal y como se apunta líneas arriba.
Pero, cosas de la vida, Amen Corner, la empresa del fallecido Severiano que se dedicaba –y no se ya si se sigue dedicando-  a organizar torneos, no ha podido cruzar el Rubicón de la crisis económica y el Seve Trophy, como otras competiciones que organizaba, se han quedado sin el “sponsor” que les impulsara hacia adelante y que pagara, no solo los gastos de la competición, sino el 1.150.000€ de ganancias para los participantes, que en este torneo no juegan por amor al arte y a las respectivas naciones que representan, sino que tienen una compensación económica, importante para los tiempos que corren, pero que no llega, ni por asomo, a las cantidades que se pagan en América.
Tras la muerte de Ballesteros, el Seve Trophy parecía condenado a desaparecer, después de seis ediciones. Sin embargo, el Tour Europeo, con su director ejecutivo, George O’Grady a la cabeza, aseguró que el Circuito se haría cargo del torneo. Y así ha sido, gracias a la aportación de la multinacional francesa Vivendi
 
 
VIVENDI, UNA MULTINACIONAL FRANCESA
Vivendi es un conglomerado de empresas que tiene su origen en la Compagnie Générale des Eaux, creada el 14 de diciembre de 1853 por un decreto imperial de Napoleón III. Desde entonces hasta la Vivendi actual, diversificada en distintas compañías dedicadas a las más diversas actividades, entre las que destacan la comunicación y el entretenimiento.
Uno de sus “flamantes” presidentes fue Jean-Marie Messier, que dimitió en 2002 dejando la empresa al borde de la quiebra y con unas deudas millonarias. Un año antes el periodista que esto escribe le entrevistó para la revista “Futuro”, con motivo de su alianza con las Koplowitz y su entrada en el mercado español de la mano de las, entonces, principales accionistas de Fomento de Construcciones y Contratas. Messier tenía su despacho de PDG (presidente director general) en pleno centro de París, con unos grandes ventanales con maravillosas vistas a la Place de L’Etoile.
 
EL SEVE TROPHY 2011-08-23
Al margen de cuestiones de marketing histórico, el Vivendi Seve Trophy comienza a disputarse el jueves 15 de septiembre en el campo de Saint-Nom-la-Bretèche, situado a 24 kilómetros al oeste de Paris, un par 71 que terminar en un par 3 de 180 metros y que tiene agua que interviene en seis hoyos.
Se enfrentan, como queda dicho, los equipos del Continente europeo y el formado por golfistas británicos e irlandeses. Capitaneados por el francés Jean Van de Velde, eun jugador al que nombrarle Carnoustie es como mentarle a la bicha, los europeos intentarán ganar un trofeo que tiene un aplastante dominio de los isleños.
Jean Van de Velde tiene dos victorias a lo largo de 23 años en el European Tour y estuvo a punto de ganar el Open Championship en 1999, en Carnoustie y solo sus propios errores le relegaron a la segunda posición. Jugó en la Ryder Cup de ese año y fue parte del victorioso equipo de Europa Continental en el Seve Trophy inaugural de la temporada siguiente. A sus 45 años de edad también ha representado a Francia en la Copa del Mundo en 12 ocasiones.
Van de Velde aseguró tras hacerse público su nombramiento: "tuve el privilegio de formar parte del primer Trofeo Seve en Sunningdale, cuando ganamos con Ballesteros como capitán. Ser en 2011 capitán del equipo de Europa Continental será una experiencia completamente nueva para mí y me siento honrado de ser nominado para el papel de José María Olazábal en un lugar que conozco tan bien en Saint-Nom-la-Bretèche, donde jugué mi primer Trofeo Lancôme en 1989.
"Paul McGinley es un buen amigo pero él tiene una ventaja sobre mí, después de haber capitaneado Gran Bretaña e Irlanda a la victoria en 2009, por lo que es una presión extra. Sin embargo, estoy deseando que llegue el torneo porque estoy seguro de que recibirá un gran apoyo de la opinión pública francesa y realmente espero que los jugadores hagan el máximo esfuerzo para participar y honrar la memoria de uno de los grandes de verdad del golf. "
MCGINLEY, CAPITÁN DE LOS ISLEÑOS
 
Paul McGinley, de 44 años, jugó un papel fundamental como vice-capitán de Colin Montgomerie en el emocionante triunfo de Europa en la Ryder Cup 2010. Siempre ha sido un apasionado del formato de equipo y ganó la Ryder en 2002, 2004 y 2006.
El jugador irlandés aseguró: "es un gran honor haber sido invitado de nuevo como capitán, y es algo que estoy realmente esperando con interés. Lo disfruté enormemente en 2009 y tengo muchas ganas de enfrentarme a un capitán como Jean, que está en su propio terreno, lo que hace más difícil el reto. Estoy seguro de que para Francia será un buen respaldo y una magnífica experiencia de cara a la Ryder Cup de 2018 que se jugará en París.
Y el irlandés terminó con un sentido recuerdo para Ballesteros: "es evidente que la muerte de Seve nos obliga a esforzarnos mucho más para que su torneo sea todo un éxito. Seve estará siempre en nuestro pensamiento, tanto dentro como fuera del campo y estoy seguro de que va a estar mirándonos y espera que organicemos un torneo digno de llevar su nombre”.    
EL FORMATO DEL TORNEO
La competición se dirimirá entre dos equipos de diez jugadores, que juegan fourballs, greensomes, dobles y singles durante los cuatro días. La clasificación para los equipos empezó en el Alfred Dunhill, en diciembre de 2010 y terminará después del Omega European Masters el 4 de septiembre. Se clasifican los cinco mejores jugadores en el Official World Golf Ranking, y los cinco primeros en la carrera hacia Dubai. Veremos cuantos jugadores del ranking se echan para atrás. Esperemos que no sean muchos, en honor a Severiano.
El Vivendi Seve Trophy se ha jugado en seis ocasiones. El equipo de Europa continental solo pudo ganar la primera edición en Sunningdale en Inglaterra, mientras que Gran Bretaña e Irlanda han ganado los últimos cinco encuentros. ¡Todo un reto para los europeos!
No es posible comentar.