Noticias

Ernie Els recordó a Nelson Mandela en Sun City

 

 

 

(Nelson Mandela y Ernie Els, en el PGA Championship de Sudáfrica en 1996, cuando Madiba era el presidente del Gobierno sudafricano. Foto Getty Images, cedida por el European Tour).

 

 

La noticia de la muerte de Nelson Mandela sorprendió a los participantes en el Nedbank Golf Challenge, en la mañana del viernes 6 de diciembre, cuando iba a reanudarse la primera ronda del torneo sudafricano en Sun City, suspendida el jueves día 5 por las tormentas que cayeron sobre Sudáfrica, el mismo día en que a las 20.50 hora local, fallecía el ex presidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz.

 

Antes de reiniciarse el juego a las 07:30 hora local en el Country Club de Gary Player, se guardó un minuto de silencio en señal de respeto a Nelson Mandela, uno de los hombres más influyentes y notables de la historia moderna que se ha convertido en un símbolo para la humanidad, una inspiración para miles de millones en todo el mundo, cuyo legado nunca será olvidado.

 

Ernie Els, visiblemente emocionado fue en encargado de recordar momentos  emotivos de su relación personal con el mandatario sudafricano, fallecido en Johannesburgo a los 95 años, así como de resumir los sentimientos de tantas personas en todo el mundo. Es curioso que Ernie Els ocupa el último lugar de los treinta participantes en el torneo. Cuando la cabeza está en otra parte, las cosas en el golf nunca van bien.

 

Mandela fue internado en el hospital de Pretoria el 8 de junio conuna grave pulmonía de la que fue tratado durante casi tres meses. Desde principios de septiembre estaba de nuevo en su casa, cuidado por 22 médicos.

 

UN DÍA MUY TRISTE PARA SUDÁFRICA Y PARA EL MUNDO

 

«Es un día muy triste -dijo Els-. Un día muy triste para Sudáfrica y el mundo realmente. Hemos perdido a uno de los líderes emblemáticos de nuestro tiempo. No se puede decir nada malo de este hombre. Él luchó por lo que creía, fue a la cárcel por muchos años y salió para llevar a nuestro país al lugar que ocupa hoy día.

 

«Él era el padre de nuestra nación y de nuestro continente. Es simplemente muy triste. Tenía 95 años y llevaba una vida plena, aunque es lamentable que estuviera ausente, en la cárcel, durante tantos años”

 

Y Els añadió: «lo conocí por primera vez en 1994 durante una cena juntos y después de eso nos mantuvimos en contacto. Yo solía jugar un torneo en Houghton y su casa estaba muy cerca del Houghton Golf Club. Se acercó una vez e intercambiamos regalos con los demás. Yo todavía tengo la imagen de aquel día de 1996 en mi oficina en los EE.UU. Y entonces cada vez que ganaba un torneo él me llamaba para felicitarme.

 

«Recuerdo que en una ocasión, en un vuelo a Londres, viajamos en el mismo avión en el que yo iba con mi familia. Él estaba sentado en el asiento delantero y se volvió, no para hablar conmigo, sino con mi hija Samantha, que se fue con él y se sentó en su regazo, y allí estuvo como si fuera un abuelo hablando con su nieta”. Madiba, que era el título honorífico otorgado por los ancianos del clan de Mandela, además de Tata, como se le llamaba familiarmente, era la persona más increíble que he conocido”.

 

«El día de hoy va a ser difícil. Él fue nuestro Presidente y el hombre que cambió nuestras vidas. Podría haber sido muy diferente en Sudáfrica, pero gracias a él hemos llegado a lo que tenemos y a pensar en el futuro. En 1980 yo estaba –añadió Els- en la Fuerza Aérea y el Gobierno prohibió la el ANC, el Congreso Nacional Africano, el partido que está en el poder desde la llegada de la Democracia, en 1994, pero que entonces fue declarado ilegal por el gobierno.

 

«Pero cuando Mandela salió de la cárcel y ganó las primeras elecciones, se hizo cargo del país, desde 1994 hasta 1999, y lo condujo de una manera firme y democrática. Él era un tipo increíble y los chicos que vivimos en esa generación le echaremos de menos».

No es posible comentar.