Noticias

El General Interés, degradado en el barrio madrileño de Chamberí

La noticia es que el Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que, en su día, anuló la declaración de interés general por la que se construyó un campo de prácticas de golf, denominado "Green Canal" en una zona verde del barrio de Chamberí.

El campo de golf se levantó sobre el tercer depósito del Canal de Isabel II, situado en el citado barrio. Tras la sentencia, sobre la que no cabe recurso, la instalación deportiva se ha quedado sin base legal.

Ahora, los responsables del Canal están estudiando la sentencia para ver “que se puede hacer” porque según recalcan, la sentencia “no insta a nada”, esto es, no dice que es lo que hay que hacer y, desde luego, no dice que haya que eliminarlo.

Lo más curioso es que una asociación de vecinos, que fue la impulsora del recurso, quiere recuperar ese espacio para parque. Tal como están las cosas, al final, la cosa va a tener su lógica. Un parque en ese lugar tendrá como destino más probable el de dormitorio para eso que los ingleses llaman piadosamente “homless” y que los españoles, menos refinados calificamos la más de las veces como “vagabundos, mendigos, desharrapados,” o ya más finamente, desheredados de la fortuna o simplemente, personas sin hogar.

Lo de la lógica viene, sin duda, porque, tal y como está el país, lo único que aumenta sin cesar es la cifra de parados, contradicción grande donde las haya, y por tanto, las posibilidades de un aumento de población de los sin techo es de las pocas certezas que nos van quedando. Desahucios y desalojos ya casi no son noticia por repetidos.

Así que la asociación vecinal “El Organillo” ha demostrado una perspicacia digna de mejor causa al imaginar, cuando la crisis no había enseñado el morro, que la situación social requeriría un espacio para albergar a los desfavorecidos. Lo malo es que junto a ellos, suelen merodear también, otros especímenes sociales menos recomendables: adictos a los estupefacientes, sus respectivos suministradores y algún que otro personaje que, por las razones más diversas, viven de distraer bienes a las honradas gentes que habitan y pasean por los alrededores.

Los 7,5 millones de visitantes que han frecuentados las instalaciones o los 12.000 usuarios mensuales censados en 2012, no son, lastimosamente, “de interés general”. Un espacio limpio de humos y dedicado al deporte (también se juega al pádel y al fútbol y se hace footing…) con innegables ventajas para los usuarios, y buenas noticias para las arcas municipales, no es bienvenido por los vecinos que prefieren un espacio verde que habrá que cerrar por las noches tal como se hace con El Retiro.

Episodios como este ponen de relieve la cortedad de miras de algunos y las contradicciones de la mayoría. Los unos, creen que es preferible cambiar salud y deporte por setos y garrotas y la mayoría presume de campeones españoles cuando hace todo lo posible por poner trabas al desarrollo deportivo de los más jóvenes. Si el golf fuera el ejército, a nuestro General Interés lo hubieran degradado. Pero, no, lo que quieren degradar es el espíritu deportivo. ¡País!, que diría Blasillo.

No es posible comentar.