Noticias

Álvaro Quirós, que se recupera de su operación en Guadiaro: ‘gracias a Ortiz Patiño puedo entrenar en Valderrama’

(Álvaro Quirós que no podrá pegarle fuerte a la bola hasta dentro de cuatro meses, como poco habla sobre la muerte de Jaime Ortiz-Patiño. Golfoto).

 

Mal empieza 2013 para el golf español. En lo profesional, a la caída esquiando de Miguel Ángel Jiménez (ver información en esta misma página) que le hará perderse buena parte de la temporada, si no toda, se añade otra mala noticia: Álvaro Quirós no podrá pegarle fuerte a la bola, por lo menos hasta el mes de marzo.

Mientras se recupera en su casa de Guadiaro, a dos pasos de Valderrama, Quirós, que el próximo 21 de enero cumplirá 30 años, que se hizo profesional en 2004 y que tiene seis títulos del Circuito Europeo y uno del Challenge Tour en su palmarés, ha opinado sobre el fallecimiento de Jaime Ortiz-Patiño, el artífice de Valderrama:

“Está claro que Jaime Ortiz-Patiño revolucionó esta zona; el mundo entero la conoció a través de los grandes torneos que se han jugado en Valderrama y se veían por televisión, eso sirvió para atraer a mucha gente, a un turismo del bueno que ha generado riqueza y bienestar.

“Como niño que ha crecido en Guadiaro y se he formado como golfista en La Cañada, le estoy muy agradecido; este campo nació y se ha sustentado gracias a él que cedía maquinaria, herramientas, material… y ayudaba en todo lo que era necesario. Todos los años organizaba el “campeonato de los bombones” para los mejores niños de La Cañada, sólo el hecho de participar era en sí un premio buenísimo, invitaba a unos 30 niños a jugar los Pares 3 de Valderrama y les regalaba una caja de bombones. Yo empecé a jugar al golf tarde y sólo pude participar una vez.

“Gracias a Jaime Ortiz-Patiño puedo entrenar en Valderrama y allí me siento como en mi casa. Carlos Espinosa, el caddie master, que también es de Guadiaro, le dijo un día a D. Jaime: “Hay un chico muy bueno en La Cañada que va a llegar al Tour Europeo y no tiene muchos medios, estaría bien que le dejase usted entrenar aquí”. Además, me recomendó Emma Villacieros. Me citaron en Valderrama, me entrevistó él mismo y… hasta hoy.

“Siempre que me veía en el campo de prácticas se acercaba a saludarme, o yo entraba a decirle hola a su despacho, y nos tratábamos con mucho respeto. Desde que empecé a participar en el Masters me aconsejaba: “Álvaro, tienes que jugar mucho los hoyos cortos de Valderrama para coger la velocidad de los greenes de Augusta”.

UNA RECUPERACIÓN COMPLICADA

En cuanto a la lesión de Álvaro Quirós no es comparable, en ningún caso, ni como se ha producido, ni el tiempo de recuperación, a la que rotura de la meseta tibial de Miguel Ángel Jiménez mientas esquiaba en Sierra Nevada, a finales de 2012. Pero no por eso deja de ser otro pésimo augurio de cara a la temporada profesional de los españoles. Y eso, en un año en el que, si Jiménez, ahora que va a tener más tiempo, no encuentra un patrocinador para su Open de Andalucía, solo le quedará a nuestro país un torneo profesional en el Calendario Europeo: el Open de España, en el que, por supuesto, al ser en abril, no podrán participar, desgraciadamente, ninguno de estos dos jugadores.

Quirós que, teóricamente debería haber estado practicando con Buch Harmon en su escuela de los Estados Unidos, tal y como era su idea a finales de la temporada, tuvo que operarse, en Barcelona a principios de diciembre, de su muñeca derecha. Pocos días después acudió a la consulta del doctor Mir, que le había operado, en presencia del doctor Guillén, para que le quitaran los puntos y poder empezar cuanto antes la rehabilitación.

El jugador gaditano tendrá que esperar, al menos cuatro meses, antes de poderle pegar de nuevo a la bola con la dureza que lo hacía antes de la intervención quirúrgica en su muñeca derecha, que no es la primera vez que le causa problemas. En total serán cuatro o cinco meses los que esté apartado de los campos de golf, lo que supone la pérdida de buena parte de los torneos de la presente temporada.

Quirós sigue contando con la ayuda de Pepín Rivero y no descarta acudir a Buch Harmon después de recuperarse de la lesión, ya que quiere que le vea y ver si puede ayudarle a mejorar su juego.

Álvaro ha reconocido que 2012 ha sido su peor año, a pesar de haber entrenado más que nunca, pero el entrenamiento no estuvo planificado de la mejor manera posible y por muchas bolas que daba, los resultados en la competición no aparecían.

El jugador se fija en el espejo de Luke Donald, un jugador que tiene días malos, pero que sabe como agarrarse al campo y sacar lo mejor de su juego para hacer pocas en esos momentos en los que no sale nada.

Desgraciadamente, para este comienzo de temporada, solo hay un puñado de jugadores españoles en los que se pueden poner las esperanzas de los aficionados: Sergio García, que sigue siendo el mejor y que podría recuperar puestos de privilegio, en el top ten mundial, y Gonzalo Fernández Castaño, Rafa Cabrera Bello, Pablo Larrazábal y Alejandro Cañizares que pueden luchar por ganar algún título europeo.

Hay jugadores veteranos como Garrido y Lara, que no parecen tener muchas posibilidades de victoria -aunque en el golf nunca se sabe cuando puede sonar la flauta- y jóvenes como Jorge Campillo, en el European Tour y Javi Colomo, en el Asian Tour. Parecen estar lejos de los puestos de la gloria, pero…

No es posible comentar.