Noticias

Verde, que te quiero verde, pero no blanco

(En la imagen, el hoyo 9 de La Moraleja 2, antes y después de la nevada. Bajo estas líneas, un aspecto de Las Lomas Bosque y, más abajo, un collage con varias imágenes del blanco enero golfístico en Madrid).

Verde que te quiero verde

Verde viento, verdes ramas…

Los versos con los que comienza el romance de Federico García Lorca son un buen punto de partida para el texto de Oscar Maqueda, director de Comunicación de la Federación de Golf de Madrid, que comenta el color blanco, debido a la Gran Nevada caída sobre Madrid, que ha sustituido al habitual verde de los campos madrileños y de otras ciudades, en grandes espacios donde es posible practicar el esquí, pero no el golf.

Los campos de golf de la Comunidad de Madrid han cambiado el habitual verde de sus praderas por el blanco impoluto, mostrando imágenes pocas veces reconocidas.

El agua es un bien preciado y los clubes de golf de Madrid se cuidan mucho en administrar con la mayor sostenibilidad posible. No en vano, los clubes de golf son el primer cliente de agua regenerada del Canal de Isabel II. 

Incluso, el agua embalsada en los lagos de muchos de los campos se usa habitualmente en la extinción de incendios cuando se necesita, y también son el refugio de muchas aves migratorias que ven en ellos un buen lugar de descanso. Unos lagos que se verán ahora agradecidos para los meses venideros.

Han dejado una postal de ensueño, pero el personal de mantenimiento de todos ellos, trabaja sin descanso para que los campos puedan abrir lo antes posible y, en este caso, ser el refugio de muchos deportistas que, cada vez más, se acercan a las instalaciones de golf para practicar un deporte al aire libre y en el que ven un escenario seguro para la práctica deportiva, alejado de los problemas sanitarios que vivimos. La Federación de Golf de Madrid sigue siendo la primera comunidad en número de federados, con una tercera parte del total de España y suma casi 83.000 federados.

Comentar