Noticias

La última ronda del Northern Trust se aplaza al lunes 23 debido a una tormenta tropical sobre Nueva York

Declaración del PGA TOUR sobre la tormenta tropical Henri

Según la trayectoria proyectada de la Tormenta Tropical Henri y la Advertencia de Tormenta Tropical que ha sido emitida por el Centro Nacional de Huracanes para el área donde se encuentra THE NORTHERN TRUST, se suspende la jornada del domingo 22 de agosto. La cuarta ronda se jugará el lunes 23 de agosto. Los horarios de salida y los grupos para la Ronda 4 se publicarán el domingo por la tarde, y el juego del lunes comenzará no antes de las 7:30 a.m. (hora de Nueva York).

El primer huracán en 30 años en Nueva Inglaterra

Partes del noreste de Estados Unidos podrían comenzar a experimentar fuertes impactos de la tormenta tropical Henri tan pronto como en la noche del sábado 21 se convierta en huracán.

Las mareas altas podrían causar situaciones peligrosas en la costa de Nueva Inglaterra y en el noreste norteamericano a medida que Henri avanza tierra adentro, indicó el Centro Nacional de Huracanes con sede en Miami. Se vaticinan además de torrenciales aguaceros, fuertes vientos que pueden producir inundaciones.

El sábado Henri estaba a 315 kilómetros (195 millas) al sudeste de Cape Hatteras en Carolina del Norte, y a 895 kilómetros (555 millas) al sur de Montauk Point, en el estado de Nueva York. Se mantenía con status de tormenta tropical, con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora (70 millas por hora) y se dirigía al norte-noreste a 19 kph (12 mph).

Sin embargo, los expertos preveían que Henri se convertiría en huracán el sábado y tenga la fuerza de huracán o cerca de ella cuando toque tierra a media tarde del domingo, que según el CNH podría estar en Long Island de Nueva York o en el sur de Nueva Inglaterra, muy probablemente en Connecticut.

Henri se estaba desviando un poco más hacia el oeste de lo que se esperaba originalmente, y si esa pista se mantiene, tendría el este de Long Island en su diana en lugar de Nueva Inglaterra, que no ha recibido el impacto directo de un huracán desde el huracán Bob de categoría 2 en 1991, una tormenta que mató al menos a 17 personas.

Nueva York no ha tenido el impacto directo de una tormenta importante en la temporada de huracanes desde que la súper tormenta Sandy causó grandes estragos en 2012 y con la fuerza que se espera en esta ocasión, al menos desde hace 30 años. Independientemente de su llegada exacta a tierra, se esperan impactos amplios en una gran franja del noreste, extendiéndose hacia el interior hasta Hartford, Connecticut y Albany, Nueva York, y hacia el este hasta Cape Cod, que está repleta de decenas de miles de turistas de verano.

No es posible comentar.