Noticias

Steve Stricker ganó por tercera vez el John Deere Classic, donde Oosthuizen, vencedor del Open 2010, no pasó el corte

VER ORDEN DE SALIDA DEL OPEN CHAMPIONSHIP 2011

Steve Stricker fue líder del John Deere Classic, que finalizó el domingo 10 de julio -cuatro días antes del comienzo del Open Championship, en el Royal St. George, en Sandwich, en el condado inglés de Kent-, en el TPC Deere Run, en Illinois, lo que le sirvió para revalidar el título conseguido el año pasado. Con 22 golpes bajo el par 71 del campo, Stricker aventajó en un golpe a su compatriota norteamericano Kyle Stanley, y en cuatro al canadiense Matt McQyuillan y al norteamericano Zach Johnson. Stricker,que jugó muy bien durante los cuatro días del torneo, terminó con un birdie en el dieciocho, mientras Stanley no pasó del bogey y tuvo que conformarse con la segunda plaza. Stricker, que viajó a Inglaterra nada más finalizar el torneo de Illinois, jugará la primera ronda del Open Británico, con Lee Westwood y Charl Schwartzel,

Hay veces que resulta complicado el calendario de los profesionales de golf. ¿Qué hacía Louis Oosthuizen, ganador del Open Championship de 2010, jugando a muchas millas de distancia, en Illinois, el John Deere Classic, cuando lo lógico sería que hubiera estado en Escocia, adaptándose -y nunca mejor dicho por lo que está lloviendo este segundo fin de semana de julio en los Highlands- a las condiciones climatológicas de las Islas Británicas, donde se va a disputar el Open Championship, título que debe defender el sudafricano?

El caso es que Oosthuizen  prefirió jugar el John Deere Classic, en el TPC Deere Run, par 71, de Silvis, en el estado norteamericano de Illinois, a pesar de que este torneo perteneciente al Circuito de la PGA americana, no es de los mejor dotados económicamente, ya que "solo" repartia premios por valor de 4.500.000 $, de los cuales 792.900 $ han sido para el ganador, el tricampeón Steve Stricker. Y el por qué de esa decisión era mucho más sencillo que cualquier explicación rebuscada o económica que se quisiera encontrar. El sudafricano acudió al John Deere Classic porque quería visitar la fábrica de John Deere, en Moline, Illinois, ya que es un enamorado de los tractores y quería ver las últimas novedades para comprar maquinaria para su granja de Sudáfrica. Luego no pasó el corte y este lunes, día 11, ya daba una rueda de prensa en la sede del Open Championsip, lugar al que ya ha devuelto el trofeo que ganó el pasado año y que, en este 2011, tendrá que intentar recuperar, lo cual no será nada fácil. Para empezar tiene como compañeros de partido, el jueves 14, a Phil Mickelson y Martin Kaymer.

Claro que, después de las dos primeras jornadas, el sudafricano ya no tenía por qué preocuparse. Con dos tarjetas  de 71 y 68 golpes, Oosthuizen se quedó fuera del corte, establecido en -4, y así pudo viajar tranquilamente hasta Inglaterra, donde se va disputar del 14 al 17 de julio, el Open Británico. ¿Se habrá quedado dolido por el fracaso en el John  Deere Classic, o aliviado al tener libre el fin de semana para descansar algo más de cara al torneo del Royal St George, en Sandwich, en el condado de Kent?

No es posible comentar.