Torneos

Billy Horschel (-14) ganó el BMW Championship y Sergio (-9), cuarto, se «ahogó» en el hoyo 17

 

 

Ver leaderboard del BMW Championship

 

Billy Horschel (-14) fue el vencedor del BMW Championship, tercero de los play offs de la FedEx Cup, que finalizó el domingo 7 de septiembre, en Denver, Colorado. El norteamericano firmó cuatro tarjetas de 68, 66, 63 y 69 golpes, para ese acumulado de catorce bajo el par 70 del Cherry Hills C.C. que le dio la victoria final, le hizo ganar 1.440.000 $ de los 8.000.000 $ que se repartían en premios los setenta participantes, y le dejó en la segunda posición del ranking de la FedEx Cup, detrás de Chris Kerk.

 

Horschel terminó con dos golpes de ventaja sobre Bubba Watson y tres sobre Morgan Hoffman, otro joven valor norteamericano que empezó los play offs en los últimos puestos y se ha colocado entre los treinta mejores que viajarán a Atlanta. En la cuarta posición, empatado con Furyk, Fowler y Palmer, acabó Sergio García (-9), primer europeo entre los siete mejores del torneo que son de nacionalidad norteamericana.

 

Sergio García que había iniciado con buen pie su actuación en Denver, Colorado, donde finalizó el torneo el domingo 7 de septiembre, el  tercero de los play offs de la Fed Ex Cup, falló cuatro putts cortos y cedió el liderato a Billy Horschel en la tercera ronda del torneo. Sin embargo, en la cuarta del domingo, el castellonense estuvo todo el tiempo luchando por la victoria con Horschel, después de firmar 29 golpes en la primera vuelta, con tres birdies y un eagle, y de ir con un golpe bajo el par en la segunda, hasta llegar al hoyo 17.

 

En ese hoyo 17, un par 5 al que se llega con cierta facilidad de dos golpes, Sergio salió con una madera tres y dejó la bola a una distancia de green, mayor de lo que esperaba. Después de dudar si tirar a green con un hierro 3, el español cambió a un hierro 9 para llegar de tres golpes hasta las cercanías de la bandera y asegurarse el birdie. Sin embargo, con ese approach se pasó de bandera y el cuarto golpe, de regreso al hoyo, se le fue al agua. A partir de ahí, la debacle: vuelta a jugar desde el mismo lugar del cuarto golpe, pero esta vez el sexto que se fue largo de la bandera y le obligó a hacer dos putts. Total 8 golpes, tres sobre el par 5 de ese hoyo 17 que «ahogó» todas las esperanzas del castellonense.

 

El español, que era líder después de la segunda jornada, tras firmar dos tarjetas de 68 y 64 golpes, termina cuarto (-9), al acumular las dos últimas tarjetas de 63 y 69 golpes, empatado con Jim Furyk, Rickie Fowler y Ryan Palmer, y se clasifica decimotercero en el ranking de la FedEx Cup. La próxima semana tendrá una nueva oportunidad en el Tour Championship, en East Lake, en Atlanta, donde los 30 primeros de la FedEx Cup darán por terminada la temporada 14/14 del Circuito de la PGA norteamericana.

 

UNA BUENA SEGUNDA RONDA 

 

Los cuatro fallos en putts de un metro, más o menos, castigaron la tercera vuelta de Sergio en el torneo. Y es una pena porque en la segunda jornada, el viernes 5, el castellonense firmó dos vueltas de 32 golpes cada una: en la primera parte, que no tiene ningún par 5, y que se juega como par 34, hizo dos birdies, en los hoyos 2 y 7, y un bogey en el ocho, par tres. En la segunda parte del recorrido, par 36, con los dos únicos pares cinco del campo, Sergio hizo birdies en el 11, 13, 16 y 18, casi dominando el «Efecto Margarita» (uno sí, uno no) y terminó también con 32 golpes que le auparon al liderato. Además, el castellonense batió su record de putts en el PGA Tour, con 21 golpes.

 

LOS EUROPEOS DE LA RYDER

 

Los jugadores europeos clasificados para la Ryder que juegan esta competición, quedaron de la siguiente forma: en la octava posición (-8), terminó Rory McIlroy que hizo un torneo magnífico y que no pudo ganarlo porque en las dos últimas rondas firmó cuatro putts en el hoyo 12 par 3. En la jornada del sábado, firmó cuatro putts desde poco más de un metro, y en la del domingo, otros cuatro, aunque en esta ocasión el primero era más complicado que el sábado. Si no hubiera tirado seis golpes a la basura, Rory podría haber salido al play off con Horschel. Claro que en esto del golf, después de dado el golpe, todos sabemos lo que habría que haber hecho.

 

En esa octava posición el norirlandés terminó empatado con Adam Scott, que fue de menos a más en el torneo.

 

Los otros europeos de Ryder que estaban en Denver terminaron:  Kaymer, el 16 (-5): Stenson ocupó el puesto 23 (-3); Justin Rose, al par, el 35 y Graeme McDowell, que no anda muy fino, terminó (+1), el 36.

 

MICKELSON Y BRADLEY, RETIRADOS

 

Claro que el que no se consuela es porque no quiere ya que Phil Mickelson, una de las armas americanas para Gleneagles, abandonó en la tercera ronda, después de haber dropado una bola por su cuenta sin solicitar la presencia de su marcador, ni de un árbitro. Los árbitros comprobaron en la televisión que el dropaje había sido correcto, pero el zurdo californiano decidió retirarse porque «no estoy conforme conmigo mismo ya que debería haber contado con mis compañeros para hacer el dropaje».

 

Claro que cuando Mickelson abandonó estába (+6) en el puesto 63. ¿Habría tomado esa misma decisión si hubiera estado en el top ten y con posibilidades de victoria? La pregunta queda en el aire y no se trata de dudar de la caballerosidad del jugador, pero es un tanto sospechoso, teniendo en cuenta que, ahora, ya que no jugará la próxima semana el Tour Championship, algo que estaba cantado, tendrá más tiempo para descansar y prepararse para la Ryder de final de mes.

 

El que no podrá avanzar, desgraciadamente, es Jason Day. El australiano se retiró con problemas físicos y es una lástima porque lleva un año frustrado por las lesiones. Otro que se retiró fue Keegan Bradley y es de esperar que no tenga problemas para estar con el equipo norteamericano de la Ryder en Escocia.

 

«LOCO POR LA RYDER»

 

En las jornadas anteriores al comienzo del torneo, Sergio, explicó a los periodistas sus sensaciones ante el reto de defender la Ryder Cup en Gleneagles, Escocia, frente al equipo norteamericano, del 26 al 28 de septiembre.

 

«Estoy feliz por volver a jugar la Ryder Cup y muy orgulloso por haber conseguido una plaza en el equipo», comentó Sergio García tras conocerse la lista completa de los doce clasificados para el equipo europeo. (Ver más información en esta misma web): «todos sabéis que para mí no hay nada igual a esta competición, que me vuelve loco y con la que siempre soñé desde que era un niño», dijo el castellonense.

 

Y añadió: «el espectáculo, la pasión, el compañerismo, la alegría y el sufrimiento que acompañan a la Ryder Cup son los grandes atractivos de un torneo que todos los jugadores profesionales ansían disputar».

 

Sergio, que este año ha sabido dosificar bien el calendario y que no jugó la pasada semana el Deutsche Bank, segundo de los play offs de la Fed Ex Cup, en el Circuito de la PGA norteamericana, tiene como reto quedar entre los 30 primeros, después de jugar con los 70 mejores el BMW Champhionship, para poder disputar el Tour Championship, el torneo con el que finaliza la temporada norteamericana, del 11 al 14 de septiembre. Luego, tendrá una semana de descanso antes de afrontar la Gran Prueba de la Ryder,

No es posible comentar.