Viajes

TAP lleva a Oporto a los participantes en el Senior Open de Portugal  

 

 

 

(En la imagen, junto a estas lineas, la Ribiera de Oporto. Debajo, el puente de Luis I y más abajo, la Casa de la Música).

 

Aunque parezca anacrónico hablar de Oporto recordando a la Estudiantina Portuguesa de mediados del siglo XX, no hay nada más claro para hablar de una ciudad regada por el Duero, a cuyas orillas crecen los viñedos que producen un vino famoso en todo el mundo, que los versos de Arturo Rigel y Ramos Castro, con música del maestro Padilla, entonados por las tunas universitarias españolas en todas las fiestas juveniles de aquellos años:

 

Oporto riega en vino rojo sus laderas,
de flores rojas va cubierto el litoral,
verde es el Tajo, verdes son sus dos riberas,
los dos colores de la enseña nacional.

 

El vino de Oporto es un regalo, como lo es la ciudad y como son sus riberas: a un lado, Ribeira, barrio Patrimonio de la Humanidad, con sus callejas iluminadas por sus coloridas fachadas y el permanente paso de viajeros; al otro, Vila Nova de Gaia, donde se localizan las bodegas que dominan la ciudad.

Una ciudad edificada sobre los cerros que descienden hasta el río, difícil de recorrer caminando, aunque no imposible, porque sus calles son, lógicamente, empinadas. Por eso, antes de viajar por el Duero, el viajero debe tomar el funicular que le llevará desde el puente Luis I, a la zona alta de la ciudad, a la que también se puede acceder desde el ascensor da Ribeira. Una vez arriba, el viajero descenderá hasta el rio para navegar bajo los seis puentes de la ciudad.

 

 

LA CIUDAD, EN DESCENSO

 

La estación de Sao Bento, con su vestíbulo revestido de azulejos, es el lugar para iniciar el descenso. Un poco más adelante, en el barrio de Batalha, se encuentra la catedral, desde cuyo atrio se puede disfrutar de una panorámica del rio. Desde allí, el descenso a pie, por escaleras y calles medievales, hasta Ribeira, con terrazas y rincones pintorescos. Antes de embarcarse en un crucero bajo los seis puentes de Oporto, merece la pena permanecer un rato, no solo para descansar, sino para respirar el ambiente e impregnarse del río con el puente Don Luís y la orilla opuesta. Después de ver desde el río la silueta de las casas y de las torres de las iglesias, espera el interior dorado de la Iglesia de San Francisco. Muy cerca se pueden ver más iglesias y monumentos, azulejos en las fachadas y visitar el Palacio de la Bolsa. Saliendo desde el río, el tranvía realiza un recorrido que llega hasta Foz, donde podrá hacer un paseo y llenarse los pulmones con la brisa del mar. Visita obligada es el Museo Serralves, de Arte Contemporáneo, en el barrio de Boa Vista, con unos maravillosos jardines y un edificio en el que se pueden contemplar las mejores obras y exposiciones del arte de nuestros días. El edificio del museo es obra de Álvaro Siza Vieira, uno de los más destacados arquitectos de la Escuela de Arquitectura de Oporto, galardonado con el premio Pritzker.

 

 

 Casa-da-musica(exterior).1000

 

Y si es obligado visitar el Museo, no lo es menos ver, aunque sea solo desde fuera, la Casa da Música (Casa de la Música): una sala de conciertos, cuya construcción se encuadró en el proyecto Oporto 2001, Capital Europea de la Cultura, diseñada por el arquitecto holandés Rem Koolhaas,  que alberga a tres conjuntos: Orquestra Nacional do Porto, Orquestra Barroca y Remix Ensemble.

 

 

Y CULTURA, TAMBIÉN DEL VINO

 

Ya una vez en el Duero, es agradable navegar bajo sus seis puentes, el más famoso de los cuales es el Luis I, construido en 1885 por un discípulo de Gustave Eiffel: mide 172 metros de largo y tiene dos pisos; por el superior circula el Metro y tiene una zona peatonal. A lo largo del camino en uno de los muchos barcos que recorren el rio, con las bodegas en el lado de Vila Nova de Gaia, las vistas son espectaculares, tanto a un lado como al otro.

 

Ponte_Dom_Luis_I Oporto

 

Pero si Oporto es tradición, también es cultura y modernidad. La ciudad ha experimentado muchos cambios, pero siempre ha quedado un poso cultural, al que se añade el del vino que mana por las sesenta bodegas de la zona y que, en el siglo XVII, era del lugar de abastecimiento vinícola de Inglaterra, durante una de sus distintas guerras con Francia. Los ingleses decidieron que las bodegas de Oporto eran las mejores para sustituir a las francesa, pero se encontraron con un grave problema: el vino se avinagraba en las barricas durante el largo traslado en los barcos de la época. Entonces decidieron agregarle brandy para que el proceso de fermentación no estropeara el caldo y conservara el dulzor natural de la fruta. Y nació el vino de Oporto: rosados, blancos, afrutados, tintos…

 

Pero la mejor forma de informarse es catando el vino. Así, en Vinología, en la rua de Sao Joao, en plena Ribeira, un bar subterráneo que ofrece más de 200 clases de vinos para disfrute del paladar; también en el Solar do Vinho de Porto, en la rua Entre Quintas, cerca del palacio de Cristal, donde ofrecen también el Portónico, mezcla de vino blanco y agua tónica… Esa opción es para los poco amantes del vino, como el rebujito lo es para los menos aficionados al vino de Jerez que, en la Feria de Sevilla lo rebajan para aguantar más horas de fiesta.

EL VUELO CON TAP

 

TAP es la compañía líder de Portugal, miembro de Star Alliance desde el año 2005, con una  media de 2.500  vuelos semanales  a 88 destinos de 38 países diferentes de Europa, América y África, siendo digna embajadora|exportadora  de Portugal en el mundo. La mayoría de los participantes en el Senior Open de Portugal han elegido TAP para su viaje a Oporto, donde se celebra este importante torneo de Golf, perteneciente al Circuito Europeo Senior (ver más información en esta misma página web).

 

Volando entre España y Portugal desde  1946, y ha consolidado su posición como primera compañía aérea en oferta de vuelos directos entre las principales ciudades de estos dos países.

 

Ofrece vuelos diarios desde Madrid, Barcelona, A Coruña, Oviedo,  Bilbao, Valencia, Málaga y Sevilla a Lisboa y vuelos también  directos desde Madrid y Barcelona a Oporto.

 

Los programas de fidelización de TAP:  Victoria y tap|corporate fly, permiten ganar millas o puntos Corporate a particulares y empresas  respectivamente, para  viajar gratis o acceder a la clase tap|executive , con la posibilidad de acumular las ventajas de ambos programas para disfrutar de sus exclusivas ventajas tanto en nuestra compañía como en multitud de empresas asociadas.

 

TAP comercializa varios productos en sus vuelos: tap|disccount, tap|basic, tap|classic, tap|plus y tap|executive, para adaptarse a las necesidades de cada cliente, pero  siempre con  franquicia de equipaje incluida, catering con  sabor portugués y prensa a bordo sin costes adicionales.

 

TAP apuesta por las nuevas tecnologías permitiendo a sus pasajeros gestionar online la mayor parte de sus servicios desde su PC o  dispositivo móvil. Podrán  reservar y comprar sus billetes,  hacer el check-in online, imprimir o guardar  su tarjeta de embarque,  conocer en tiempo real las salidas y llegadas de sus vuelos e incluso  gestionar su programa de fidelización y compartir sus mejores fotos y opiniones con todos los fans de TAP  en las redes sociales.

 

 

 

No es posible comentar.