Rimas

ROMANCE: SERGIO GARCÍA: DONDE DIJE DIGO…

La lucha entre el LIV Tour y los Circuitos europeo (DP World Tour) y americano (PGA Tour) se ha convertido en el culebrón golfístico del verano. Los tradicionales están en contra del organismo que paga en petrodólares saudíes, con premios multimillonarios, a los jugadores que “fichan” por el LIV Tour

La respuesta de los responsables del golf profesional, europeos y norteamericanos, ha sido la de prohibir, sancionar y expulsar, tanto a los profesionales que buscan aumentar su “fondo de pensiones” antes de la “jubilación” en los Tours de Seniors, como a los disidentes de esos circuitos tradicionales, con cuya gestión no están de acuerdo. Tal es el caso de Phil Mickelson, Dustin Johnson, Bryson DeChambeau, Brooks Koepka, Patrick Reed… y Sergio García, entre otros.

Ernie Els ha intentado poner un grano de sensatez en el asunto, llamando al diálogo: “hay sitio para todos”, y su idea es la de buscar unas fechas en las que el LIV Tour no moleste…

Los últimos episodios, sobre todo la expulsión de Henrik Stenson como capitán del equipo europeo de la Ryder Cup 2023, y las declaraciones de Sergio García, que pensaba en una retirada del DP World Tour y su posterior rectificación, son motivo suficiente para que Basilio Rogado le dedique un romance:

I

Es sabido que, en caliente,

más nos vale respirar,

antes de que, por la boca,

dispuestos a no callar,

digamos lo que pensamos

sin primero meditar.

Por eso Sergio García,

cansado de soportar

muchos años de bochornos

oprobios y malestar,

decidió de golpe un día,

tras The Open terminar,

despedirse a la francesa

y no volver a jugar

en América, Europa,

tampoco en la Ryder Cup,

ese torneo de postín,

donde más solía triunfar.

II

Todo esto viene a cuento

digamos, por concretar,

de la lucha que mantienen

hace unos meses ya,

los diferentes Circuitos

en el golf profesional:

de un lado, el americano,

al que decidió apoyar

el DP World continental,

aunque ya no sea europeo,

y se decida a sumar

con los norteamericanos

que ya tienen capital

-por lo visto un dineral-

invertido en el Circuito

que antes se hacía llamar

europeo y que, ahora,

hasta quiere ser mundial.

III

El caso es que uno y otro

se unen para afrontar

el desafío saudí que supone

el LIV Tour internacional.

Los dólares del petróleo,

frente al dicho popular:

esto es lo que parece,

el cuento de nunca acabar.

Petrodólares de un lado,

de otro, el golf profesional;

al final, guerra incruenta,

pero guerra así, sin más.

IV

Los pros que han decidido

una frontera cruzar,

la que conduce a un retiro

millonario de verdad

y con la mitad de esfuerzo

-porque hay menos que entrenar-

ya que solo son tres días

los del torneo oficial

y se juegan menos pruebas

que en el golf universal.

Esos pros ya afiliados

que en el LIV van a jugar

han sido ya castigados:

han osado abandonar

el domicilio paterno,

ese hogar tan fraternal

que les ofrece un cobijo,

como cama conyugal,

aunque el sudor de su frente

tuvieran que tributar.

Porque son muchos esfuerzos

los que hay que dedicar

a un deporte tan completo,

tan bello y tan singular,

como es el juego del golf;

y no se puede ignorar

que, en el golf, como en la vida,

se hace camino al andar

para que, de un solo golpe,

todo te quieran quitar.

V

El caso es que García,

don Sergio, faltaría más,

se ha pasado al “enemigo”,

sin pararse a pensar

que los que eran sus “amigos”

se lo iban a demandar.

No contento con su vida,

-me refiero a lo laboral-,

decidió juntarse al LIV

y a muchos les sentó mal.

Ni corto ni perezoso,

el de Borriol quiso hablar

y al terminar en St. Andrews

se puso a despotricar:

“si no me quieren, me voy,

tras mi vida dedicar

a este Circuito Europeo,

que ahora ya no es de Europa,

y ni siquiera mundial,

porque va a ser el quinto

y no a mucho tardar.

Dejo de jugar el Tour

y hasta voy a renunciar

a lo que ha sido mi vida

… y hablo de la Ryder Cup”.

VI

Hete aquí que, al poco tiempo,

seguro, tras meditar,

y luego de la defensa

Que de él hizo Jon Rahm,

-magnífico fue su quite

ante un morlaco letal-

y de otros compañeros

con que debió conversar,

don Sergio se ha retractado

y metió la marcha atrás:

“donde dije Digo, digo Diego

y el putt vuelvo a machacar.

Son muchos años en liza

para dejar de luchar

solo porque haya algunos

a los que les caiga mal:

volveré a jugar, si puedo,

en un circuito normal,

aunque sea el ex europeo

y haya menos que ganar.

Además, intentaré

volver a la Ryder Cup,

si veo que mi juego, al fin,

da para eso, y mucho más.

Esas son mis intenciones:

poder compaginar

el LIV con otros Circuitos

y no tener que lamentar

mi actitud preliminar”

VII

Ya lo dicen los leídos:

de sabios es rectificar,

pero si al hablar se falla

se sabrá por tierra y mar

y alguno al que se aludió

también se va a cabrear:

de lo dicho algo queda

y lo van a recordar.

Por lo pronto en el DP

lo dejan todo al azar:

“se hará lo mejor para ellos”,

dicen que dicen que harán,

pero ¿a quienes se refieren?

esos “ellos” ¿quiénes serán?

Que le pregunten a Stenson,

el que iba a ser capitán

europeo de la Ryder,

la famosa Ryder Cup,

los suyos le han abandonado,

le han hecho decapitar.

Y si esa represalia

al sueco ha hecho saltar,

¿está seguro el de Borriol

que a él le van a perdonar,

después de tanta largada

y tanto despotricar,

más sabiendo que su juego

deja mucho que desear?

VIII

La bola está en el tejado,

pero habría que conversar,

como propone Ernie Els

que pide parlamentar

para llegar a un acuerdo

que a todos pueda gustar.

Pero a Sergio García,

un aviso hay que dar:

no puedes tranquilo estar

si, al sueco que está callado

le acaban de despachar,

otra patada en el culo

no les cuesta nada dar.

Estrambote:

Lo que no es de recibo,

ni aquí, ni en ningún lugar,

es sancionar a los pros

y prohibirles actuar

donde más les apetezca

y donde les paguen más.

El golf es, entre otras cosas,

sinónimo de libertad

e incluye entre sus normas,

el concepto de equidad;

con el hándicap mediante

todo se puede igualar.

Prohibir a los jugadores

salir al campo a luchar

ya sea por la victoria,

o por el corte pasar,

es problema que los jueces

deberán considerar.

En los Estados Unidos,

en esa actitud están.

Si no se llega a un acuerdo

nos espera un mal final.

7 comentarios

  1. Jose Luís Alcalde

    Es brillante Basi, enhorabuena

    Responder
  2. Antonio Pulido

    Querido Basilio. Romance crítico y sensato. Brillante como siempre .

    Responder
  3. Francisco Marín

    Me parece muy acertado e ingenioso

    Responder
  4. óscar García Fernández

    Basi, brillante romance, que hasta a Sergio le dará que pensar!
    Un abrazo fuerte.

    Responder
    • Basilio Rogado

      Muchas gracias, Oscar, pero los golfistas no suelen leer romances. Peor para ellos. Un abrazo

      Responder
  5. Alfredo

    Eres el más grande !!!!!

    Responder

Comentar