Rimas

Romance del Tigre de madera (y V): se anuncia el regreso de Tiger para finales de marzo: aquí putt y después gloria

Este V y último Romance al Tigre de Madera, sale a la luz precisamente ahora que se anuncia, de manera oficiosa, el regreso de Tiger Woods a la competición oficial dentro de dos semanas. Sería en el Arnold Palmer Invitational, un torneo que ha ganado seis veces, la última el año pasado, y que auspiciado por Arnold Palmer, está patrocinado por MasterCard y tiene 6.000.000 $ en premios, de los cuales 1.080.000 $ son para el ganador.

El torneo se disputa del 25 al 28 de marzo en Bay Hill, en Orlando, muy cerca del lugar donde sigue viviendo Tiger Woods. Con este torneo finaliza el periplo del PGA Tour en la península de Florida y, tanto el propio Arnold Palmer, como el amigo íntimo de Tiger, Mark O’Meara, han asegurado que es muy posible el regreso de Tiger a la competición oficial a finales de este mes de marzo.

El diario “The New York Post” lo ha afirmado en sus páginas y ha añadido que esta vuelta de Tiger para enfrentarse,  no solo con sus compañeros en el campo de juego, sino con periodistas y espectadores ávidos de ver a Tiger jugar y de escuchar sus declaraciones, la está preparando Ari Flesher, que fuera asesor del presidente George W. Bush y que también ha ayudado al jugador de béisbol Mark McGwire, a mejorar su imagen tras verse involucrado en un caso de dopaje.

Para ir calentando motores, es posible que Tiger participe en la Tavistock Cup, tal y como ya se había dicho, y que es una exhibición entre profesionales que se disputa en Isleworth Golf & Country Club, Windermere, junto al domicilio conyugal de Tiger Wood y su mujer Elin, donde se inició todo este esperpéntico asunto el 27 de noviembre de 2009.

El lector de www.golfinone.es podrá encontrar los cuatro romances anteriores escritos por Basilio Rogado, haciendo click en la pestaña OPINIÓN de esta misma página. Habrá nuevos romances sobre Tiger, en especial el día de su regreso anunciado. Mientras tanto, con este quinto romance finaliza el esperpento del número 1 del golf mundial que se inició el 27 de noviembre y que aún no tiene final. Esta quinta entrega coincide con el nuevo diseño de golfinone que, esperamos, sea del agrado de los lectores.
Romance del Tigre de madera (y V):
La fiera vuelve al redil; aquí putt y después gloria
 
No teman ya las doncellas,
ni solteras, ni casadas,
la fiera entró en el redil,
no volverá a las andadas,
ya no podrá delinquir
ni siquiera con miradas
porque atenta, doña Elín
vigila y está agazapada
alerta a cualquier ofensa
que El tigre pueda causarla.
¿Qué más quiere doña Elin?
Tiger está ya sin ganas
y en ninguna cama ajena
ha de volver a engañarla.
Eso, al menos, se deduce
ya que, dominado el sexo,
le han podido dar el alta
en la clínica privada
donde el Tigre, según dicen,
de su adicción se curaba.
Ha vuelto a dormir en casa,
a entrenar muy de mañana
ora en el campo de prácticas,
o corriendo por el bosque,
como si nada pasara.
Hará el amor a su hora,
y nunca de madrugada.
Solo su mujer  aguarda
la llegada del guerrero
con la cena preparada
y el postre, luego acostada.
Tiger, por fin, confesó,
ha sido parco en palabras
y nadie le ha preguntado
porque respuestas faltaban
y siguen quedando ahora
cuestiones que no están claras.
¿Cuál es el perdón que implora
el deportista de talla
si nada de lo que ha hecho
al mundo le interesaba?
Y si no hubiera chocado
en su salida alocada
de una casa tan lujosa
como la que ocupaba,
nadie se hubiera enterado
de todo lo que pasaba
entre esos bastidores
que siempre oculta la fama.
El problema está en el golf,
el deporte en que triunfaba
que se ha quedado de piedra
y sin réplica adecuada.
Se van los espectadores
ya  no compran  las entradas
que solo por verle a él
a millares se pagaban,
y en cuanto a las transmisiones
que por la tele se daban
ya no se queda ni el tato
al final de la jornada.
Se ha ido hasta Gatorade
que la bebida le daba
y hasta los tíos de PETA
que a los animales guardan
le han colocado de ejemplo
para decir a las masas
que hay que castrar a los perros
y a los gatos que maullaban
porque ya son multitud
y es malo que nos invadan.
¿Y qué harán los sponsors
que a Tiger le contrataban
si no encuentran sustituto
de la noche a la mañana?
Volverán todos unidos
cuando Tiger tenga ganas
y emboque desde muy lejos
y se entusiasme la grada.
Tiger tiene que volver
de una manera inmediata
para hacer lo que bien sabe
jugar al golf y no cagarla
en estancias y aposentos,
en salas de nota mala.
¿Y para qué necesita
volver a pisar la entrada
de la clínica del sexo,
de la sanidad privada,
donde los tigres se vuelven
gatos con mirada rara?
Tiger lo que necesita,
más que una cebra un pijama,
es a Butch Harmon dispuesto
a darle clases de calma,
de serenidad, sosiego,
drivers con mayor pegada
y buen tino con el putt
por si no la deja dada.
Hay que tener disciplina
y saber dónde meterla
que no siempre es compatible
si no se sabe sacarla.
Que el adulterio no es bueno
lo dice hasta el Dalai Lama
y si volver al budismo
le deja las cosas claras,
que se apunte de inmediato
a recibir enseñanzas
de las que Buda reparte
por buena parte de Asia.
Este cuento se eterniza,
esta historia no se acaba.
¿Quién te está comiendo el coco,
quién te aparta de las canchas
cuando todos te pedimos
que vuelvas a las andadas,
a caminar por los campos
del golf de las Olimpiadas?
A ninguno le concierne
si no cumples en tu casa;
ni siquiera fuera de ella
nos preocupan tus hazañas;
solo queremos juzgarte
por lo que en el campo hagas.
¿Por qué te empeñas entonces
en dejar en la estacada
a millones de personas
con tu destreza encantadas.
Solo en el campo de golf
nos alegran tus bravatas
y si fuera de él te almuerzas
hasta trescientas fulanas,
allá tú con tu dinero
y con tu vida galana.
Eso sí, ni nos mientas
ni hagas gloria pregonada
de tus bondades mundanas.
Juega al golf y sé buen padre,
que si no eres buen marido
y tu mujer no te aguanta
para eso están los divorcios
y con todo lo que ganas,
se puede dar tu mujer,
o tu ex, si a eso llegara,
una existencia de dulce,
una vida regalada.
Que no es la única pareja
que en el mundo se separa.
Aquí putt y después, gloria,
lo demás no importa nada.
 (En la foto, un tigre de Bengala, en reposo, del archivo de Wikimedia Commons)
No es posible comentar.