Torneos

Jordan Spieth (-17) no ha vuelto todavía, pero Brooks Koepka (-19), sí y ganó en Scottsdale

(En la imagen, Brooks Koepka; bajo estas líneas, una foto de archivo del par 3 del hoyo 16 de Scottsdale, en Phoenix, Arizona, el «hoyo Stadium» donde habitualmente se agolpan más de 30.000 espectadores cada jornada, en el Waste Management Open (4-7 febrero), aunque en esta ocasión no hubo más de 5.000 personas, debido a la pandemia que no nos deja vivir).

Brooks Koepka (-19) fue el ganador del Waste Management Open, que finalizó el domingo 7 de febrero en el TPC Scottsdale (par 71). Antes de continuar con la noticia del torneo, voy a referirme a mi crónica anterior que titulaba con una pregunta: ¿ha vuelto Jordan Spieth?

Tras explicar que ra colíder después de la tercera ronda del Waste Management Open, que finalizó el domingo 7 de febrero en el TPC Scottsdale (par 71), la cuestión se refería a si sería capaz el texano de volver a ganar después de tres años y de no haber pasado el corte la pasada semana.

Les contaba que desde primero de periodismo te enseñan que en un titular no se debe hacer una pregunta. Pero añadía yo que la cuestión llevaba implícita la promesa de responder a la pregunta un día después de formulada.

Así pues, atención al dato: Jordan Spieth, sus 27 años, con tres Grandes en su haber y sin una victoria desde hace tres temporadas, era colíder (-18), a falta de una jornada, en el Waste Management Open, pero con su tarjeta de 72 golpes del domingo acabó cuarto (-17), empatado con el mexicano Carlos Ortiz y el veterano Steve Stricker.

Total: la respuesta es… que Jordan todavía no ha vuelto, pero está en camino: el texano (67, 67, 61 y 72) había.firmado una tercera jornada con diez golpes bajo el par 71 del TPC Scottsdale y empataba en la primera posición con su compatriota Xander Schauffele.Y eso, cogiendo solo seis calles desde el tee de salida, lo que es su calvario desde el comienzo de su carrera y, especialmente en los últimos tiempos. A pesar de eso, sus golpes de recuperación y, sobre todo su putt, que ese sí volvió a ser el de antes en la tercera ronda del torneo, con dos magníficos putts de más de diez metros en los hoyos 16 y 17 lo que le hicieron firmar diez birdies y ni un solo bogey, para entregar la mejor tarjeta de una tercera ronda, en los últimos tres años.

Pero no fue suficiente y la victoria no volvió; eso sí acabó en cuarta posición y le devuelve la confianza perdida. Al que sí le sirvió un final de seis golpes bajo el par del campo fue a Brooks Koepka. El norteamericano, que llevaba un tiempo a la baja, debido a una lesión que tardó más en curar de lo previsto, firmó cuatro vueltas de 68, 66, 66 y 65 golpes y se coronó campeón (-19) en un torneo que ya ganó en 2015, pero después de tres semanas seguidas sin pasar el corte.

Koekpa terminó en un final con tres birdies (13, 14 y 15) y un eagle en el 17, para una vuelta de 65 golpes y un acumulado de -19 y terminar con un golpe de ventaja sobre el norteamericano Xander Schauffele y el coreano Kyoung-Hoon que empataron (-18) en la segunda posición, y dos sobre Spieth, Stricker y Ortiz.

CONCLUSIÓN: JORDAN SPIETH NO HA VUELTO… TODAVÍA

Por zanjar la cuestión es conveniente aclarar que Jordan Spieth, uno de los jugadores más queridos del público norteamericano, empezaba bien los torneos, pero se atascaba los viernes, y cuando pasaba el corte, casi siempre por los pelos, se hundía en la tercera jornada, en la que nunca le ganaba al campo.

En esta ocasión, si lo ha hecho y por eso, precisamente, puede decirse que Spieth ha vuelto, aunque haya que seguir poniéndole una interrogación a su posible regreso… triunfal, más allá de este cuarto puesto del domingo 7 de febrero.

En cualquier caso, Jordan ha iniciado el regreso a los puestos de privilegio y, precisamente ha sido en Scottsdale, el torneo que más público recibe en el Circuito Americano; y la buena noticia del jugador coincide con la del regreso del público al TPC Scottsdale; aunque no son más de 5.000 personas las autorizadas, el caso es que ahí están para aplaudir el retorno de Jordan, en una prueba en la que están, amén del citado Schauffele, Justin Thomas, Brooks Koepka, Rory McIlroy… casi todos al aparato, menos los que han preferido la búsqueda del tesoro, en forma de petrodólares, en Arabia Saudita.

JON RAHM (-13), DECIMOTERCERO

Jon Rahm, único representante español en la prueba, acabó decimotercero (-13) empatado con Rory McIlroy, Justin Thomas y Harold Warner III.

Con cuatro tarjetas de 68, 69, 66 y 68 golpes, el vasco ha seguido teniendo problemas, posiblemente, con su nuevo material, producto de la empresa Callaway, con la que ha fichado este año; especialmente sus problemas parecen ser con el putt que no termina de ajustarse a las necesidades del español, a pesar de que el prototipo del conocido «two balls» se parece mucho al «spider» de Tylor Made que era el que utilizaba antes.

LOS PETRODÓLARES SAUDÍES

En definitiva, la buena noticia para los aficionados es el «regreso» de Jordan Spieth; el ganador de tres Majors, hundido desde hace varios años en posiciones que nunca hubieran pensado sus seguidores, y que no pasó el corte la pasada semana en San Diego. El corte en Arizona se estableció, el viernes 5, en -3 y lo superaron que superaron 66 jugadores.

La prueba está dotada con 7.300.000$ y, aún así, han faltado a la cita, como queda apuntado en esta crónica, algunos de los mejores jugadores del ranking mundial, que sí han ido al Saudi International; y eso, a pesar de que en Arabia Saudita el montante en premios es de «solo» de 3.500.000$ (ver la explicación de este extraño fenómeno de «generosidad» en la crónica sobre el torneo del Circuito Europeo, en esta misma página web).

No es posible comentar.