Torneos

Daniel Berger (-18) ganó el AT&T Pebble Beach, en California. Jordan Spieth (-15), tercero

Ver leaderboard del AT&T Pebble Beach ProAm

(En la imagen, una vista del espectacular hoyo 7, par 3, del Pebble Beach Golf Links (par 72).

Daniel Berger (-18) ganó el AT&T Pebble Beach, en California, con dos golpe de ventaja sobre Maverick McNealy y tres sobre Jordan Spieth y Patrick Cantlay, que empataron (-15) en la tercera plaza.

En un top cinco en el que todos eran americanos, menos el inglés Paul Casey, que empató (-14) en la quinta posición con Nate Lashley, Berger (67, 66, 72 y 65) se mostró como el jugador más consistente en la última ronda, y sus 7 golpes bajo el par del Pebble Beach links, se convirtieron en el mejor resultado de la jornada.

Jordan Spieth, que era líder (-13) a falta de la jornada del domingo 14 de febrero, no pudo incluir un trofeo más en una larga lista que se quedó estancada en 2017, años en el que venció este AT&T Pebble Beach Pro Am, y en el Open Británico.

Eso sí, Spieth lleva dos torneos seguidos terminando entre los cinco primeros y dando muestras de que ha vuelto a estar en el grupo de los que, más tarde o más temprano terminan ganando.

Spieth (65, 67, 71 y 70), parece haber dejado zanjada, de una vez por todas, la polémica sobre si ha vuelto o no a su mejor forma de hace tres años y, aunque esto es «golf y la madre que lo parió» y nunca se sabe lo que puede ocurrir en el futuro, el texano hacuajado un magnífico torneo, y los aficionados, que son muchos, se alegran y lo aplauden.

En Pebble Beach, al contrario que la pasada semana en el Waste Management Open, no salía el domingo tras un espectacular sábado, cuando firmó una tarjeta de diez golpes bajo el par del campo; el sábado 13 de febrero, su vuelta en Pebble Beach no fue como la de la pasada semana, lo que era mejor, en teoría, para su actuación el domingo. Es muy difícil repetir una tarjeta de -10 al día siguiente, pero no es tan complicado mejorar un -1 en una ronda, en la que te pones de líder y entregar una tarjeta bajo par para ganar un torneo.

Pero Spieth, igual que le ocurrió el sábado, cuando firmó un 71 muy trabajado, no pudo bajar de 70 (dos bajo el par del campo) y con ese resultado solo pudo acabar tercero (-15).

Si el sábado firmó una tarjeta con bogeys en los hoyos 2, 10, 12 y 14, todos ellos por fallos con el putt de alrededor de dos metros, que es su cruz en los últimos tiempos; sus birdies en los hoyos 4, 6 y 9 y, sobre todo, el espectacular eagle del hoyo 16, par 4, embocando la bola con un hierro ocho, al final pudo conservar el liderato.

El domingo, cuando los aficionados esperaban ver al Spieth de las dos primeras jornadas, el jugador volvió a ser el del día anterior, con cinco birdies, pero tres bogeys achacables casi todos al putt de alrededor de dos metros, le dejaron sin posibilidad de levantar un nuevo trofeo.

RAFA CABRERA, FUERA DEL CORTE

Rafael Cabrera Bello era el único español que participaba en el tradicional AT&T Pebble Beach ProAm, que se sigue llamando así oficialmente, pero que este año, por lo de la pandemia, no se disputa en formato Pro AM; tampoco se disputa en los tres campos en los que se jugaba cuando participaban los amateurs formando equipo con un profesional, pero sí en dos de los recorridos del famoso complejo californiano: Pebble Beach Links y Spyglass -el más difícil de los dos campos-, durant las dos primeras rondas.

Y he escrito «era» porque tras la dos jornadas iniciales, el canario (+4) con dos tarjetas de 73 y 75 golpes, se quedó fuera del corte en esta prueba que era su debut en el año, en el PGA Tour. Tampoco lo pasó Phil Mickelson que acabó (+10) muy cerca del último -eran 156 jugadores los que iniciaron la prueba-. El zurdo californiano no está ya para tantos trotes y, recién llegado de Arabia Saudita, donde jugó «invitado» por la organización, al margen de sus propios méritos, no ha podido aguantar tanto tute y con dos tarjetas de 74 y 80, se tuvo que marchar a casa… a descansar.

AKSHAY BHATIA: EL JOVEN QUE NO QUERÍA ESTUDIAR

Akshay Bhatia, que ha pasado de la secundaria a convertirse en profesional del golf, sin querer saber nada de la universidad, es la nueva figura en ciernes del PGA Tour. A sus 19 años, aunque no tiene Tarjeta del European Tour, no para de recibir invitaciones porque su juego y sus resultados se lo merecen. En Pebble Beach, sus cuatro tarjetas de 64, 73, 72 y 73, le llevaron al puesto trigésimo (-6) después de haber sido top ten al comienzo de la prueba, alimentado por sus 8 golpes bajo par de la ronda inicial.

El Circuito Europeo «descansa» practicamente durante un mes, una vez que el torneo de Oman se ha suspendido por el coronavirus y no se volverá a disputar hasta la segunda semana de marzo, mes en el que está previsto reanundar la competición, en Qatar (11-14) y en Kenia (18-21)… si la pandemia lo permite.

SIN DUSTIN, PERO CON JORDAN

En Pebble Beach no está Dustin Johnson, ganador precisamente la pasada semana en Arabia Saudita, y que venció dos veces (2009 y 2010) aunque se puede disfrutara de un Jordan Spieth, recién casado, que intenta volver por sus fueros -y ha empezado bien- y también a Rickie Fowler, que no parece estar en su mejor momento de forma y que no pasó el corte.

Precisamente uno de los partidos estelares esra el formado por Jordan Spieth, Rickie Fowler, y el canadiense Nick Taylor, ganador la pasada edición en la que sumó un premio de 1.404.000$, del total de 7.800.000$ que se reparten en la prueba.

Jordan Spieth fue ganador de esta prueba en 2017, año en el que ganó el Open Británico, y Phil Mickelson, el zurdo californiano sí estará en el tee de salida de Beach, también llegado directamente de Arabia Saudita, tiene cuatro triunfos (1998, 2005, 2007 y 2012) en esta competición.

Nicklaus y Tom Watson lo ganaron en dos ocasiones y Tiger Woods, en una, el año 2000.

Comentar