Torneos

Horschel ganó el BMW PGA, en Wentworth; el Pisha (-8), primer español; Cabrera (-1) se hundió al final

Ver leaderboard del BMW Championship

Billy Horschel (19), que no estará en la Ryder Cup, no ha podido elegir mejor satisfacción que la de ganar en Europa el BMW PGA Championship de Wentworth, donde el cuadro final estaba plagado de jugadores europeos del equipo Ryder. Eso que se lleva el norteamericano, que se ha quedado fuera de la lista de doce componentes del equipo norteamericano. (Ver más información en esta misma página web).

Es como la venganza del lorito -que todo lo «casca»- pero que se une al premio de 1.125.951,98 € logrado por el título. una cantidad similar a la de los grandes torneos de los Estados Unidos. Dicen que el dinero no lo es todo pero, en este caso, el de Florida, a sus 34 años tiene un curriculum superior al de Scottie Scheffler, por ejemplo. Al margen de sus seis victorias en el PGA Tour, Horschel venció en el Tour Championship de 2014 y, este mismo año, derrotó al propio Scheffler (2&1), precisamente en la final del WGC Dell Technologies Match Play.

Pero los designios de los capitanes de la Ryder Cup, aunque no son infinitos, son inapelables.

Horschel firmó cuatro tarjetas de 70, 65, 69 y 65, para un acumulado de -19 y lograr la emblemática victoria en Wentworth, aunque con solo un golpe de ventaja sobre tres perseguidores: el tailandés Kirachech Aphibarnrat, el inglés Laurie Canter y el galés Jamie Donaldson.

Con este triunfo, el norteamericano se coloca -¡vaya usted a saber por qué- en el segundo puesto de la Carrera hacia Dubai, sin haber pisado suelo europeo -o de otro continente, pero en prueba del European Tour-. Y lo peor es que, de los diez primeros del ranking europeo, ninguno es habitual de este circuito y, alguno de ellos, ni siquiera ha disputado un torneo del European Tour. Claro que, por esos otros designios de los responsables de ambos circuito -europeo y americano- como los Grandes y los WGC puntúan para los dos, pues eso. ¡Qué curioso, verdad!

LA HEGIRA DE LOS EUROPEOS

Se vinieron casi todos los europeos del PGA Tour -menos Rahm, García, Rory y algún otro- para disputar este emblemático torneo, el BMW PGA Championship, que finalizó el 12 de septiembre, en el no menos emblemático campo Oeste de Wentworth (par 72), en el condado inglés de Surrey, muy cerca de Londres.

Y no solo llegaaron los europeos que se jugaban un puesto en la Ryder Cup -Rahm lo tiene asegurado por méritos propios y Sergio era una de las elecciones seguras del capitán Harrington- también lo han hecho todos aquellos que, al panal de rica miel, acuden por los 8.000.000$ -siempre que los premios son muy altos en el European Tour los contabilizan en dólares… ¿y del euro, qué?- que se reparten en esta prueba perteneciente a las Rolex Series.

EL PISHA, EL MEJOR ESPAÑOL

Al margen de los asuntos de despachos, lo que interesa aquí es escribir del Pisha, del que ya he dicho alguna vez que es como «el rayo que no cesa». A sus 57 años, pian pianito, Miguel Ängel Jiménez, acabó trigésimo (-8) en este BMW de Wentworth y fue el primer español de los cinco que pasaron el corte -ocho en total empezaron la prueba-. Con cuatro tarjetas de 68, 69, 73 y 70, el malagueño acabó en el puesto 30, empatado con Henrik Stenson y otros tres jugadores. Con esta posición, Jiménez, incombustible a sus 57 años, disputaba su tercer torneo seguido -aunque en el pasado Open de Italia no pasó el corte- en Europa y, en esta ocasión ha logrado un premio de casi 56.000€ que no es ningun tontería.

En cuanto a los otros cuatro españoles que pasaron el corte, el segundo (-7) en el puesto 35, fue Pablo Larrazábal; en el 49, terminó (-5) Adrián Otaegui y en el 57 (-3), acabó Nacho Elvira.

El quinto de los españoles, Rafa Cabrera Bello (-1) finalizó en caída libre, en el puesto 67. Con sus cuatro tarjetas de 71, 69, 68 y 79) el canario acabó pidiendo la hora. Rafa había ido de menos a más, pero el domingo, con sus siete golpes sobre el par del campo, cayó en picado y demostró que, desgraciadamente, no está en su mejor forma.

Fuera del corte,establecido el viernes en -2 y que superaron 78 jugadores, se quedaron Adri Arnáus, Jorge Campillo y Álvaro Quirós (-1).

CABRERA PERDIÓ «SU SILLA»

En cuanto a Cabrera, perdida su Tarjeta del PGA Tour para la próxima temporada, ya había encontrado un buen asidero donde agarrarse: ni más ni menos, el BMW Championship, perteneciente a las Rolex Series, dotado con 8.000.000$ y considerado como la joya de la Corona del Circuito Europeo, The Open al margen, por supuesto.

Un buen asidero, claro, si el canario lo hubiera aprovechado, lo que no ha sido posible, sobre todo por esa tarjeta final que no parece abrirle nuevas perspectivas para su posible futuro europeo.

Y Cabrera perdió su «silla» no precisamente por ir a Sevilla: Rafa Cabrera Bello no logró mantener la Tarjeta del PGA Tour, del que era miembro desde 2017, al no poder clasificarse entre esos 25 primeros después de las tres finales del Korn Ferry Tour Championship, la Segunda División del Circuito Norteamericano.

Ha sido la crónica de una decepción anunciada desde hace mucho tiempo, ya que durante todo el tiempo, el español ha estado en el filo de la navaja, hasta el punto de finalizar la temporada regular del PGA en el puesto 170, muy lejos del 125 que consigue la Tarjeta completa.

El canario tenía la oportunidad de una repesca disputando las tres pruebas finales del Korn Ferry Tour. La primera no la jugó debido a su segunda paternidad -está claro que ante el nacimiento de un hijo no hay Tarjetas que valgan-; en el segundo torneo, no pasó el corte y en el tercero, en Korn Ferry Tour Championship, donde debería quedar, al menos en el Top 5, acabó 69, 71, 72 y 68, en el puesto 20, lo que le dejó sin posibilidad alguna de repetir un año más en el Circuito Norteamericano.

Cabrera, que ha descendido hasta el puesto 202 del ranking mundial, ha jugado, en estos cinco años en el PGA Tour, 131 torneos, con 94 cortes pasados, 15 Top Ten y de ellos, cuatro puestos entre los tres primeros.

Durante estas cinco temporadas, el canario ha sumado unas ganancias de 8.598.413 dólares, al margen de los contratos publicitarios que haya podido tener. Cabrera se tendrá ahora que replantear su próxima temporada, durante la que podrá jugar algunos torneos menores del PGA Tour y, quizás piense, de alguna forma, en volver al Circuito Europeo.

Por lo pronto, ya está en Inglaterra disputando el BMW Championship (9-12) en Inglaterra.

Entre los 144 participantes del torneo estaban algunos de los 25 primeros del Korn Ferry Tour Championship, que han logrado su Tarjeta para el PGA Tour 21/22.

Ver los 25 clasificados del Korn Ferry Tour para el PGA Tour 21/22

Comentar