Jon Rahm (-8) no pudo culminar su remontada en Torrey Pines y acabó séptimo. Ganó (-13) Max Homa

0

Ni el primer día, ni el cuarto, Jon Rahm tuvo a su alcance el triunfo en Torrey Pines ((73, 67, 66 y 74), pero dos rondas aciagas, la jornada inaugural y la última, dieron al traste con su sueño. Al final acabó en la séptima posición (-8), a cinco golpes del ganador, Max Homa.

(En la imagen, Jon Rahm en Torrey Pines).

Ver leaderboard del Farmers Insurance Open

Ni el primer día, ni el cuarto, Jon Rahm tuvo a su alcance el triunfo en Torrey Pines ((73, 67, 66 y 74), pero dos rondas aciagas, la jornada inaugural y la última, dieron al traste con sus muchas posibilidades de victoria. Al final acabó en la séptima posición (-8), empatado con Jason Day, a cinco golpes del ganador, Max Homa. El norteamericano acabó con la resistencia de Sam Ryder, que no aguantó el tirón al final y cayó a la cuarta plaza (-9). La segunda posición (-11) fue para un inesperado Keegan Bradley, que llegó desde atrás y con los mismos golpes el sábado 28 que el ganador, 66, logró colocarse en un puesto de privilegio que últimamente le era esquivo.

Rahm, a pesar de todo, sigue siendo un campeón y aunque no pudo culminar su remontada, ahí está, en el Top Ten de otro torneo. No se puede ser brillante permanentemente, lo dijo Borges y lo copiaron otros muchos. Pero Rahm está en el filo de la navaja y consigue mantenerse firme. En cualquier caso, un extraordinario Jon que, de sus últimos cinco torneos ha ganado tres y los dos últimos en este año 2023, con un séptimo puesto en el tercero disputado. ¿Hay quien dé mas? Estamos ante un extraordinario jugador, digno sucesor de Seve, Olazábal, Sergio… Y que sea por muchos años. ¡AUPA JON!

El cuarto puesto de Jon bien merece un ovillejo:

NO ACABÓ LA REMONTADA

Mejor tercera jornada

Remontada

Y la cuarta algo oscura

Futura

La próxima vez será

Ganará

La final ya está olvidada

Hay más días que longaniza

Y Rahmbo lo garantiza

Ganará, futura, remontada

CRÓNICA DE UNA MACHADA QUE NO DIO FRUTO

A falta de una jornada, y a pesar de una primera ronda aciaga (73, 67, 66), Jon Rahm era segundo en solitario, a solo dos del líder, Sam Ryder, en el Farmers Insurance Open, que finalizó el sábado 28 en Torrey Pines, en San Diego, California. El norteamericano (64, 68, 72 ) no pudo con el campo Sur de La Jolla y acabó la tercera jornada al par 72 del recorrido; Ryder perdió así la ventaja de ocho golpes que le llevaba al español, al iniciarse la ronda del movimiento. Rahm tiene tras él a Tony Finau (-8) otro que hizo otra «machada» -que ya no se les puede llamar simplemente remontada- y firmó 64 golpes hasta llegar a la tercera plaza. Y eso que pasó el corte -jugó con Jon y Justin Thomas las dos primeras ronda- por los pelos.

Lo importante, en cualquier caso, no fue solo la remontada/machada del de Barrika, que tenía a tiro hasta el liderato porque sabe muy bien lo que es subir escaleras de dos en dos y, aunque no se puede ganar siempre, y menos en un deporte con tanta competencia como el golf, donde a cualquiera le puede sonar la flauta en un momento dado, lo de Rahm es ya un hito histórico en el deporte del golf, y aunque no haya ganado tres torneos consecutivos ya está a la altura de jugadores como Tiger, Duval, Johnson, McIlroy… que son algunos de los escasos profesionales que tienen tres victorias seguidas

Lástima del doble bogey del hoyo 7 en la ronda final, porque, como en el 5 de la primera jornada, dio al trate con su juego. A partir de entonces, Jon no pudo mejorar su actuación: dos victorias seguidas pesan más de lo que parece y, además, son muchos y muy buenos los jugadores que participan en el PGA Tour, a pesar de las «deserciones» forzosas por el LIV Tour. Por eso, la victoria no es lo único importante, con ser lo mejor, porque ahí quedan sus resultados, su actitud y su presencia permanente en el Top Ten de todos los torneos en los que participa.

La dificultad del golf se puede palpar en cada prueba. Precisamente tenemos el caso de Davis Thompson, el rookie de 23 años que acabó segundo, a un solo golpe de Rahm, la pasada semana en el American Express, en La Quinta, también en California y que, esta semana (71, 71, 74) ha pasado el corte, pero se le ha hecho bola la prueba. Aún así, aunque está (+2) en el puesto 45, y no le haya sonado la flauta en esta ocasión, es un jugador de los que va a interpretar su sonido en muchos torneo.

LA REMONTADA DE JON

Jon Rahm (+1) no tuvo suerte en la primera jornada del Farmers Insurance Open, en California. El español estaba a 9 golpes de los tres colíderes, dos norteamericanos Sam Ryder, Brent Grant y el inglés Aaron Ray. El español no tuvo su día en el campo Sur de Torrey Pines, el recorrido mágico de Jon, donde logró su primera victoria en el PGA Tour y el US Open; y eso que la jornada, que amaneció fresca se fue arreglando y era perfecta para jugar al golf.

Jon empezó bien, con dos birdies en los hoyos 2 y 5, pero un doble bogey en el par 4 del hoyo 7, acabó con ese buen comienzo. A partir de ahí, bogeys en los hoyos 12 y 15 por solo un birdie en el 16: conclusión una tarjeta de 73 golpes y un acumulado de +1 que le dejaron en el puesto 116, empatado con otros 11 jugadores entre los que estaba Tony Finau, compañero de partido, con Justin Thomas, como tercero en discordia, durante las dos primeras rondas.

La segunda jornada, en el Campo Norte, en teoría más sencillo que el Sur, empezó como la primera: Jon firmó dos birdies en los dos primeros hoyos (el diez y el once), saliendo desde el 10. Un bogey en el par 3 del hoyo 3 frenó su buena trayectoria y en el 18 volvió a firmar otro bogey.

Los segundos nueve hoyos fueron otro cantar; pares del 1 al 4 y a partir de ahí, la gloria: eagle al 5 y birdies en el 6, 7 y 8. Lástima porque no pudo aprovechar el par 5 del 9 y se conformó con un par: total, cinco golpes bajo par y la remontada conseguida.

Jugados ya los dos recorridos de Torrey Pines por todos los participantes, y establecido, al par, el corte en Norte y Sur, los 73 profesionales que pasaron al fin de semana, la tercer ronda se disputó en el Campo Sur.

Y en esa tercera jornada, el acabose. Jon cogió su fusil -entiéndase driver o hierros- y empezó a hacer birdies: uno en el hoyo 4 y bogey en el 5, y a partir de ese momento, tres birdies seguidos para terminar en el nueve, par cinco, con un eagle. Total, 31 golpes en la primera vuelta y, aunque en la segunda solo firmó un birdie en el hoyo 15, sus 66 golpes acumulados, le llevaron a ese puesto de privilegio que le hará salir al campo en el partido estelar, junto a Ryder y Finau.

DE MIERCOLES A SÁBADO

Esta prueba, con un premio en metálico de 8.700.000€ se juega (25-28 enero) de miércoles a jueves, debido a los compromisos de la cadena de televisión CBS que va a emitir el domingo la final de la Conferencia de la NFL que enfrenta a Kansas y Cincinnati. Además, en Torrey Pines se celebrará el domingo 29 un torneo de la APGA, una asociación dependiente de la PGA, sin ánimo de lucro, para apoyar a los profesionales con escasos medios, especialmente de raza negra, y la coincidencia hubiera provocado problemas de logística esa jornada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *