Noticias

Mike Weir, un canadiense con Chaqueta Verde, estará en el Open de Andalucía

(Mike Weir, en la foto de Richard Wayne, del archivo de Wikimedia Commons, se une a la nómina de campeones del Open de Andalucía Costa del Sol).
Cinco serán los ganadores de Grandes que desde el 15 al 18 de marzo tomarán parte en el Open de Andalucía Costa del Sol, que tendrá lugar en Aloha Golf, en Marbella. Mike Weir, campeón del Masters de Augusta en 2003, completará el quinteto de Grandes jugadores en el torneo.
José Mari Olazábal, Paul Lawrie, Michael Campbell, Rich Beem y Mike Weir componen un quinteto de lujo para el Open de Andalucía Costa del Sol, un torneo que debe resultar especial y muy atractivo para los jugadores, puesto que el canadiense ha decidido cruzar el charco para jugar en Aloha Golf. Weir vuelve a la Costa del Sol doce años después de su victoria española: en el 2000 consiguió en Valderrama uno de sus trofeos más importantes, el American Express Championship, torneo perteneciente a las Series Mundiales con el que aquella temporada se clausuraron ambos circuitos, el Europeo y el PGA, en el que se impuso a los mejores encabezados por Tiger Woods.
Mike Weir nació en 1970 en Ontario, Canadá, se hizo profesional en 1992 y comenzó su carrera en el PGA Tour en el 98. Apasionado del hockey, modalidad que practicó siendo un niño, pensaba dedicarse profesionalmente a este deporte hasta que el golf se cruzó en su camino. Ganó su primer torneo en el PGA Tour en 1999, después de haber triunfado en el circuito canadiense, y al año siguiente disputaba su primera Presidents Cup liderando el equipo internacional, con récord de 3-2-0. Ha participado en cinco ediciones consecutivas de la prueba, derrotando a Tiger Woods en el último partido en 2007.
Weir se impuso en cinco torneos en el PGA Tour antes de saltar a la fama gracias a su triunfo en el Masters de Augusta en 2003, superando a Len Mattiace en el primer hoyo de play-off; firmó una última vuelta de 67 golpes sin cometer un solo error, hazaña que únicamente han logrado cuatro ganadores en toda la historia del primer Grande del año. Se convirtió en el primer canadiense y a la vez en el primer zurdo que ganaba el torneo, recibiendo en Canadá el premio al “Mejor Atleta del Año”, igual que sucediera en 2000 y 2001.
Cuando tenía 13 años Mike escribió a Jack Nicklaus pidiendo consejo sobre la conveniencia de aprender a jugar al golf a diestras, a lo que el número uno del mundo respondió que no era necesario, y que no debía cambiar su forma de jugar al golf. El zurdo guarda la carta del más Grande entre sus tesoros más preciados.
Una operación en el codo ha mantenido a Weir en el dique seco durante algunos meses, período que ha aprovechado para dedicarse a sus otras pasiones: la producción de vino, y su fundación constituida en 2004 con el objetivo de ayudar a familias necesitadas a través del programa Mike Weir Miracle Golf Drive for Kids.
Su palmarés incluye ocho títulos del PGA Tour: 1999 Air Canada Championship; 2000 World Golf Championships-American Express Championship; 2001 The Tour Championship; 2003 Bob Hope Chrysler Classic, Nissan Open, Masters; 2004 Nissan Open; 2007 Fry’s Electronics Open; además de otras cinco victorias internacionales.
Hace cinco años inauguró su bodega en la que produce varios tipos de vino: Riesling, Sauvignon Blanc, Espumoso, Chardonnay y Cabernet Merlot, su vino estrella. Mike ha heredado la pasión por los buenos caldos de su abuelo italiano, que producía vino para consumo familiar en su casa junto a las Cataratas del Niágara. El campeón y su mujer, Bricia, empezaron plantando un pequeño viñedo en su jardín y actualmente se ocupan muy de cerca del funcionamiento de la bodega. En la cena de campeones en Augusta en 2004, de la que era anfitrión, escogió vinos de la denominación de origen Niágara, que promociona siempre que puede.
Actualmente, con la ayuda de su íntimo amigo Nick Price, Weir está intentando recuperar el juego y la confianza en sí mismo que le auparon a lograr el triunfo en Augusta y sus trece victorias internacionales. En anteriores ediciones ha quedado patente que el Open de Andalucía Costa del Sol es un torneo talismán, y ha supuesto para muchos la plataforma que de nuevo les ha lanzado hacia al éxito. Como suele decir Miguel Ángel Jiménez, responsable de la organización: “Veremos qué nos depara el destino”.
No es posible comentar.