Torneos

¡iNCREIBLE RAHMBO! TERCERO EN MEXICO

 

 

 

 

Ver leaderboard del Circuito Europeo del WGC Mexico Championship

 

Jon Rahm (-12) terminó tercero,con cuatro tarjetas de 67, 70, 67 y 68, empatado con el inglés Ross Fisher, en el WGC Mexico Championship, a solo dos golpes de Dustin Johnson, el número 1 del mundo que demostró (70, 66, 66 y 68), una vez más, que el golf tiene líder para rato. El norteamericano acabó la última jornada con los mismos golpes que Jon, lo cual dice mucho de lo bien que jugó el español esa última vuelta. Con su tercera posición en México, Rahm asciende hasta el puesto 25 del ranking mundial, logra alrededor de 450.000 $ y se coloca sexto en la clasificación de la FedEx Cup. Sergio García (-7) fue decimosegundo y conserva su décima posición del ranking mundial, gracias a sus aproximadamente 150.000 $ logrados en México.

Johnson, que mantiene su liderazgo mundial, se embolsó 1.620.000 $ de los 9.750.000 $ que se repartieron en premios, dinero de los mexicanos, los mismos a los que Donald Trump quiere separar con un muro y a lo que los vecinos del Sur responden con publicidad para atraer a los norteamericanos que juegan al golf.

A falta de tres hoyos para finalizar el torneo, que se disputó en el Chapultepec G.C. (par 71), a las afueras de Ciudad de México, Jon Rahm (-14), era líder en este Campeonato del Mundo mexicano, que era su primer torneo de las series WGC, al que ha accedido con menos de un  año como profesional.

El vasco, de 22 años -Rahmbo para sus amigos universitarios de Arizona State-, estaba demostrando sus cualidades para luchar por todo y en todos los escenarios, y su capacidad para quedarse en esos puestos del ranking mundial, en los que solo están los más grandes de este deporte. Con dos compañeros veteranos, como Phil Mickelson y Lee Westwood, Rahm  no solo no se arredró en una última jornada decisiva y con mucha presión, sino que terminó esa ronda final con 68 golpes, tres menos que Mickelson (71) y ¡¡¡diez menos!!! que Westwood (78).

Tras firmar tres birdies, entre los hoyos 10 y 15 de la última vuelta, el domingo 5 de marzo, y colocarse en cabeza, con un golpe de ventaja sobre Dustin Johnson, que había salido con una diferencia sobrada del tee del 1 en la cuarta jornada.

Sin embargo, dos bogeys en los hoyos 16 y 17, con la bola lamiendo el hoyo para par en los dos greenes, le dejaron a dos golpes de la victoria y en tercera posición, ya que un birdie del inglés Tommy Fletwood, número 1 de la Carrera hacia Dubai, le birló al de Barrika, la segunda plaza del torneo.

En todo caso, aunque no consiguiera el triunfo, algo que está dentro de la normalidad, Rahm no solo no ha defraudado a nadie, sino que ha demostrado que sus posibilidades en el futuro, en un deporte tan competitivo como el golf, son ilimitadas.

Para empezar, ya tenemos los aficionados españoles un referente al que tener en cuenta en las conversaciones en los hoyos 19 de todos los campos de nuestra geografía nacional. El torneo que ha realizado el vasco es de sobresaliente, tirando a matrícula de honor. Y nos deja tan buen sabor de boca, con ese tercer puesto, como si hubiera ganado.

LOS MÉRITOS DE MICKELSON

A Phil Mickelson hay que dedicarle un párrafo aparte. Con cuatro tarjetas de 67, 67, 68 y 71, el zurdo californiano acabó en la séptima posición (-10), empatado con Rory McIlroy y Brandt Snedeker. El mérito del veterano «lefty» está en sus recuperaciones y en sus golpes mágicos. En las cuatro jornadas, su golpe de salida, bien fuera driver, bien madera 3, acabó la mayoría de las veces fuera de la calle y, aún así, su lucha por el triunfo hasta el final y su puesto en el top ten son de aplaudir.

Y si hablamos de méritos no se pueden olvidar los de Jordan Spieth (71, 72, 63 y 71), que después de empezar con muchas dudas en las dos primeras rondas, firmó el sábado, un 63 -8 golpes bajo el par 71 del Chapultepec G.C., que fue la mejor tarjeta de todo el torneo- y ascendió 30 posiciones hasta colocarse décimo, empatado (-7) con otros tres jugadores.Lástima que en la última ronda su vuelta al par le dejara en la decimosegunda posición (-7), empatado con Sergio García, J.B. Holmes y el paraguayo Fabrizio Zanotti,

SERGIO (-7), DECIMOSEGUNDO

A Sergio García (-7) que acabó decimosegundo, como queda dicho, le costó acostumbrarse a los greenes de este vetusto pero bello y bien vivo campo de Chapultepec, en México City, donde durante siete años se va a seguir disputando el primero de los cuatro Campeonatos del Mundo de la temporada norteamericana.

Con cuatro tarjetas de 68, 71, 68 y 70 golpes, García no ha hecho un mal torneo, pero tampoco bueno. En su línea habitual, entre el top 10 y el top 20, el castellonense sigue ahí y tiene toda una temporada por delante, para seguir demostrando que, este año también, hay que contar con él para casi todo. Conseguirá triunfos o no, pero su juego sigue en el buen tono de siempre.

Otros dos españoles jugaron este WGC mexicano: Rafa Cabrera Bello (72, 69, 71 y 72) acabó (+1) en el puesto 38, exactamente en el término medio -ya que terminaron 76 jugadores, de los 77 que iniciaron el torneo, del que se retiró Henrik Stenson, con problemas estomacales, en la primera jornada-, que es donde está la virtud, en cualquier otro lugar que no sea una clasificación deportiva.

El canario no terminó de encontrarse a gusto en el Chapultepec, G.C. a 2.000 metros de altura, aunque terminó en un puesto razonable; peor fue lo de Pablo Larrazába, que llegó a este WGC gracias a su buena posición en la Carrera hacia Dubai, pero que en ningún momento se hizo con las riendas del campo. Cuatro tarjetas de 73, 73, 75 y 78, demuestran que no solo empezó mal, sino que se dejó ir en las dos últimas jornadas. Es una lástima porque el catalán, que no tiene muchas oportunidades de jugar Grandes o torneos del Campeonato Mundial, podría haber intentado mejorar posiciones en las últimas rondas y no ceder ante la apatía que puede provocar verse en una mala situación en el leaderboard. Finalmente acabó, con todo merecimiento, en el puesto 72, empatado con otros tres jugadores, en el antepenúltimo lugar.

 

En cuanto al mexicano Roberto Díaz, al que en el leaderboard del European Tour convirtieron en español hasta la segunda jornada del WGC que está disputando en su país -ver más información en esta misma página web- acabó (+10) en el puesto 67, con tarjetas de 71, 76, 71 y 76 golpes.

LOS PROBLEMAS CON DONALD TRUMP

El primero de los cuatro campeonatos del mundo que, habitualmente se ha jugado en Doral, en Miami, uno de los campos de Donald Trump, ha viajado a la ciudad de México y, concretamente al Chapultepec G. C. (par 71), debido a las divergencias entre el PGA Tour y el actual presidente de los Estados Unidos, por las declaraciones de Trump a favor de construir un muro en la frontera con México.

Al margen  de los proyectos de Donald Trump respecto a México, parece extraño que esa sea la única razón por la cual el WGC viaje hasta el país centroamericano, cuando hasta ahora el PGA Tour solo había ido a México gracias a la empresa española OHL, que patrocina desde hace varios años, el OHL en Mayakoba, en la Riviera Maya mexicana, donde el grupo hispano, presididido por el ex ministro Villar Mir, tiene importantes negocios turísticos.

¿Será el poderoso caballero -y no me refiero a Trump, sino al gran amigo de Quevedo- el causante verdadero de las desavenencias entre la PGA y el presidente del gobierno norteamericano?

Porque la excusa de la PGA de convertirse en defensora de la «causa mexicana» con respecto al muro con el que amenaza Trum, no suena nada verosimil.

LOS MEJORES DEL MUNDO

En México se dan cita, por primera vez en el año, los cincuenta primeros jugadores del mundo, a excepción de Jason Day, con problemas físicos, que se ha disculpado por su ausencia, y con la retirada de Henrik Stenson en la primera ronda. Junto a los citados, están, hasta un número total de 77 (76 después de la ausencia del sueco) los mejores clasificados en las distintas competiciones que se desarrollan en todo el mundo.

Ha comenzado el espectáculo; no es en Doral, en esta ocasión, sino en Chapultepec, a ritmo de rancheras y con los mariachis a la puerta. En este torneo, que el pasado año ganó Adam Scott -desaparecido en combate en esta edición- y se llevó 1.620.000 $, se reparte un total de 9.750.000 $.

No es posible comentar.