Torneos

McIlroy cayó en la «Trampa del Oso» y dio, en play off, a Russell Henley, el Honda Classic de Florida. Sergio (-5), en el top ten

 

 

 

 

 

(En la imagen la roca de gran tamaño, delante del tee del hoyo 15, del recorrido Champions del PGA National de Palm Beach Gardens, en Florida, en la que se encuentra la placa que reza: «The Bear Trap». En ella aparece una cita solemne de Jack Nicklaus: «Hay que ganar o perder aquí»).

 

 

 

 

 

 

Ver leaderboard del Honda Classic

 

 

Rory McIlroy (-12) salió líder, el domingo 2 de marzo, en el partido estelar del Honda Classic, en el campo Champìons del PGA National, en Palm Beach Gardens, en Florida. McIlroy (-12) tenía en el tee de salida de la cuarta y última ronda, dos golpes de ventaja sobre el norteamericano Russell Henley y tres sobre el escocés Russell Knox. Rory solo necesitaba una vuelta al par para ganar este torneo, en el que ya había «naufragado» con anterioridad, para imponerse al final de las cuatro jornadas.

 

Sus tres tarjetas de 63, 66 y 69 golpes, las tres rondas anteriores, se quedaron en nada después de firmar 74 golpes en la última jornada, cuatro sobre el par 70 del campo, que le dejaron en -8, empatado con otros tres jugadores, Russell Henley, Ryan Palmer y Russell Knox. 

 

Hasta los hoyos finales, Rory llevaba encarrilada la vuelta para hacerse con una victoria que parecía merecida desde la primera jornada, ya que el norirlandés no había abandonado el primer puesto en ningún momento. Pero McIlroy llegó a la «Trampa del Oso», los tres hoyos 15 (par 3), 16 (par 4) y 17 (par 3), rediseñados por Jack Nicklaus, de donde les viene el apelativo, y ahí empezó su calvario. Salvó el par desde el bunker en el 15, pero cometió doble bogey en el 16, al irse al agua de segundo golpe desde el bunker; en el 17 firmó un bogey, con un segundo golpe desde el bunker… y gracias al birdie del 18 pudo salir al play off, donde le esperan los norteamericanos Henley y Palmer, y el escocés Russell Knox.

 

Finalmente, fue el joven Russell Henley, con una victoria en su haber en el PGA Tour, el que se llevó el gato al agua -y nunca mejor dicho porque aunque no haya gatos en el campo de Nicklaus, sí hay mucha agua- y logró la victoria al firmar un birdie en el hoyo 18, mientras sus tres rivales no pudieron mejorar su registro.

 

GRAN REMONTADA DE SERGIO

 

Después de pasar el corte del viernes 28 de febrero, al par en el pelotón de cola, Gonzalo Fernández Castaño y Sergio García mejoraron también sus vueltas y con una tarjeta de 68 golpes cada uno empataban, el sábado 1, en el puesto 42 (-2). Ambos, que mejoraron 24 puestos, jugaron juntos en la cuarta y última jornada del domingo 2 de marzo. Y cómo lo hicieron… Sobre todo, Sergio. El de Castellón firmó una remontada formidable (72, 68, 68 y 67)  y con tres bajo par de la última ronda escaló 34 posiciones, que unidas a las 24 del sábado le llevaron hasta la octava posición (-5), empatado con otros tres jugadores entre los que se encontraba Luke Donald.

 

Gonzalo Fernández Castaño también tuvo una buena actuación en las últimas rondas (71, 69, 68 y 69). Con un total de tres bajo par, terminó en el puesto 24, empatado con otros ocho jugadores, entre ellos, Rickie Fowler, mejorando 18 posiciones del sábado al domingo. Ninguno de los dos cayeron en la «Trampa del Oso», los hoyos 15, 16 y 17 del campo rediseñado por Nicklaus. Sergio la pasó al par y Gonzalo hizo birdie en el 17, el par 3 que se está jugando con más dificultad que los dos anteriores.

 

Sergio, con cuatro birdies, en los hoyos 1, 6, 10 y 11, y un bogey en el 5,  pasó al par en la última ronda, la «Trampa del Oso». El madrileño, por su parte, hizo cuatro cuatros, valga la redundancia en los últimos cuatro hoyos: bogey en el 15, par en el 16, bogey en el 17 y birdie en el 18. 

 

 

LA RETIRADA DE TIGER WOODS

 

Tiger Woods que pasó el corte del viernes al par 70 del campo de Jack Nicklaus, sin dar sensación de peligro para sus rivales, mejoró su actuación en la tercera jornada del sábado primero de marzo, con 65 golpes, cinco bajo par, lo que le hizo ascender hasta el puesto 17 desde el 66 en el que estaba al comienzo de la tercera ronda, empatado con los dos españoles, Sergio García y Fernández Castaño. Finalmente, el número 1 del mundo se retiró en el hoyo 14 de la última vuelta, alegando dolores de espalda, cuando iba cinco golpes sobre el par del campo. (Ver más información en esta misma página).

 

 

De los tres «desertores» del Accenture, Adam Scott fue el mejor, al terminar en el puesto 12 (-4), a cuatro golpes del ganador. Phil Mickelsonse quedó fuera del fin de semana. y Tiger Woods se retiró, como queda dicho.

 

Tampoco pasaron el corte, establecido al par,  jugadores de la talla de Ángel Cabrera, Padraig Harrington, Thorbjorn Olesen o Michael Thompson, el norteamericano que defendía el título conseguido en 2013.

 

¿HA VUELTO MCILROY?

 

La pregunta del regreso de McIlroy había que contestarla el domingo. Con sus padres siguiéndole los pasos en el campo Champìons del PGA National, en Palm Beach Gardens, en Florida, Rory McIlroy firmó, el jueves 27 de febrero, una magnífica tarjeta de 63 golpes, siete bajo el par 70 del campo, para colocarse líder tras la primera ronda del Honda Classic, en el que está la flor y nata del golf mundial, incluidos los tres «desertores» del Accenture de la pasada semana: Tiger Woods, Adam Scott y Phil Mickelson.

 

El norirlandés, que cumplirá el martes 4 de marzo 25 años, tenía, tras la primera jornada, un golpe de ventaja sobre el joven norteamericano Russell Henley y dos sobre el trío formado por Jamie Donaldson, otro Rory, el sudafricano Sabatini y William McGirt. Rory pasó por la «Trampa del Oso», los hoyos 15 (par 3 de 153 metros, 16 (par 4 de 391 metros) y 17 (paar 3 de 171 metros) del diseño de Nicklaus, con par, par, birdie, más otro birdie en el 18 (par 5 de 500 metros).

 

Y si para McIlroy la primera ronda del Honda Classic ha sido una jornada para festejar por varios motivos -lla presencia de sus padres, el mismo día, el jueves 27 de febrero, en que su madre cumplía años, su próximo propio aniversario, su buena tarjeta del día… y la posibilidad de una unión más estable con su novia, la tenista Carolina Wozniaky- para Tiger Woods, que firmó una tarjeta de 71 golpes (+1), las cosas no fueron tan bien ya que empata con Fernández Castaño en el puesto 79, a 8 golpes del líder.

 

Pero las cosas se le torcieron al final y el norirlandés se ha tenido que conformar con un segundo puesto, compartido con otros dos jugadores, debido a su mal juego en los últimos hoyos del Honda Classic. La historia se repite así que McIlroy tendrá que volver a Florida, para volver definitivamente por sus fueros.

 

 

LAS AUSENCIAS DEL ACCENTURE

 

Uno de los motivos de las ausencias de tres de los mejores del ranking mundial, en el Accenture Match Play de la pasada semana, fue el campo del desierto de Arizona donde se jugó el torneo que, posiblemente no vuelva a esa sede del Ritz Carlton, en Dove Mountain, en pleno desierto de Arizona. Aunque de los tres «desertores» del desierto, Tiger, Scott y Mickelson, solo Scott parece haber reconocido su animadversión al campo/oasis del Sur de Arizona, los otros dos tampoco parecen tenerle mucho cariño, al margen de que haya habido otras causas para no estar en un torneo de la Copa del Mundo que reparte 9.000.000 $ para 64 jugadores.

 

El caso es que Tiger Woods, Adam Scott y Pil Mickelson, que ya no es cuarto del mundo porque le ha arrebatado el puesto el australiano Jason Day, ganador precisamente del Accenture, sí están (27 de febrero a 2 de marzo) en el Honda Classic que se disputa en el Champions Course del PGA National en Palm Beach Gardens, donde también figuran Sergio García y Gonzalo Fernández Castaño, los dos únicos españoles con tarjeta del Circuito Americano.

 

Pero si no querían caldo, aquí tienen taza y media. El Honda Classic, donde defiende título el número 1 del mundo, les espera -a ellos y a otros jugadores, entre los que están McIlroy y Ricky Fowler, aunque no aparecen ni Jason Day, ni Victor Dubuisson, los finalistas del Accenture- el Champions Course del PGA National de Palm Beach Gardens, al sur de Florida. 

 

EL CHAMPIONS COURSE

 

El Champions Course es uno de los cinco recorridos del complejo de Palm Beach Gardens, un par 70 diseñado por los hermanos Fazio, Tom y George y rediseñado en  1990 por Jack Nicklaus que lo dificultó y le puso la «Trampa del Oso» (The Bear Trap), que está formada por los hoyos 15, 16 y 17. 

 

 

Sin embargo, no está toda la dificultad en esos tres hoyos. Hasta llegar a ese final del recorrido hay que pasar por muchos otros problemas, entre ellos el agua que entra en juego en muchos hoyos y los 107 bunkers del recorrido y para colmo, el hoyo 18, que es, según los expertos, mucho más difícil que los tres de la trampa.

 

 

El 18 es un hoyo de 600 yardas (540 metros), con doble pata de perro (dog leg) y verdaderamente impresionante, aunque en el torneo se está jugando más corto, alrededor de los 500 metros.

 

Ante eso se enfrentan los jugadores que acuden al Honda Classic, un torneo que reparte 6.000.000 $ y que tiene para el ganador una bolsa de 1.008.000 $. 

 

¡SUERTE, VISTA… Y AL OSO!

No es posible comentar.