Burns (6 & 5) derrotó a Young y ganó el WGC Match Play de Texas. McIlroy (2 & 1) se consoló ganando a Scheffler

0

Sam Burns, en la foto, derrotó a Cameron Young (6&5) en una final sin historia, y ganó el WGC Match Play, en Austin, Texas. Rory McIlroy se impuso (2&1) a Scottie Scheffler en la final… de consolación.

Ver leaderboard del WGC – Dell Technologies Match Play

Sam Burns derrotó a Cameron Young (6&5) en una final sin historia, y ganó el WGC – Dell Technologies Match Play, en Austin, Texas. Rory McIlroy se impuso (2&1) a Scottie Sheffler, en la final… de consolación. La que, en teoría, debería haber sido la final del torneo, quizás el último WGC Match Play del PGAS Tour, resultó mejor que la finalísima entre dos norteamericanos de la nueva hornada en la que se enfrentaron Sam Burns, de 26 años, nacido en Louisiana y Cameron Young, natural de Nueva York, de 25 años, y sin victorias en el PGA Tour.

Burns, que buscaba su sexta victoria en el circuito norteamericano, empezó mal la prueba ya que su compatriota se adelantó (1 up) tras ganar el hoyo 2. Pero poco le duró la alegría al joven Young -valga la redundancia- ya que, a partir del hoyo 5 empezó el festival Burns que empato el partido y, a partir del hoyo seis, todo fueron victorias para Burns que sentenció el enfrentamiento en el hoyo 13, al ganar por seis hoyos, con cinco por jugar. Burns se había clasificado para la final tras imponerse en el tercer hoyo extra a Scheffler, que llevaba diez victorias consecutivas en este torneo y llegaba como número uno del ránking mundial.

Por su parte, Young pasó a la final al derrotar a McIlroy en un partido muy disputado que llegó al final de los 18 hoyos empatado y que tuvo que dilucidarse en el hoyo 19, a favor del norteamericano.

Mientras, el partido que debería haber sido y no fue, la final del torneo, en el Austin C.C. (un campo al que para ser socio hay que pagar una entrada de 100.000$ y esperar 17 años a que haya un hueco) estuvo mucho más disputado y contó con un número mayor de seguidores que la finalísima. Rory McIlroy salvó el honor europeo al derrotar a Scottie Scheffler, el número del mundo -que lo sigue siendo a pesar de la derrota- por 2 $ 1. El norirlandés fue en todo momento por delante del marcados y hasta llegó a tener tres hoyos de ventaja en el hoyo 5. Scheffler no ganó ni un solo hoyo y en el 17 se despidió (2&1), dejando a McIlroy en la tercera posición del torneo y segundo en el ranking mundial, por delante de Jon Rahm, que no pudo pasar de la competición round robin (todos contra todos) que se jugó del miércoles al viernes.

UNA FINAL INESPERADA

Rory McIlroy, el único europeo de los cuatro jugadores que llegaban al domingo, tenía que enarbolar la bandera de Europa ante los tres norteamericanos que seguían en liza. Pero Rory jugaba la final… de consolación, con Scottie Scheffer, en el WGC – Dell Technologies Match Play, mientras Sam Burns y Cameron Young, que habían derrotado a los favoritos, se enfrentaban en la final. En las semifinales, disputadas el domingo por la mañana, los dos partidos tuvieron que terminar más allá de los 18 hoyos reglamentarios en los que acabaron empatados. Al final, Cameron Young ganó a Rory McIlroy en el hoyo 19 (el hoyo 12, par 5, primero del desempate), mientras Scottie Scheffler caía en el 21 (el hoyo 14, par 4, tercero del desempate), ante Sam Burns. En los dos hoyos anteriores, cada uno de los jugadores desperdició un putt que le hubiera dado la victoria y, finalmente, Burns fue el que pasó a la final.

RAHM FUERA DEL WGC

.Jon Rahm, que perdió (2&1) con Rickie Fowler, en la primera jornada, el miércoles 22, del Round Robin (todos contra todos), en el WGC – Dell Technologies Match Play, derrotó ampliamente (4&3), el jueves 23, a otro norteamericano, Keith Mitchell, que el miércoles había empatado con Billy Horschel. Sin embargo, en la tercera jornada del Round Robin, el español, fuera de su mejor forma, sobre todo en sus tiros a green y con el putt, Rahm perdió claramente (5&4) ante Horschel y se quedó fuera de los octavos de final de este torneo match play que, parece ser, será el último de los Campeonatos del Mundo que se dispute en el calendario del PGA Tour.

Como Horschel ganó a Fowler en su enfrentamiento del jueves, la situación para el español era complicada, aunque ya dependía solo de él. La clasificación del Grupo 2 dejaba, a falta de la ronda del viernes, en la primera posición a Horschel, con 1.5 puntos; tras él empataban, con 1 punto, Fowler y Rahm y ya con solo medio punto, cerraba el cuartero Keith Mitchell, que no tenía ninguna posibilidad de clasificarse, aunque ganara su tercer partido ante Rickie Fowler. Y, contra pronóstico, Mitchell ganó (1 up) a Fowler y Horschel tuvo todavía el camino más libre para pasar al sábado por la mañana y jugar los octavos de final junto a los otros quince jugadores, entre ellos Scottie Scheffler, defensor del título y Rory McIlroy que, en teoría, son los favoritos para la victoria final.

JON, DE MENOS A MÁS… Y A MENOS

Rahm, que empezó la jornada inicial, el miércoles 22, ganando el primer hoyo en el Austin C.C. en la localidad texana de Austin, bajó sus prestaciones a mitad del recorrido, con tres putts en otros tantos hoyos y terminó perdiendo con Fowler. El jueves, vimos a otro Rahm que desarboló a Mitchell desde el principio del partido y nunca dejó que se le pusiera por delante. Así hasta que en el hoyo 15 terminó con ese concluyente (4&3), cuatro golpes arriba y tres por jugar.

Desgraciadamente el viernes Rahm volvió a fallar, lo que demuestra lo difícil que resulta estar siempre en los puestos de cabeza, y que puede que hasta le sirva para prepararse mejor para el próximo Masters de Augusta.

SCHEFFLER, DEFENSOR DEL TÍTULO

Scorttie Scheffler, número 1 del mundo, defiende el título logrado en la pasada edición de este WGC Match Play, y que le reportó un beneficio económico de 2.100.000$. Este año, el total en premios ha ascendido hasta los 20.000.000$ con lo que el ganador se llevará un total de 3.600.000$, millón y medio más que el pasado año.

Jordan Spieth, que estaba jugando a muy buen nivel, aunque no terminaba de cerrar sus partidos, también se quedó fuera de la lucha final.

El formato de este torneo por eliminación -ver más información en esta misma página web-, enfrenta a los 64 participantes en una primera fase de grupos, con cuatro jugadores por grupo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *