Remontada de Alejandro del Rey (-15), en Johannesburgo. Arrasó (-24) Nick Bachem

0

Alejandro del Rey (-15), en la foto, único español que pasó el corte en Johannesburgo, terminó decimoséptimo, aunque a nueve golpes del ganador, el alemán Nick Bachem.

Ver leaderboard de Johannesburgo

Después del mal comienzo de los cinco españoles que viajaron a Sudáfrica para jugar los dos torneos del mini-swing sudafricano, solo uno de ellos, Alejandro del Rey, confirmó lo que, desgraciadamente se auguraba tras la ronda del jueves 23. Solo el madrileño (-5) superó el corte en el Jonsson Workwear Open que finalizó el domingo 26 de marzo, en The Club at Steyn City (par 72), en Johannesburgo.

Del Rey (72, 67, 67 y 67) acumuló un -15 bajo el par del campo, con sus tres magníficas tarjetas, sábado y domingo, después de su comienzo al par en la ronda inicial del jueves y pasar el corte, por los pelos, establecido precisamente en esa cifra de -5 y que superaron 78 jugadores. El español empataba en el puesto 62, con otros quince jugadores que cerraban la clasificación de cara al fin de semana, en el que no estarían los otros cuatro hispanos que iniciaron la prueba.

Eso sí, Del Rey estaba muy lejos de la cabeza, donde aparecía el joven alemán, de 23 años, Nick Bachem (-13). Pero tras las dos rondas de sábado y domingo, en las que el madrileño acabó con cinco golpes bajo par en cada una de ellas, su acumulado de -15 le llevó hasta el puesto 17, un magnífico Top 20, aunque terminara a 9 golpes del ganador. Y fue el mismo Bachem, el que venció la prueba con -24, y cuatro golpes de ventaja sobre sus dos inmediatos seguidores, los sudafricanos Hennie du Plessis y Zander Lombard.

Del Rey se vuelve a casa con buenas sensaciones de esta mini-gira sudafricana, en la que la semana pasada no sólo no pasó el corte, sino que terminó el 150, con un acumulado de +15 en solo dos jornadas, de 156 jugadores que iniciaron la prueba. Lo curioso es que en esta ocasión, en lugar de +15, acabó -15 en las cuatro rondas disputadas y eso le sirvió para embolsarse algo más de 16.000 € que le compensarán, no solo del largo viaje desde España, sino el buen sabor de boca de sus tres últimas jornadas.

CUATRO ESPAÑOLES FUERA DEL CORTE

Tras la primera jornada, Rafa Cabrera (-3) era el primero de esos cinco españoles que repetían torneo en los confines de África, entre 156 participantes, la mayoría sudafricanos, como suele ser normal en los torneos que se celebran por esas latitudes. El canario empataba en el puesto 50 con un nutrido grupo de jugadores, a cinco golpes de los colíderes, los sudafricanos Darren Fichardt y Martin Vorster.

Al par, en el puesto 114 y con problemas para pasar el corte del viernes, empataban Adrián Otaegui, Nacho Elvira y Alejandro del Rey, y ya, en el puesto 127 (+1) figuraba Adri Arnáus que nos suele acostumbrar a ser muy irregular; afortunadamente suele empezar mal los torneos e ir mejorando a medida que avanza la semana. Así sucedió la semana anterior en Eastern Cape, donde terminó en segunda posición.

Pero en esta ocasión, no solo Arnáus (-3) se quedó fuera del fin de semana, a pesar de que mejoró su actuación del primer día (73, 68); los otros cuatro también tuvieron que hacer las maletas y volverse a España: Adrián Otaegui (-4), Rafa Cabrera (-3) y Nacho Elvira (-1) tuvieron que tomarse unas vacaciones anticipadas, dado que el Dp World Tour también toma vacaciones.

EL PARÓN DEL DP WORLD TOUR

Este de Sudáfrica, segundo consecutivo que se disputa en el cono sur del continente africano, es el último antes del parón del DP World Tour durante casi un mes. Esta de Johannesburgo, en una prueba que «solo» reparte 1.500.000$ y, de hecho, es poco atractivo para los jugadores que deben hacer un viaje muy largo y regresar de vacío de este mini tour sudafricano, no es nada agradable. Al menos Arnáus ya tiene el viaje hecho con su resultado de la semana pasada.

El DP World Tour no vuelve a la competición hasta otro mini tour, esta vez asiático, que llevará a los jugadores -no creo que sean muchos los españoles inscritos- hasta Japón (20-23 abril) y Corea del Sur (A27-30 abril).

La mayoría de los jugadores europeos esperarán hasta mayo cuando, por fin, el DP World Tour llegue al Viejo Continente y entre, esta vez no es por España, en Italia para enfrentarse en Roma, al DS Automobiles Italian Open. Esta prueba tiene 3.500.000€ en premios y, además, se juega en el Marco Simone G.C. el campo que será el escenario de la Ryder Cup a finales de septiembre y al que acudirán los mejores jugadores europeos para conocer el recorrido y hacer méritos para integrarse en el equipo europeo, tanto por la vía de los puntos Ryder como por la del dedo del capitán Luke Donald.

UNA PRUEBA PARA LOS NORTEAMERICANOS

Este torneo de Roma que se disputa del 4 al 7 de mayo, será una prueba para comprobar cuál es el interés de los norteamericanos en la Ryder Cup de este año. Sería lógico que los candidatos al equipo estadounidense viajaran a Roma, que no es mal sitio tampoco, para conocer el recorrido en el que habrán de enfrentarse a los europeos -recuerden: «Europa es solo un equipo cuando juega la Ryder Cup», frase que el autor de estas líneas acuñó, hace ya varios años, para referirse al enfrentamiento entre Europa y USA en esta prueba golfística-.

El caso es que este torneo se disputa a primeros de mayo, en las mismas fechas que el Wells Fargo de Carolina del Norte, uno de los torneos designados como «elevados» por el PGA Tour y que son, prácticamente, de obligado cumplimiento para los jugadores del circuito norteamericano. Este Wells Fargo tiene 20.000.000$ en premios, mientras el torneo italiano «solo» reparte 3.500.000€. La diferencia también está en el «precio». ¿Vendrá o o vendrá algún norteamericano a Roma, aunque solo sea de «vacaciones»?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *