Jon Rahm (-14) acabó cuarto, a tres golpes de Rory McIlroy, en The CJ CUP, en Carolina del Sur

0

Jon Rahm (-14), en la foto, acabó en cuarta posición, empatado con Tommy Fletwood, a tres golpes de Rory McIlory, ganador en The CJ CUP, en Carolina del Sur.

Ver leaderboard The CJ Cup

Jon Rahm (-14) acabó en cuarta posición, empatado con Tommy Fletwood, a tres golpes de Rory McIlory, ganador (-17) en The CJ CUP. El español (69, 62, 70 y 69) no estuvo acertado en las dos últimas rondas, aunque sus 62 golpes de la segunda jornada, el viernes 21, le llevaron hasta el coliderato, tras batir el récord del Congaree G. C. (par 71). Luego, sus dos tarjetas de solo tres golpes acumulados, le dejaron en esa cuarta posición.

Tras el ganador, el norteamericano Kurt Kitayama acabó (-16), segundo y tercero fue el coreano K H Lee (-15).

A falta de una jornada en Carolina del Sur, Rory McIlroy (-13) era líder con un solo golpe de ventaja sobre tres jugadores, entre los que se encontraba Jon Rahm. No podía decirse que la tarjeta de 69 golpes, dos por debajo del par, firmada por Jon Rahm en la primera jornada en The CJ CUP, en Carolina del Sur, fuera un mal resultado. En su debut en el PGA Tour, el español estaba a solo cuatro golpes de la cabeza. aunque empatado en un grupo de once jugadores, en el puesto 26.

Pero eso era el jueves 20 de octubre porque el viernes, solo 24 horas después, el de Barrika, que se había levantado con ganas de dar guerra, firmó 62 golpes, 9 bajo el par 71 del Congaree G.C. el campo de Ridgeland, en Carolina del Sur, con lo que dejó en esa cifra el récord del campo. Gracias a esa tarjeta, con diez birdies, tres de ellos seguidos en los hoyos 15, 16 y 17, que culminaron con un imprevisto bogey en el 18, el de Barrika empató en la cabeza con el norteamericano Kurt Kitayama, de 29 años, sin victorias en el PGA Tour, pero que firmó dos vueltas de 66 y 65 golpes para empatar, con un acumulado de -11 con Rahm.

Como curiosidad cabe resaltar que el Congaree G.C. que cuenta con una enorme cantidad de bunkers, no eran tales en esta ocasión, ya que se consideraban como si fueran parte del recorrido y no había problemas en tocar la arena con el palo; además no se rastrillaban así que aunque cayeran en una zona arenosa debían jugar como si no lo fuera. No sé exactamente el motivo de esta situación pero eso sí, la cantidad de horas de trabajo y de dinero que se ahorró la organización debieron ser muchas.

La tercera ronda si que fue, como no podía ser de otra manera, después de la exhibición del viernes, peor (69, 62, 70) y con su solitario golpe bajo el par del campo acabó con -12. A pesar de todo, Rahm, que estuvo a cuatro golpes de la cabeza nada más iniciar los segundos nueve hoyos, reaccionó como el campeón que es, con birdies en los hoyos 12, 15 y 17, para acabar a solo un golpe de McIlroy y con 18 hoyos por delante. Lástima que, debido a la norma de la entrega de tarjetas, no estuvo en el partido estelar del domingo.

En cualquier caso, sus 69 golpes del último día no le dieron para más y Rory se alzó con la victoria (66. 67, 67 y 67) gracias a su mayor regularidad y a sus cuatro golpes bajo par de la última ronda. Con este triunfo, McIlroy se embolsó 1.890.000$ y se colocó en segunda posición del ranking mundial, muy cerca del líder, Scottie Scheffler, al que el norirlandés le sacó 16 golpes de ventaja en Carolina del Sur.

Este quinto torneo de la temporada, dotado con 10.500.000$, solo contaba con 78 jugadores, sin corte, se disputó en la localidad de Ridgeland, en el estado de Carolina del Sur. Se trata de una pequeña población, que no llega a los 5.000 habitantes y en la que, además de un campo de golf hay un correccional, o lo que es lo mismo, una prisión de seguridad media.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *