Torneos

El ganador en Memphis, Abraham Ancer, jet lag incluido, habla español con acento mexicano

Ver leaderboard del WGC de Memphis

Viniendo de atrás, como los grandes craks en las carreras de caballos -ahora las comparaciones con animales no solo no son odiosas, sino que están bendecidas por la nueva normalidad-, Abraham Ancer, nacido en McAllen, Texas, hace 30 años, pero con nacionalidad mexicana, y estudiante en la Universidad de Oklahoma, logró su primera victoria en el PGA Tour, no sin dificultades y después de jugar dos hoyos de play off, con el norteamericano Sam Burns y el japonés Hideki Matsuyama, con los que había empatado (-16) al final de las cuatro rondas reglamentarias del WGC-FedEx St. Jude Invitational que finalizó el 8 agosto, en Memphis, la tierra de Elvis Presley, en el estado de Tennessee, con un montante en premios de 10.500.000$ y los 66 jugadores de los mejores del ranking, en liza.

Ni el jet lag -el ganador y el japonés Matsuyama llegaron desde Tokio, después de haber quedado, decimocuarto el mexicano y cuarto Matsuyama-, ni las malas condiciones climatológicas, con mucho viento pudieron con el trío de empatados que luchó en el play off por la victoria. Además, el TPC Southwind (par 70) poniendo dificultades en cada hoyo, lo hizo todavía más difícil.

Hasta los últimos nueve hoyos parecía que la victoria era cosa de dos, Harris English, que fue líder durante la mayor parte del torneo, y Bryson DeChambeau, que usaba su fuerza más que la cabeza. Pero los dos norteamericanos empezaron a firmar bogeys y dobles bogeys y los tres perseguidores se les echaron encima. Mientras English entregaba una tarjeta de 73 golpes (+3) y DeChambeau una de 74 (+4), Ancer firmó 68 golpes, Matsuyama, 64 y Burns, 63. De ahí que el trío terminara empatado en cabeza, mientras English acababa (-15) en la cuarta plaza y DeChambeau (-12), en la octava.

El mexicano, que lleva en la gorra la publicidad «Flecha verde» de su propia marca de tequila, estaba «como loco» después de una victoria buscada desde hace mucho tiempo. Cuando se encontraba a cuatro golpes de la cabeza, a falta de pocos hoyos, creyó que no tenía nada que hacer, pero el apoyo de su caddie fue decisivo para que no bajara la guardia, llegara al play off y, finalmente, lo ganara con toda brillantez.

Dustin Johnson (-11) acabó en décima posición y no arrebata el liderazgo en el rankin mundial que sigue ostentando Jon Rahm. Buen torneo de Jordan Spieth (71, 69, 63 y 67) que, aunque despertó tarde, terminó (-10) decimosegundo.

SERGIO GARCÍA EN MITAD DE LA TABLA

Dicen que en el medio está la virtud, pero eso no es válido para la clasificación en un deporte y, en concreto, en el golf. Sergio García, único español presente en este WGC, no ha hecho un buen torneo (70, 68, 65 y 72) y, lo que es peor, terminó con dos golpes sobre el par del campo. Los cinco golpes bajo el par del campo en la tercera ronda, presagiaban un buen domingo del castellonense, pero no fue así y García tuvo que conformarse (-5) con el puesto 26, de 66 jugadores, empatado con otros cuatro jugadores, entre los que se encontraban dos norteamericanos recién llegados de Japón: Justin Thomas y Collin Morikawa.

El torneo, perteneciente al Campeonato del Mundo, dotada con 10.500.000$ y que comparten los calendarios del PGA Tour y el Circuito Europeo, se juega en Memphis, la tierra de Elvis Presley. (Ver más información en el apartado VIAJES en esta misma página web).

No es posible comentar.