Viajes

Hong Kong: el puerto fragante del Mar de la China

 
Hong Kong  es un territorio de contrastes. Colonia británica hasta el uno de julio de 1997, es ahora una de las dos "regiones administrativas especiales" de la República Popular China. La otra es Macao, antigua colonia portuguesa. Ambas aplican el modelo administrativo conocido como “un país, dos sistemas” y que consiste en el mantenimiento de una economía capitalista bajo la soberanía de un país de ideología oficial comunista. Además, estas dos regiones mantienen  organizaciones administrativas y judiciales independientes, e incluso tienen su propio sistema de aduanas y fronteras externas.
Hong Kong significa literalmente puerto fragante. Situado en la costa sur del Mar de la China Meridional, en el Delta del Río Perlas, junto a las ciudades de Cantón y Macao, ha tenido siempre una posición estratégica en el comercio internacional. Con una extensión de 1102 km²  su territorio lo conforman una península y más de doscientas islas e islotes.
Rascacielos y parques
Hong Kong es sorprendentemente verde. Más allá de sus famosos rascacielos, tres cuartas partes de su superficie la cubren montañas y bosques y sus siete millones de habitantes residen en menos de trescientos kilómetros cuadrados. A pesar de todo no renuncian a los espacios dentro del área urbana donde poseen hermosos jardines y parques.
Impresiona la enorme diversidad de flora y fauna que atesora Hong Kong, con los humedales y el santuario de aves, los parques marítimos y varios proyectos de conservación de la naturaleza. Además sus islas circundantes, fácilmente accesibles desde de la ciudad, ofrecen magníficos paisajes naturales.
Con la apertura en 2009 del Hong Kong National Geopark se hizo una apuesta por la preservación de la riqueza geológica de la antigua colonia británica. Se trata de un parque de cinco mil hectáreas que, mezcla aspectos de la conservación natural y a través de la pedagogía, invita al público a descubrir los paisajes de rocas sedimentarias del noroeste de los Nuevos Territorios y las formaciones volcánicas de la península de Sai Kung.
Dentro de la ciudad encontramos el parque de Hong Kong con su museo del te. Se trata de un verdadero oasis dentro del área urbana. Fuentes, jardines y parterres reciben cada año a miles de parejas que utilizan el registro civil que existe dentro del parque para casarse. Es famoso su aviario con más de ciento cincuenta especies de pájaros.
Pero si queremos ver pájaros es visita obligada el zoo. Más de cuatrocientas aves conviven con reptiles y otras setenta especies animales en este parque situado junto a la que fuera residencia del Gobernador británico de la colonia. El recinto alberga además el jardín botánico de Hong Kong.
Para hacer deporte nada mejor que el parque Victoria en el corazón de Causeway Bay. Además del popular Tai chi, que cientos de ciudadanos practican a diario, se puede nadar en sus piscinas, recorrer sus circuitos de jogging o jugar al tenis. Los fines de semana está lleno y es el lugar elegido por miles de personas para celebrar el Año Nuevo chino.
Además en Hong Kong, fuera de la ciudad, existen numerosos parques naturales en los que admirar la flora y fauna local. Sus nombres son Aberdeen, Pok Fu Lam, Tai Tam, Kam Shan, Lautan, Lion Rock, Pat Sin Leng y Sai Kung. Existen humedales y zonas de avistamiento de aves y delfines. También ofrece al visitante bonitas playas tanto en su costa dorada como en la bahía de las aguas profundas.
División territorial
El territorio de Hong Kong tiene tres partes bien diferenciadas: La isla de Hong Kong (adquirida por el Reino Unido en 1842),  La parte continental de Kowloon al sur de Boundary Street (adquirida por el Reino Unido en 1860, junto con la antigua isla de Stonecutters, hoy unida al continente) y los Nuevos Territorios, incluida la isla de Lantau (arrendados por un periodo de 99 años en 1899).
 Los Nuevos Territorios que son muy montañosos, permanecieron muy poco habitados hasta  que se supo que el Reino Unido iba a devolver a China toda la superficie de Hong Kong, y no sólo la parte arrendada a la que estaba obligado. Entonces comenzó a crecer su población y hoy en día más de la mitad de los hogkoneses  reside en ellos.
Rocoso y montañoso, los límites que impone su orografía hacen que la superficie real edificable de Hong Kong sea escasa. Construir y dar respuesta a la demanda de nuevas viviendas se ha considerado prioritario respecto a la preservación del legado histórico y arquitectónico de la ciudad. Por esta razón Hong Kong  y hasta fechas recientes, la conservación del patrimonio ha sido escasa. Lo habitual era que cuando una parcela de terreno se revalorizaba se derribaba lo viejo y dejaba espacio para lo nuevo. Algunas edificaciones cambiaban de lugar. Es el caso Murray House, un antiguo edificio colonial emplazado en el área que ocupa ahora la nueva sede del Banco de China y que fue reubicado en al sur de la isla, concretamente en Stanley.
La isla de Hong Kong, en continua evolución se ha convertido en una de las capitales mundiales de la arquitectura moderna. Es la segunda ciudad del mundo con mayor número de rascacielos, superada solo por Nueva York. La mayor parte de estos gigantes se concentran alrededor del distrito central, concretamente en las áreas de Central, Admiralty y Wan Chai, y a lo largo de la costa de la bahía del puerto Victoria en dirección Causeway Bay.
El skyline de Hong Kong es una de las atracciones turísticas de la ciudad. Por ello el departamento de turismo organiza un espectáculo de sonido y luces en el que participan muchos de los edificios que conforman su perfil. Este espectáculo puede verse todos los días de la semana desde la Avenida de las Estrellas en Tsim Sha Tsui.
La zona central de la isla de Hong Kong es el núcleo histórico, político y económico de la antigua colonia. Las cadenas montañosas que la atraviesan se utilizan para practicar senderismo. Su costa norte  es la costa sur del puerto de Victoria que ha jugado un papel muy destacado en el desarrollo y crecimiento de Hong Kong, ya que por su profundidad es apropiado para el tráfico de grandes buques. La isla posee muchas de las vistas más famosas en Hong Kong, como el pico de Victoria y el Parque del Océano. El puerto es famoso por sus espectaculares vistas panorámicas, y constituye una atracción turística.
Centro económico mundial
Hong Kong es uno de los grandes centros financieros de Asia. Punto estratégico del comercio internacional, especialmente entre China y el resto del mundo. La antigua colonia  es uno de los lugares con mayor libertad económica del mundo y existe una gran facilidad para establecer empresas en su territorio y para mover dinero de Hong Kong al exterior. Además dispone de un sistema legal de origen británico muy escrupuloso en el respeto de la propiedad privada que contrasta con las dificultades burocráticas y la inseguridad jurídica a la que se enfrentan las empresas internacionales en la China continental. Esta es la razón fundamental por la que Hong Kong sigue siendo el principal centro financiero de China. Además, las restricciones a las comunicaciones directas entre Taiwán y la República Popular China hacen de Hong Kong el principal punto de contacto entre los dos regímenes chinos enfrentados desde 1949.
Su economía se basa sobre todo en el sector de servicios, que representa más del 80% de la actividad económica. La bolsa de Hong Kong es el segundo mayor mercado de valores de Asia, sólo por detrás de Tokio. A pesar de su pequeño tamaño, Hong Kong ocupa el lugar undécimo en el mundo en volumen de operaciones bancarias.
Legado y cultura
La presencia británica en Hong Kong ha marcado su cultura. Las tradiciones chinas se mantienen pero con influencia occidental. Sin embargo algunas costumbres que en  la República Popular de Mao sufrieron un fuerte acoso perviven en Hong Kong. Es el caso de los ritos religiosos tradicionales chinos, o del lenguaje. Mientras que en el resto del país se ha promovido el uso del mandarín y de los caracteres simplificados como lengua oficial, en Hong Kong se mantiene el uso del cantonés hablado, incluso en ocasiones formales, y el lenguaje escrito utiliza exclusivamente caracteres tradicionales. En cualquier caso, el cantonés convive con el inglés.
Para conocer la idiosincrasia de la antigua colonia británica nada mejor que visitar el Museo de la historia. Tiene una superficie de diecisiete mil quinientos metros cuadrados en los que se muestran objetos relacionados con la arqueología, la historia, la etnografía y la historia natural de Hong Kong y el sur de China.

Las mejores vistas

Para conocer mejor la diversidad que ofrece Hong Kong es recomendable acercarse al mirador de Victoria Peak, Desde esta popular atalaya podremos contemplar la ciudad, el puerto y las verdes colinas que los rodean.
También es muy recomendable una visita al templo de Wong Tai Sin, un importante centro religioso y cuajado de edificios tradicionales con preciosas decoraciones en el centro urbano de Kowloon. En el templo se practican tres religiones: taoísmo, budismo y confucionismo.
En la isla de Lantau encontramos el Buda de bronce sentado al aire libre más grande del mundo que descansa sobre la altiplanicie de Ngong Ping. La majestuosa figura tiene 34 metros de altura, se realizó en China y el trabajo de fundición duró más de 10 años. Los visitantes deben subir 268 escalones para llegar hasta la plataforma donde se encuentra la estatua.

El  templo de Man Mo rinde tributo a los dioses de la literatura (Man) y de la guerra (Mo). Está muy cerca de Hollywood Road y Upper Lascar Row (también conocida como “calle del gato”). Abarrotadas de tiendas de antigüedades y un mercado callejero, son ideales para comprar recuerdos y regalos.

Los mercados
Hong Kong es un paraíso para las compras. Grandes centros comerciales, pequeñas tiendas y grandes mercados en los que el regateo es todo un arte. Destacan el mercado de señoras, el de Temple Street que se celebra por la noche, el mercado del jade y el de las flores. Cada uno de estos mercados tiene su encanto propio y esconde multitud de tesoros.
Además en el pueblo de Stanley, existe un mercado muy popular, conocido por su ambiente tranquilo y por las gangas que se pueden encontrar en él. En el paseo marítimo de Stanley, podemos visitar Murray House , un edificio colonial de tres plantas que originalmente se encontraba en Central y en 1982 fue desmantelado y reconstruido.
En Hong Kong se aconseja también dar un paseo por Repulse Bay una de sus playas más hermosas y  escenario en muchas películas. Dos imponentes estatuas de Kwun Yum y Tin Hau, diosas protectoras de los pescadores, dominan sobre los pintorescos jardines que conducen hasta la playa, donde se encuentra también una casa de baños de estilo chino tradicional.

Hora de comer
Once mil restaurantes componen la oferta gastronómica de Hong Kong que va de los platos más típicos y conocidos salidos de los fogones tradicionales chinos a los grandes chefs internacionales.  Si queremos degustar ricos pescados debemos dirigirnos al  puerto de Aberdeen donde viven cientos de personas en juncos de pesca. Su forma de vida tradicional contrasta claramente con el estilo moderno de los rascacielos cercanos. Jumbo Kingdom es el enorme complejo de restaurantes chinos flotantes y también un icono turístico. Cuenta con un restaurante gastronómico “de seis estrellas” que ofrece excelentes especialidades de cocina china tradicional y cocina fusión, un restaurante al aire libre y dos jardines uno para el bar y otro para tomar el té.
Otra posibilidad es Sai Kung, junto al muelle.En Hoi Pong Square hay una docena de restaurantes de pescado de gran calidad. Disponen de una gran variedad de marisco fresco y  agradables vistas del mar.
Para bolsillos más modestos, en las calles Jardine's Bazaar, Tang Lung y Matheson hay muchos restaurantes económicos que sirven platos típicos. Los bares, barras de sushi y otros restaurantes selectos de Sunning Road, Pak Sa Road, Lan Fong Road y Kai Chiu Road son una excelente opción para una salida nocturna. También los acogedores restaurantes de Times Square y el Food Forum, Lee Theatre Plaza o Cleveland Street, en Causeway Bay.
Lan Kwai Fong  es hoy  la zona de restaurantes y copas de ambiente informal más popular de la isla de Hong Kong. Se pueden degustar especialidades de todo el mundo: japonesas, indias, italianas, mexicanas, francesas o americanas,. Muchos restaurantes tienen terrazas en las calles adoquinadas, lo que permite disfrutar de una comida o una cena al aire libre.

Más al oeste, cerca de las calles Staunton, Shelley y Elgin, el SoHo, cuyo nombre procede de su ubicación "al Sur de Hollywood Road", encontrará también una zona muy de moda repleta de bares y restaurantes que sirven cocina francesa, nepalesa, italiana, mexicana e india, entre otras.

Y para terminar un paseo por la avenida de las estrellas. Es una atracción turística muy concurrida. Con placas conmemorativas, huellas de manos de personalidades famosas del cine, puestos informativos, quioscos con objetos de interés de películas, una estatuilla de los premios de cine de Hong Kong y una escultura a tamaño natural de la legendaria estrella de las películas de kung fu, Bruce Lee.

No es posible comentar.