Torneos

Viktor Hovland (-18) ganó el Hero World Challenge, el torneo de Tiger, en Bahamas

Ver leaderboard del Hero World Challenge



Viktor Hovland (-18) fue el vencedor, con todo merecimiento, del Hero World Challenge, el torneo auspiciado por la Fundación de Tiger Woods en Bahamas, que finalizó el domingo 5 de diciembre en Albany, New Providence, en las Islas Bahamas.

El noruego, de 24 años ganó (68, 69, 67 y 66) con un golpe de ventaja sobre el norteamericano Scottie Scheffler (-17) y tres sobre otros dos norteamericanos, Sam Burns y Patrick Reed.

Collin Morikawa, que era favorito al salir del tee del 1 en la cuarta jornada con cinco golpes de ventaja sobre Brooks Koepka, (68, 66, 64 y 76), tuvo una tarde aciaga en la última ronda y con cuatro golpes sobre el par del campo acabó en la quinta posición (-14), empatado con Justin Thomas y perdió así la ocasión, no solo de la victoria en Bahamas, sino la de haber desbancado del número 1 del mundo a Jon Rahm que, de esta manera acaba el año como líder del ranking mundial; Morikawa es segundo y Hovland, tercero.

Viktor Hovland es uno de los jugadores que promedian más de 300 yardas desde el tee y llevan su driver al 60% de las calles. Fueron trece los jugadores que fueron capaces de tales hazañas durante la pasada temporada, entre ellos, el propio Scottie Scheffler, que ha sido segundo en esta prueba

«Cuando di el primer golpe y comencé a hacer algunos pares al principio, realmente no pensé que ganar estaba siquiera en mis planes», dijo Hovland después de una ronda final de 66 golpes, con cinco birdies y dos eagles. Pero, al final, su victoria contrasta con el desastroso final de la temporada de Jordan Spieth (71, 72, 75 y 76) que acabó (+6) vigésimo y con el farolillo rojo.

SPIETH Y STENSON SE EQUIVOCARON DE TEE DE SALIDA

Jugaban en el primer partido, ya que salieron, en la cuarta jornada, en los dos últimos lugares. Y cuando terminaron al hoyo ocho y se dirigían al nueve, se equivocaron de barras de salida, ya que los oficiales habían cambiado dichas barras el último día y, al parecer, nadie se lo había notificado a los jugadores. Les advirtieron del error antes de dar el segundo golpe del citado hoyo nueve, pero les pusieron dos puntos de penalización a cada uno. Por supuesto el asunto no les gustó nada, pero al final se lo tomaron a broma «podríamos habernos ido en el hoyo 9 al aeropuerto» ya que la penalidad no podía mandarles más abajo de la clasificación ya que eran decimonoveno y vigésimo; los dos últimos.

El torneo repartía 3.500.000$ en premios y el ganador, que el pasado año fue Henrik Stenson, obtiene 1.000.000$. En esta ocasión el sueco no solo no ha podido repetir triunfo, sino que finalizó (+1), decimonoveno y penúltimo, de los veinte jugadores que participaron en la prueba. Tiger, presente durante toda la competición fue el encargado de entregar el trofeo, con un tigre, al vencedor.

Este de Bahamas es un acontecimiento que «casi» cierra el año de competición en los Estados Unidos, ya que todavía queda el QBE Shootout (10-12 diciembre) un torneo de dobles que el pasado año ganaron Matt Kuchar y Harris English.

Y, posteriormente, si se confirma, queda la presencia de Tige en el PNC Championship, el torneo de padres e hijos que se disputará (17-19 diciembre) en Orlando, Florida y que aparece en el calendario, no en el del PGA Tour, sino en el del PGA Tour Champions. Precisamente este fue el último torneo que jugó Tiger, junto a su hijo Charlie, de 12 años, antes de su terrible accidente de coche en Los Ángeles el febrero pasado. (Ver más información en esta misma página web).

No es posible comentar.