Torneos

Kaymer (-11) y Cañi (-7) se hundieron y Catlin ganó, en play off a Kieffer, el Austrian Open

El norteamericano Jon Catlin, que prefiere ganar en el Circuito Europeo que arrastrarse por las zonas medias del PGA Tour, logró su segunda victoria en el Tour, al vencer en el Austrian Open, que finalizó, el domingo 18, en el Diamond C.C (par 72), en la localidad de Atzenbrugg, junto a Viena.

Catlin (68, 70, 71 y 65) logró su brillante victoria no solo gracias a sus siete golpes bajo el par del campo en la última y fría ronda, como las tres anteriores, lo que solo le permitió empatar (-14) con el alemán Maximilian Kieffer y salir a play off para jugar el triunfo en el complicado par 3 del hoyo 18.

Y bien que se complicó el hoyo, especialmente a Kieffer que, a la quinta vez, la que fue la vencida, firmó un ocho, después de irse al agua, mientras su rival culminaba con un bogey su paso por la Viena fría e imperial, y lograba hacerse con un triunfo que no solo le sabe a gloria, sino que le hace embolsarse los 145.670€ del 1.000.000€ que se repartían en premios.

KAYMER Y CAÑI FALLARON AL FINAL

Alejandro Cañizares (-9) compartía el liderato del Austrian Open con Martin Kaymer y jugó con él y otro alemán, Maximilian Kieffer, en el partido estelar de la última jornada, el domingo 18 de abril; los tres debían luchar entre sí y contra el frío reinante en la capital austriaca durante toda la semana, para conquistar un trofeo que se les hace esquivo desde 2014, tanto al español como a Kaymer; todo eso, contando no solo con su rival y compañero de partido, sino con el resto de perseguidores.

Los colíderes Cañizares y Kaymer tenían, en el tee de salida del domingo, un golpe de ventaja sobre Kieffer (-8), tercero y el norteamericano John Catlin (-7), cuarto.

Pero todo se torció desde el comienzo de la ronda final; el madrileño (67, 70, 70 y 74) que era líder desde la primera y solo en la tercera compartió la cabeza con Kaymer, estaba jugando como tenía acostumbrado a los aficionados cuando se encontraba en la buena forma que le llevó a ganar en dos ocasiones en el European Tour y a estar, de manera casi permanente, entre los mejores del Circuito. Pero una vuelta de 74 golpes la última ronda, acabó con todas las esperanzas de Cañi que se tuvo que conformar con la séptima plaza (-7), empatado con otros cuatro jugadores. Eso sí, su puesto le sirve para ascender 34 posiciones en la Carrera hacia Dubai y quedar en el puesto 116.

Cañi, que busca desde hace tiempo -la última fue en 2014- su tercera victoria en el European Tour, tenía, a priori, un difícil rival en Martin Kaymer, otro jugador cuyos últimos triunfos se remontan también a 2014, pero que fueron victorias muy sonadas: el Open USA y The Players, en el Circuito americano.

El problema es que Kaymer (68, 70, 69 y 70) también falló en la última ronda y fueron los dos que venían detrás los que se le pusieron por delante. Martin (-11) acabó, en solitario, en la tercera posición.

Los dos jugadores querían reeditar sus hazañas pasadas y estaban en el lugar perfecto y en el momento justo para dar un gran espectáculo en Viena, a pesar del frío. Pero no pudieron: el Diamond C.C (par 72), en la localidad de Atzenbrugg, junto a la capital austriaca, es un difícil campo, rodeado de agua por casi todas partes -en catorce hoyos interviene- que ha mostrado sus dientes y aunque aparecía en muy buenas condiciones, los greenes fueron muy difíciles y buena prueba de ello es que solo cuarenta y cuatro jugadores ha podido ganarle luego de las cuatro rondas reglamentarias.

BUEN TORNEO DE ALEJANDRO DEL REY

Además de Cañizares, otros cinco españoles pasaron el corte, de los cuales tres acabaron bajo par. El segundo español (-3) en el puesto 24 fue Alejandro del Rey; el joven rookie madrileño (74, 71, 73 y 67) ha sido toda una revelación, especialmente por esos cinco golpes bajo el par de un difícil campo y en condiciones climatológicas extremas. Su tarjeta de un día final de torneo, con un eagle y tres birdies y ni un solo fallo, le colocó en el puesto 24, empatado con otros tres jugadores y dejando una sensación de que podemos poner las esperanzas en un nuevo profesional que dará a los aficionados muchas alegrías.

En el puesto 33 empataron (-1) Pep Anglés y Pedro Oriol. Anglés (76, 71, 72 y 68) hizo, como del Rey, un magnífico cuarto recorrido y sus cuatro golpes bajo par, con seis birdies y solo dos bogeys, le dejó en esa posición en la que empataba con otros once jugadores entre ellos Oriol.

El madrileño, que llegó a estar -5 al finalizar el hoyo 12 del viernes, firmó un doble bogey en el 13, lo que le sacó del juego, sobre todo porque el 6 firmado lo fue por un fallo desde el tee de salida, utilizando un hierro y no hay nada peor que jugar conservador y fallar. Finalmente sus cuatro vueltas de 69, 74, 72 y 72 le permitieron acabar en el puesto 33, tras ganarle a un difícil campo.

El 45, al par, acabó Gonzalo Fernández Castaño; en el 47 Emilio Cuartero Blanco (+1) y Eduardo de la Riva (+3), el 56.

Lo curioso es que Cuartero tuvo la mala suerte de que fuera su bolsa de palos la que se perdiera en el vuelo de llegada. El jugador tuvo que pedir un palo a cada uno de sus compañeros para hacerse con una bolsa y salir al campo; al final ha podido sobreponerse al contratiempo y pudo estar el fin de semana en liza, tras pasar el corte establecido en +3 y que superaron 73 jugadores.

CUATRO ESPAÑOLES FUERA DEL FINDE

Los otros cuatro españoles que estaban entre los 144 jugadores que iniciaron el torneo en este magnífico, aunque helador escenario vienés, en el regreso del golf de competición a Europa, no pasaron el corte y, si han encontrado un vuelo podrán estar antes que sus compañeros en el paraíso de Canarias donde, a partir de la semana que viene, se disputan tres torneos del European Tour.

Aunque seguramente hubieran preferido permanecer en Viena, jugando al golf, ellos, y los que finalizaron el domingo, soñaran esta noche con las tres próximas semanas, porque el Tour Europeo se traslada a la primavera de las Islas Canarias, donde van a disputar tres pruebas seguidas, una en Gran Canaria y dos en Tenerife.

OTRO AÑO ATÍPICO

Este año 2021, en el Circuito Europeo solo se han jugado seis torneos, sin contar dos WGC (Campeonatos del Mundo) y el Masters que, aunque figuran en su calendario no dan opción alguna a los jugadores miembros del European Tour, a excepción de los clasificados por méritos propios.

Esas seis pruebas se han disputado en los países árabes de los Emiratos, y en Sudáfrica y, ahora, después de casi un mes de parón en el Circuito, los profesionales tienen la primera de sus tres citas en este mes de abril, en el Diamond C.C, Atzenbrugg, junto a la capital austriaca.

Tras la prueba de la capital vienesa, los jugadores viajarán a las islas Canarias, como queda dicho, donde se disputarán tres torneos consecutivos, los tres dotados con 1.500.000€, el primero (22-25), el Gran Canaria Lopesan Open, el segundo (29 abril – 2 mayo), el Tenerife Open y el tercero, también en Tenerife (6-9 mayo) y en el mismo recorrido de Costa Adeje. (Ver más información en esta misma página web). .

No es posible comentar.