Noticias

El golf en los Tribunales: PGA 1 & LIV 0

A la demanda interpuesta al PGA Tour, por once profesionales de golf, expulsados del Circuito norteamericano por haber «fichado» por el LIV Tour saudí, respondió el organismo demandado con unos argumentos que han servido para que la Justicia norteamericana, de manera inmediata quitara la razón, al menos a una de las peticiones formuladas por los once demandantes -diez, después de la retirada del mexicano Carlos Ortiz-:

Una jueza federal en California determinó que tres de esos jugadores que se unieron a la serie LIV Golf auspiciada por Arabia Saudí no podían competir en los play offs de la FedEx Cup -que empiezan precisamente este jueves 11 de agosto, en Memphis, Tennessee.

La jueza Beth Labson Freeman tomó su decisión el martes 9 por la tarde en la localidad californiana de San José, después de que los abogados de ambas partes hicieran sus alegatos durante casi una hora.

Freeman que no consideró que los golfistas demandantes se enfrentaran un daño irreparable, en vista de las grandes cantidades de dinero que tenían garantizadas al unirse a LIV, lo cual representaba un tema clave en el caso.

Los tres golfistas suspendidos buscaban una orden temporal que les permitiera juga en Memphis, algo a lo que Freeman se negó. Talor Gooch, Matt Jones y Hudson Swafford afirmaron que deberían tener la capacidad de jugar donde quisieran, ya que se consideraban agentes libre y contratistas independientes.

La demanda de los jugadores está firmada por Phil Mickelson, Bryson DeChambeau, Abraham Ancer, Ian Poulter, Pat Perez, Jason Kokrak y Peter Uihlein, Gooch, Hudson Swafford, Matt Jones. Estos tres últimos son los que reclamaban un puesto en los play offs de la FedEx Cup que la jueza no ha concedido,

Los otros siete jugadores o no estaban clasificados entre los 125 primeros del ranking FedEx, o simplemente se han retirado por propia voluntad. Tampoco firmaron la demanda Dustin Johnson y Sergio García, que debe pensar en una reconciliación, al menos con el DP World Tour, ya que con el PGA parece imposible.

Pero tampoco está tan claro que los responsables del antiguo Circuito Europeo vayan a pasar por alto las declaraciones del español, pero… el tiempo da y quita razones.

UNA PRÁCTICA MONOPOLÍSTICA

La demanda, al margen del caso de los tres jugadores que intentaban jugar en Memphis, se basa en que los jugadores creen que el PGA Tour se ha erigido en un monopolio dentro del golf profesional y, ante eso, Robert Walters, litigante antimonopolio que representa a los golfistas, destacó, refiriendose a los tres citados, que ésta era su oportunidad en un gran escenario de playoffs, “que en términos efectivos es el Super Bowl del golf”, por sus “opciones de ingresos significativos”.

La jueza Freeman respondió que el potencial de ganancias del LIV Tour era también enorme. Y concluuó que los tres jugadores citados podrían haber esperado a que concluyera la temporada de la PGA antes de marcharse a la nueva gira.

Total, la primera en la frente… del LIV Tour. Pero el pleito continúa porque los abogados, especialmente en los Estados Unidos de Norteaméica parecen ser insaciables. Aunque también habría que decir lo mismo de algunos golfistas profesionales.

No es posible comentar.