Opinión

España debe tener dos torneos del European Tour

 

 

El CEO (Chief executive officer), o para entendernos mejor, el Director General del European Tour, el canadiense Keith Pilley, ha estado en Madrid para entrevistarse con el presidente de la Real Federación Española de Golf, Gonzaga Escauriza, y para anunciar que el nombre de Severiano Ballesteros, será el que, a partir de ahora, tenga el premio de Mejor Jugador del Año, del European Tour, que conceden los propios jugadores al final de cada temporada. (Ver más información en esta misma página).

 

En su encuentro con el presidente de la Española, Pilley ha hablado de diferentes temas y ha hecho hincapié en que España debería tener dos torneos importantes dentro del calendario anual del European Tour. Por desgracia, en este 2017, solo se jugará en España el Andalucía Valderrama Masters que, aunque se pactó ya en 2015, aún sigue prendido con alfileres.

 

En esta fecha, ya mediados de marzo, aún no se sabe la cuantía que tendrá este premio, patrocinado por la Junta de Andalucía y auspiciado por la Fundación de Sergio García.

 

El torneo, que se disputará del 19 al 22 de octubre, es el único del calendario europeo del que aún no se sabe la cuantía en premios que tendrá. Posiblemente, según se dijo en la reunión que el señor Pilley mantuvo con los periodistas en el Club de Campo Villa de Madrid, tras su reunión en la Federación Española, será superior a los 2.000.000 €, pero hasta ahora, todavía siguen las reuniones y aún no se sabe a ciencia cierta cuál es la cantidad que se repartirá en premios.

 

Hasta ese punto llega la dificultad para organizar un torneo en España, a pesar de que ya en 2015, se decidió que después del Open de España 2016, la prueba a celebrar en Valderrama 2017 se denominaría Andalucía Valderrama Masters, y el patrocinador oficial sería la Junta de Andalucía y no la empresa de seguros Reale que, en los últimos años, fue la que soportó, junto a la RFEG, parte de los gastos del torneo.

 

Pero si aún no se conoce el montante de premios, parece que las cosas con los políticos andaluces, aún no se han concretado demasiado. En cualquier caso, el CEO del European Tour aclaró que «un solo torneo del European Tour en España es muy poco. Los propios profesionales quieren jugar en este país porque les encantan sus campos, su clima y el cariño de los aficionados. Nuestro compromiso es total con la RFEG y con el golf español y esperamos que el año que viene, en 2018, haya dos torneos del European Tour en España».

El problema, sobre todo es de patrocinadores: “la situación, según me han contado Gonzaga Escauriaza y Jorge Sagardoy, es muy complicada y nosotros no podemos apoyar dos torneos este año en España. Estamos convencidos que las cosas irán mejor en 2018.

 

Precisamente, respecto a las dificultades para encontrar patrocinadores, el señor Pelley habló de la posibilidad de que el European Tour abra oficinas comerciales en España próximamente. «Quizá me estoy yendo de la lengua pero creo que abrir una oficina comercial del European Tour en España desde la que se puedan gestionar patrocinios españoles e internacionales para los torneos del Tour dentro y fuera de España puede ser una buena idea».

 

 

EL FRENTE RYDER CUP

 

El European Tour tiene más frentes abiertos: entre otros el de la Ryder Cup. El señor Pilley explicó que se van a hacer cambios en la elección de las sedes europeas de la Ryder, pero sin dar detalles “puesto que aún no hay nada decidido”. Otro fleco abierto, igual que el de las relaciones del European Tour con las Federaciones de los países que se quedan fuera de la Ryder, después de haber presentado su candidatura a ser Sede Oficial, como pasó en el caso de España, cuyo destino se ha desestimado en dos ocasiones, tanto para Madrid como para el PGA de Cataluña, en Gerona.

 

“Es una situación muy dura, explicó Pilley; solo gana uno y pierden tres o cuatro y a la semana siguiente con qué cara te sientas a negociar con ellos a pedirles que organicen el Open de España. Tenemos que cambiar los criterios de selección de candidaturas para evitar estos problemas y decepciones”.

 

En el caso de España, que ya ha sufrido la decepción de quedarse fuera de las elecciones para sede Ryder, en dos ocasiones, lo peor fue tras la decepción de la segunda ocasión, cuando Italia fue elegida para albergar la Ryder 2020: la Federación Española agarró un berrinche importante y una de las consecuencias de aquella decisión, fue la desaparición, al menos de momento, del Open de España. Montar una candidatura para sede Ryder cuesta más de un millón de euros, por lo que tras embarcarse en una aventura de ese tipo y perderla, fue muy duro de asimilar por la RFEG.

 

De ahí la idea de cambiar la elección de sedes que, aunque como ha quedado dicho el European Tour no lo tiene muy claro, “iría por la idea de acabar con las candidaturas y hacer una selección más directa, o seleccionar en una misma sesión las sedes para varios años.

 

En cuanto a los rumores que han colocado a la candidatura italiana en una situación complicada, según los propios medios de aquel país, ya que el Senado del país transalpino no estaría dispuesto a avalar la cantidad necesaria -alrededor de cien millones de euros- para realizar la Ryder, Pelley explicó que “me entrevistaré la próxima semana con la Federación Italiana de Golf y con el ministro de Deportes, para conocer la situación de primera mano, pero creo que no hay que preocuparse por el tema, se han tergiversado las informaciones y no creo que haya ningún problema para la celebración de la Ryder Cup en Italia, en 2020.

No es posible comentar.