Opinión

Debacle española con un 12 de Sergio García, en el WGC Cadillac

Ha pasado poco más de un mes desde que Sergio García hiciera un hoyo en 1 en Abu Dhabi, donde quedó duodécimo, que le valió ser elegido como el autor "del golpe del mes de enero" por el European Tour (ver información en esta misma página). El de Castellón ha empezado de forma irregular esta temporada 2011, pero ha tenido detalles en su juego que hacían presagiar un buen desarrollo de temporada. Incluso los más optimistas ya pensaban que un Grande podría caer del lado castellonense en este mismo 2012.

Naturalmente, todo puede ser posible, hasta que Sergio gane un Major, pero por lo que se ha visto en Florida, en el WGC Cadillac, finalizado el domingo 11, no parece que vaya a recuperarse facilmente de su irregular actuación en el Blue Monster de Miami. Ni él, ni el resto de los españoles, hasta seis, que después de clasificarse con mucho mérito para este segundo campeonato mundial de la temporada, han dejado bien claro que no están para codearse con los mejores jugadores del mundo, y mucho menos en los campos americanos. Y eso, en un año de Ryder con el torneo en tierras norteamericanas, debería bajarnos los humos, sobre todo a los aficionados españoles que, a comienzos del año, ya pensábamos en contar con tres o cuatro compatriotas en el equipo europeo.

Los seis españoles presentes en Doral, en Miami, han terminado de la mitad para abajo de la tabla. Con solo 73 jugadores (de los 75 previstos) en la clasificación, el mejor de los "nuestros" ha sido, una vez más, el casi cincuentón Miguel Ángel Jiménez, que ha terminado en el puesto 45 (-2 bajo el par 72 del Blue Monster) con cuatro tarjetas de 69, 71, 73 y 73). Al menos el malagueño le ha podido al campo, que es el único consuelo con el que ha volado hasta Madrid para ir a su tierra y preparar, de manera algo precipitada, su participación en el Open de Andalucía en el que es arte y parte, ya que no solo juega, sino que su empresa es la organizadora del torneo.

El segundo español clasificado ha sido Gonzalo Fernández Castaño. El madrileño (74, 70, 73 y 72) ha pasado por el Blue Monster sin romperlo ni mancharlo y ha terminado en el puesto 55 (+1). Ahora descansará y tendrá tiempo para pensar en la ocasión perdida ya que no acudirá al Open de Andalucía, en Aloha, en Marbella. Fernández Castaño hace suya la máxima de "ojo por ojo y diente por diente", aunque salvando las distancias: si tú no vienes a mi torneo de Madrid, yo no voy al tuyo de Marbella.

Álvaro Quirós, el tercer español clasificado (69, 74, 71 y 76) sí estará en Aloha, aunque no debe de estar muy contento con su actuación en Doral. Empezó muy bien, pero poco a poco se fue diluyendo hasta firmar el 76 final y el +2 definitivo, para ocupar la plaza 57.

En el puesto 60 (75, 74, 68 y 76) aparece Sergio García. Si su inicio fue magnífico, con -5 después de los nueve primeros hoyos del jueves 8, mano a mano con Tiger Woods, el resto de los días -excepto el 68 de la tercera ronda- han sido nefastos. Especialmente el domingo, con ese 76 provocado por una vuelta, no ya irregular, sino incomprensible para un jugador de su categoría: empezó la cuarta jornada con un eagle en el asequible hoyo 1, par 5; luego, un par en el 2 y… un ¡DOCE! en el hoyo 3, par 4, en el que se fue al agua de salida y de tercer golpe volvió a tirar otra bola al agua, a la que siguieron otras dos… al más puro estilo de Kevin Costner en Tin Cup. Total, un doce en un par 4 que, en la última jornada y con el resultado que llevaba hacía presagiar una catástrofe total. ¡Y no fue así! Lo que puede ponerse en positivo de la última ronda de Sergio es su magnífica reacción después de ese 12: 5 birdies en los hoyos 7, 9, 12, 13 y 16, con un solo bogey en el 11, pero con un doble bogey en el "monstruoso" 18, en el que volvió a visitar el agua de segundo golpe. Total: 76 y puesto 61 (+5), a pesar de haber salido de Miami con 21 birdies y un eagle. Como tampoco viene a jugar a Marbella, por idéntica razón que Fernández Castaño, ahora tendrá una semanita para pensar en lo ocurrido en Miami.

Y ya para los dos últimos, puestos en la cola del torneo: Rafa Cabrera terminó el 65 (+6) y Pablo Larrazábal, el 66 (+7).

No es posible comentar.