Opinión

El Circuito Europeo ha muerto. ¿Viva el DP World Tour?

(En la imagen, un aspecto de los impresentables, e injugables, greenes del Randpark de Johannesburgo, donde se inició, con mal pie, en el pasado mes de noviembre de 2021 el nuevo DP World Tour que ha acabado con el Circuito Europeo).

Desde luego empezar, no ha empezado con buen pie. El Circuito Europeo que ahora se llama DP World Tour, porque lo ha comprado la empresa de los Emiratos Árabes Unidos de ese mismo nombre, radicada en Dubai, ha dejado de existir.

Y ha sido a cambio de los petrodólares de una compañía logística multinacional, creada en 2005 por la fusión de Dubai Ports Authority y Dubai Ports, que maneja, entre otras cosas, 70 millones de contenedores que cargan en unos 70.000 barcos cada año, lo que supone el diez por ciento, más o menos, del tráfico mundial de los contenedores que llegan a unas 80 terminales marítimas y terrestres en más de 40 países.

No seguiré con más datos para no aburrir al respetable lector, pero a ese negocio se suman otros, como es lógico -nada tiene que ver con la logística- que mueven tal cantidad de dinero que para ellos, lo que hayan invertido en el extinto Circuito Europeo es peccata minuta.

Pues a estos señores de los Emiratos han vendido los responsables del Circuito, el European Tour. Y claro, lo primero que han hecho es suprimir la palabra Europa, todo un continente, incluida la parte del Brexit, que siempre se está yendo, pero que siempre continúa ahí, en su “a isla miento”, para sustituirla por el nombre de una empresa árabe.

Claro que era eso o morir. Al menos parece que es lo que nos quieren hacer creer. Es cierto que los acontecimientos de los últimos años, sobre todo 2020 y 2021, con su pandemia incluida, han hecho peligrar muchas empresas, sociedades, entidades… Y es posible que el Circuito Europeo tuviera pocas posibilidades de subsistir sin unirse a otras entidades, sociedades o empresas. Pero de eso a “vender su alma al diablo” -es un decir, no se tome al pie de la letra, ni lo del alma, ni lo del diablo- y ceder hasta la palabra Europa, hay un abismo.

Naturalmente, los británicos -ingleses son, al parecer, la mayor parte de los ejecutivos del Circuito Europeo- tienen menos reparo en vender Europa ya que ellos solo se consideran europeos para lo que les interesa. Pero, en este caso, la transacción no ha podido empezar peor.

Los tres primeros torneos de esta temporada 21/22, con nuevos dueños, se iniciaba el jueves 25 de noviembre en Johannesburgo. Estaban programadas tres pruebas en Sudáfrica antes de terminar 2021, que servían de presentación a la temporada propiamente dicha 2021/22, que abre el año, los jueves 20 y 27 de enero, con dos torneos en Dubai. Esos premios, para que no digan, no tienen nada que envidiar, en lo que a lo económico se refiere -¿será por dinero?- a los del PGA norteamericano: 8.000.000$.

Pero hasta llegar al comienzo de 2022, se jugaban en Sudáfrica tres eventos: el Joburg Open, en Johannesburgo, el 25 de noviembre, en  Sun City (2-5 diciembre) y Malelane, Leopard Creek (9-12 diciembre), con premios de 1.500.000€ cada uno.

UN TORNEO A LA MITAD Y OTROS DOS, SUSPENDIDOS

Como ya es sabido, entre unas cosas y otras, nada salió como se esperaba: por un lado, el mal tiempo que se adueñó del Randpark G.C. de Johannesburgo, cuyos greenes estaban no solo injugables, sino impresentables hasta para un partido de aficionados, y por otro la coincidencia con la expansión de la nueva cepa sudafricana.

Las lluvias torrenciales y los aparatos elécricos obligaron a dejar en 36 hoyos el Joburg Open, un premio que ganó un señor cuyo nombre es Thriston -no relacionarlo con la mala suerte del torneo- y a suspender las otras dos pruebas que habrían de celebrarse las semanas siguientes.

En cuanto a la cepa que nos ha pillado a todos por sorpresa, incluídos los científicos y los políticos, claro, se decidió denominarla Ómicron, aunque si viene de Sudáfrica, lo mejor sería seguir llamándola sudafricana para tener precauciones -mascarilla, etc.- con los que vienen de la zona.

Para conocimiento de legos, la palabra ómicron es la decimoquinta letra del alfabeto griego y significa literalmente «o pequeña». Esta palabra dio origen a las oes latina y cirílica.

Volviendo al tema principal: los responsables del nuevo Circuito, que no sé si serán los mismos que estaban antes, fueron rápidos al suprimir las pruebas sudafricanas y la misma tarde en la que se suspendió el Joburg Open, desaparecieron del calendario del DP World Tour.

EL CALENDARIO DEL AÑO 2022 EN PELIGRO

Total, de las 48 pruebas previstas para la temporada 2021/22, ya se han caído dos… y habrá que esperar a ver que sucede con la pandemia, si tendrá incidencias negativas en el calendario golfístico como puede tenerlas en otros sectores. Al comienzo de enero, los contagios se siguen disparando, aunque hay epidemiólogos que prevén una baja pronta y rápida de dichos contagios… aunque eso también se decía ante otras variantes del Covid 19. La esperanza es que, en la propia Sudáfrica, están bajando de golpe los casos de ómicron.

Y aunque no se llame europeo, en el calendario citado, la mitad de los torneos, 24 -recuerden que en principio eran 48- se celebran en Europa, aunque no todos en el Viejo Continente, aunque sí en terrenos del Brexit que, aunque pertenecen a Europa prefieren que no se les llame por su nombre, como a las nuevas cepas pandémicas.

Europa empieza a desaparecer como D.O. (Denominación de Origen) y por algún sitio se inicia la descomposición. España, por poner solo un ejemplo que nos pilla cerca, cada vez se conoce más como Este País y, dentro de nada, si alguien no lo remedia, se denominará Estos Países, Paísos o Paísas…

Cosas de los tiempos que corren.

Comentar