Torneos

Buen regreso de Tiger Woods (-11), tercero en Australia, a dos golpes del ganador, Greg Chalmers

¿Ha vuelto el mejor Tiger? Esa es la pregunta del millón que se hacía el periodista en la tarde del viernes 11 de noviembre y que se ha contestado de forma positiva el domingo 13, aunque con el lunar de la floja actuación del ex número 1 en la jornada del sábado, la llamada "del movimiento". Definitivamente, tal y como han dicho algunos de sus compañeros, entre ellos los australianos Jason Day y Robert Allenby, parece que en Sidney, Tiger Woods ha vuelto a mostrar su mejor cara golfística.
Después de dos magníficas rondas de 68 y 67 golpes en el Emirates Australian Open, que finalizó en Sidney, el domingo, como cita previa para la Presidents Cup de Melbourne de la próxima semana, el ex número 1 del mundo se marcó un 75, tres sobre el par del campo, en la tercera vuelta y abandonó el liderato que había logrado el viernes, para descender a la octava posición (-6). Sin embargo, en esta ocasión, la cruz fue solo de un día y en la cuarta y última ronda, su tarjeta de 67 golpes (-5 bajo el par del campo), le aupó hasta la tercera plaza (-11), a solo dos golpes del ganador, el australiano Greg Chalmers, y a uno del segundo, el también australiano John Senden (-12).
Hacía un mes, desde el 9 de octubre, cuando le tiraron un perrito caliente mientras pateaba en el Frys.com Open, en California, que Tiger Woods no competía. Esta semana (del 10 al 13 de noviembre) ha regresado para probarse en un torneo menor como es el Emirates Australian Open, perteneciente al Circuito Asiático y que se ha celebrado en la localidad australiana de Sidney. Claro que este no es un campeonato cualquiera, sino la antesala de la Presidents Cup que se disputará entre los equipos representantes de Estados Unidos y del Resto del Mundo, menos Europa, en Melbourne, del 17 al 20 de noviembre.
Y para ser un torneo menor, con tan "solo" 1.500.000 $ en premios, como el calendario ha caído así, en Sidney, el jueves 10 han estado en el tee de salida, no solo Tiger Woods, sino todos los americanos elegidos para representar a su país en la Presidents Cup -aunque con alguna excepción, como la de Phil Michelson, que ha jugado estos días en Singapur, el Barclays Open- y bastantes de los elegidos por Greg Norman, capitán del Resto del Mundo, también con excepciones como la de Ernie Els, que está, igualmente, en Singapur. Los dos, por cierto, jugando mal y finalizando el torneo con más pena que gloria.
Tiger empezó bien -o mejor, muy bien- en Sidney. Tras sus dos primeras vueltas de 68 y 67 golpes, 9 bajo el par 72 en The Lakes Golf Club, consiguió ser  líder, pero en la tercera vuelta se desinfló. Sin embargo, sus cinco golpes bajo el par de la cuarta jornada han devuelto la confianza de los aficionados en el otrora Grande del golf, al que están deseando ver en las primeras posiciones del ranking mundial.  
Por su parte, el propio Woods ha asegurado que "estoy muy contento con mi juego y, por primera vez, durante mucho tiempo, a esa mejoría en mi swing se añade mi buena forma física". 
En Australia, donde 65 jugadores pasaron el corte,  también juegan su particular torneo Fred Couples y Greg Norman. El capitán norteamericano, que está para haberse autoseleccionado, acabó decimoquinto  (-5) después de tres rondas y le ha sacado diez golpes de ventaja a su rival en la capitanía de la Presidents Cup, al australiano Greg Norman que finalizó  (+5) en el puesto 53. Es cierto que, mientras el norteamericano sigue en plena forma y compite normalmente, Norman está ya prácticamente retirado de la competición. De todos modos, es de esperar que la victoria personal de Couples no influya moralmente en la mente del capitán del Resto del Mundo en la Presidents Cup.
No es posible comentar.