Torneos

Valderrama «echó» a Jon Rahm (+10) del Andalucía Masters, pero el público le despidió con una ovación

(Movistar Golf 57 ofrece el Andalucía Masters (14-17) sábado y domingo, a las 13.30, una hora menos en Canarias).

Ver leaderboard del Andalucía Masters

Jon Rahm se despidió del Andalucía Masters antes de tiempo. No es normal que el vasco juegue tan mal y menos dos semanas seguidas. A su mala actuación en el Open de España, en Madrid, donde quedó (-13) en el puesto 17, hay que añadir los 78 golpes que firmó en su primer día del Andalucía Masters en Valderrama y los 74 del viernes para, con un acumulado de +10, terminar en el puesto 99 y no pasar el corte.

Pero Jon no buscó excusas y al terminar su participación en el torneo se despidió del público y dejó bien claro cuáles habían sido los problemas por los que su visita a España no ha sido, en lo deportivo, como él hubiera querido, aunque su presencia en Madrid y en Cádizun ha sido todo un éxito y un espaldarazo para el golf español.

Al terminar la segunda jornada y, tras darse un abrazo con Rafa Cabrera, uno de sus compañeros de partido -el otro ha sido Matthew Fitzpatrick- durante las dos primeras rondas, explicó sus sensaciones en ese momento: “ha ido bien desde el hoyo 8 en adelante, he tenido putt de birdie en todos los hoyos, pero no he metido una. Iba con muchas ganas y llegado a un punto, sabía que tenía que hacer seis bajo par en pocos hoyos, pero mantenía la esperanza».

«Una pena jugar mal, ha sido un año muy largo y muy bueno, es una pena que termine así -siguió comentando el vasco, explicaba a los medios el vasco. El campo me encanta y seguiré viniendo, pero he llegado un poco cansado. No me gusta poner excusas, lo he intentado, pero más que el cuerpo, la mente no me ha dado para más. Puedo asegurar que en las cuatro semanas siguientes voy a colgar los palos y hacer cualquier otra cosa, me hace falta un descanso”.

“El público es la razón por la que he venido, aparte de querer ganar. Entiendo que llegando al nivel que he llegado, puedo ayudar al golf español. Me acuerdo de pequeño cuando venía al Volvo Masters, ver a los jugadores te daba mucho empujón, ahora voy a ir a firmar autógrafos porque me acuerdo cuando me firmaron la camiseta en 2008 o 2009, me emocionó. Quizá el próximo referente del golf español esté ahí. Me voy dando cuenta de que la he liado”.

UN MAL COMIENZO

Rahm que jugaba con Rafa Cabrera, ganador en Madrid el domingo 10, y con el inglés Matthew Fitzpatrick, con los que repitió partido en la tarde del viernes 15, empezó con dos bogeys en los 10 y 12 -el trío salía por el hoyo 10- y siguió con otros dos bogeys en el 13 y el 15, para finalizar su primera parte del recorrido, con un doble bogey en el 18.

Las cosas no mejoraron en los segundos nueve hoyos, donde no fue capaz de hacer un solo birdie para recupar alguno de los golpes perdidos, sino que firmó un nuevo bogey en el hoyo, para finalizar, precisamente con un +7 (78 golpes) que le alejan de un corte que podría estar entre el +3 y el +4, depende del viento que se levante en la zona del Estrecho.

Eas cierto que ese viento, que sopló fuerte durante buena parte del recorrido pudo afectar al de Barrika, pero él mismo aseguró al final de su vuelta: «yo no me quiero ir a casa el sábado. Puedo pasar el corte. La culpa de cómo he jugado es cien por cien mía, no del viento no del campo».

Palabras que dicen mucho en su favor, tras un resultado que como todos los aficionados saben, le puede pasar a cualquier golfista, incluso al número 1 del mundo.

Pero las buenas intenciones de Jon se quedaron en eso, en intenciones. En la segunda jornada, el viernes 15, las cosas no mejoraron y ni su driver, ni los tiros a green, ni su putt funcionaron como habitualmente lo hacen. Tanto es así que solo firmó dos birdies el viernes -el jueves no había hecho ninguno-, pero tampoco le sirvieron de mucho ya que su tarjeta final de 74 golpes, le dejó fuera de la prueba.

VALDERRAMA CONTRA TODOS

Nadie duda del magnífico escenario que es Valderrama como campo de golf. Estupendo diseño, maravilloso campo, cuidado extremo… pero ¿es necesario prepararlo con tanta dificultad en un torneo del European Tour que no siquiera pertenece a las Rolex Series?

Es cierto que el montante en premios, de 3.000.000€ triplica, prácticamente, el total de la mayoría de los torneos del Circuito Europeo, pero según los datos aportados por el propio Circuito, Valderrama se juega más difícil que el US Open. Y eso está muy bien, pero mejor estará tan difícil, o todavía más, para cuando se trate de un torneo en el que participen los dos Circuitos, el PGA norteamericano y el Europeo, que es el sueño de Jon Rahm -ver sus declaraciones en esta misma página web- para un futuro más o menos inmediato. Está claro que el campo gaditano se merece recibir a los mejores del mundo.

SOLO EL TOP TEN BAJO PAR

Tras la primera ronda en el campo de Sotogrande, solo diez jugadores han podido ganarle a Valderrama. El líder, Julien Guerrier (-4) es el francés que ya se destacó en Madrid y que estuvo a punto de dar la sorpresa, pero en la última ronda se quedó sin el premio gordo. Tras él, Rafa Cabrera Bello, el español que viene de ganar -tras asegurar que esta había sido su peor temporada en una década- y que se superó a sí mismo, logrando su cuarta victoria en el Tour Europeo, en la capital de España, y que, tras la primera del Andalucía Masters es segundo (-3), con una vuelta de 68 golpes, diez menos que Rahm, uno de sus compañeros de partido, y tres menos que Matthew Fitzpatrick, el tercer componente del grupo que juega junto las dos primera rondas, que terminó, al par, con 71 golpes.

Vídeos de Rafa Cabrera Bello y Jon Rahm de la jornada del jueves

Comentar