Noticias

Adam Scott, primer australiano que gana el Masters de Augusta. Necesitó un play off para derrotar a Ángel Cabrera

Ver resultados y clasificación del Masters de Augusta

Adam Scott es el primer australiano que ha ganado el Masters de Augusta, aunque necesitó dos hoyos  de playoff para derrotar al argentino Ángel Cabrera, después de que el argentino, que jugaba en el partido estelar, empatara con 9 bajo par, gracias a un magnífico birdie en el hoyo 18. Scott que esperaba agazapado en la Casa Club, igual que lo había estado durante los primeros nueve hoyos de la última vuelta, fue el que tuvo mejor fortuna en el hoyo 10, segundo del desempate, y dejó a Cabrera compuesto y sin Chaqueta Verde y, aunque ya tiene una, no debió servirle de consuelo. Sergio García (-3), mejor español, acabó en la octava posición tras una gran última vuelta.

Scott consigue su primer 'Major' después de haber estado cerca de ganarlo en varias ocasiones. La historia parece que tenía reservado para él la misma cualidad de segundón que, en algunas ocasiones, se dedicó a Greg Norman, tantas veces a punto de ganar torneos Grandes y tantas termianando en la segunda posición.

Ahora, además de ser el primer australiano que gana en Augusta, es el primer jugador de la historia que gana un Major utilizando el putter-escoba, ahora que los “venerables” e “históricos” rectores del golf mundial no tienen otra cosa que hacer que prohibir los putters que se anclen al cuerpo.

La polémica está servida, igual que lo estuvo en este Masters 2013, cuando en la segunda jornada, el viernes 12 de abril, el inflexible árbitro Gargantúa, denominado John Paramore, jefe de todos los referees europeos, tuvo la “valentía” de penalizar con un golpe –por juego lento, en una jornada en la que los partidos llegaron a durar casi seis horas- al niño chino Guan Tianlang, que ha pasado a la historia del golf al ser el jugador más joven que no solo ha jugado en Augusta, sino que hasta pasó el corte. Paramore  “un hombre bien armado” -en palabras del presidente de la Real Federación Española de Golf-, que sabe que los árbitros solo pasan a la historia por sus hazañas negativas, no ha querido ser menos que el niño chino y su nombre se inscribirá, en letras de hojalata en el libro de los records indeseables.

UN AUSTRALIANO AL ACECHO

Scott empezó la jornada agazapado, esperando su oportunidad. Terminó los nueve primeros hoyos dce la última ronda, al par. Mientras Cabrera y Day se disputaban el liderato, él inició el ataque tras salir sin problemas del Amen Corner. En el hoyo 13, par 5, firmó un birdie, igual que en los hoyos 15 y 18. Total, tres menos en el día y un acumulado de nueve bajo par. Líder en Casa Club.

Por su parte, Cabrera que era el único que se acercaba al sastre de Augusta hablando español, acabó los nueve primeros hoyos con ventaja de dos golpes sobre Jason Day, otro australiano que se desfondó al final. El argentino empezó mal los últimos nueve hoyos. Para empezar el Amen Corner, boogey en el 10, hoyo que, a la postre, sería su tumba. Siguió con su juego conservador y de veterano que sabe como hay que ganarle al Augusta National, pero en el hoyo 13, el mismo en el que Scott había hecho birdie, Cabrera dejó su talante conservador y… ese fue su error, que gran error. El mundo es de los valientes, sí, pero no cuando perecen por su valentía. Y en este caso la bola de segundo golpe de Cabrera se fue al agua. Boogie, por avaricioso.  

Sin embargo el "Pato" Cabrera no se desinfló y terminó la jornada con birdies en el difícil par tres del 16 y en el complicado 18, con un magnífico putt que le llevó a despertar a Adam Scott que se las prometía muy felices en la Casa Club.

El play off estaba servido. En el hoyo 18, de nuevo, empate a pares, pero en el 10, Scott embocó su putt, después de pedirle consejo a su caddie, Steve Williams, antiguo "bolsero" de Tiger, de birdie y Cabrera, no. El argentino miró al australiano, le felicitó y debió pensar: total, a mí no me habría valido su chaqueta. 

TIGER AGUANTÓ EL TIRÓN

Finalmente, Tiger aguantó el tirón tras su penalización -absurda según muchos jugadores, entre ellos Sergio García- de dos puntos por mal dropaje en el hoyo 15, tras llevar su bola al agua, y finalizó con una última vuelta de 70 golpes, para un total de -5 y acabar en la cuarta posición, empatado con Marc Leishman, otro australiano -y van tres- que se coló entre los cinco primeros.

Mal torneo para McIlroy y Donald, en el puesto 25 (+2) y peor para Mickelson,el 54 (+9), con solo tres golpes de ventaja sobre el niño de 14 años Guan Tianlang, que acabó (+12), el 58 de 61 jugadores.

SERGIO, EL PRIMER ESPAÑOL

De los españoles que llegaron a Augusta y que pasaron el corte, Sergio García y Gonzalo Fernández Castaño estuvieron en la lucha, cerca de la cabeza, durante las tres primeras rondas. Ya en la cuarta, tanto Sergio como Gonzalo (-1), aunque eran dos de los 17 jugadores que, después de tres jornadas le ganaban al Augusta National, estaban demasiado lejos de los líderes. Y en esa cuarta jornada, Sergio recuperó su tono vital y accedió hasta el top ten: octavo (-3). No le fue tan bien al madrileño que firmó una tarjeta de 74 golpes, igual que la del viernes, y acabó en el vigésimo puesto (+1). Olazábal terminó el 50 (+7).

 

 ****************

 

CRÓNICA DE LA TERCERA JORNADA

Sergio y Gonzalo están solo a seis golpes de los colíderes, el norteamericano Brandt Snedeker y el argentino Ángel Cabrera (-7), de 43 años, que ya sabe lo que es ponerse la Chaqueta Verde al final del primer Major del año, porque la lució en 2009. En cuanto a Chema Olazábal, que completa el trío de españoles en Augusta, ocupa el puesto 38 (+4).

Tiger Woods, penalizado con dos golpes en la jornada del viernes 12, debido a su mal dropaje en el hoyo 15 (ver información en esta misma página), terminó la tercera jornada con 70 golpes y es séptimo (-3), con todas sus opciones intactas para la victoria. 

Rory McIlroy y Phil Mickelson, evidenciaron que su juego no está en el mejor momento de la temporada y están hundidos en la clasificación: el norirlandés es el 44 (+5), después de firmar una tercera vuelta de 79 golpes, mientras el zurdo norteamericano descendió al puesto 56 (+8), con una tercera tarjeta de 77 golpes. 

En cuanto al niño chino Guan Tianlang, de 14 años, también penalizado el viernes (ver información en esta misma página), la tercera ronda y las emociones le pasaron factura y a sus dos tarjetas de 73 y 75 golpes añadió la sabatina de 77 para un acumulado de +9 y aparecer en el puesto 59, solo por delante del veterano Sandy Lyle, de 55 años (+10) y de un desconocido Keegan Bradley (+12), que es el 61 y último de la fila.

*****************

CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

Buen comienzo español en el Masters de Augusta. Aunque la segunda jornada, el viernes 12 no fue tan buena como la primera, cuando Sergio García (-6) terminó colíder con el australiano Marc Leishman, tanto el castellonense como Gonzalo Fernández Castaño han pasado el corte con muy buena nota. Sergio, con dos tarjetas de 66 y 76 y Gonzalo, con dos vueltas de 68 y 74, para un acumulado de -2, están muy bien situados para afrontar las dos últimas jornadas de este primer Major del año.

Sergio y Gonzalo ocupan el puesto 14, empatados con Rory McIlroy, Charl Schwartzel, Bernhard Langer y John Senden, a solo un golpe de Tiger Woods, que es séptimo (-3) y a cuatro del líder,  Jason Day. El australiano (-6) aventaja en un golpe a dos jugadores, el veterano Fred Couples, y otro australiano, Marc Leishman (-5).

Tiger Woods, que tuvo un buen día… hasta el hoyo 15, firmó un bogey en ese hoyo, un par 5 con agua por delante, parecido al 17 de Valderrama, en el que tuvo la mala suerte de pegar al mástil de la bandera, con un magnífico tercer golpe, e irse al agua. Ni corto ni perezoso, repitió el golpe y dejó la bola dada, como hubiera quedado la primera si no hubiera dado en el mástil. Pero del birdie y -6, para empatar en cabeza, pasó al bogey -mal menor, gracias a su quinto golpe- y a 4. Luego, un par en el 17 y otro bogey para terminar en el 18, con tres putts cuesta abajo, obligados por haberse pasado del hoyo con el segundo golpe. Al final -3, lo que le lleva a la séptima posición, pero solo a dos golpes del líder, cuando todavía faltan dos jornadas.

***************

CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA

De los tres jugadores españoles que han iniciado la edición 2013 del Masters de Augusta, que se disputa del 11 al 14 de abril y en el que participaban 93 jugadores, por supuesto, los mejores del mundo, dos de ellos, Sergio García y Gonzalo Fernández Castaño, clasificados por sus propios méritos entre los cincuenta mejores jugadores del mundo, han conseguido, después de dos rondas, hacer ver al resto de los jugadores sus posibilidades no ya de estar entre los primeros, sino de tener aspiraciones al triunfo, ya que su juego ha tenido escasas fisuras. Los dos están en el top ten. Sergio es colíder con una tarjeta de 66 golpes y Gonzalo solo está a dos golpes de la cabeza.

El tercero de los españoles, Chema Olazábal, presente en su condición de ganador dos veces de la “Chaqueta Verde”, símbolo que corresponde al ganador de cada año, no empezó con buen pie, a pesar de que sus sensaciones en el campo no han sido malas. Por eso, sus dos tarjetas de 74 y 72 golpes, para un acumulado de +2, le han bastado para pasar el corte en el puesto 37, prácticamente la mitad de la tabla, ya que son 61 los jugadores que finalmente pasaron el corte establecido en +4.

 

SERGIO: NUNCA HABÍA JUGADO TAN BIEN

 

Al terminar la primera jornada Sergio García declaró haber disfrutado en Augusta "como nunca. He jugado de forma excepcional los diez primeros hoyos. Nunca había jugado tan bien en Augusta ni casi en toda mi carrera. Eso es lo que voy a intentar llevarme a la cama esta noche". Y lo curioso es que, después de la segunda, el viernes 12, el de Castellón aseguró que había jugado incluso mejor que el primer día, a pesar de que su tarjeta de 76 golpes tenía diez más que el de la jornada del jueves. "Lástima, dijo, porque el viernes he jugado incluso mejor que el jueves, pero he tenido mala suerte he visitado el agua varias veces con  bolas que, por centímetros, no han sido magníficas". A pesar de la mala suerte, las sensaciones de Sergio siguen siendo positivas de cara al fin de semana.

 

Aunque su relación con Augusta sigue siendo un tanto contradictoria -"no es mi campo favorito, pero intento disfrutar cada vez que vengo aquí. El jueves fue uno de esos días en los que realmente he disfrutado muchísimo y ojalá sean igual los próximos y a ver qué pasa el domingo", aseguró el castellonense.

 

GONZALO: EL GOLF ESPAÑOL NECESITA UN MAJOR

 

Gonzalo Fernández Castaño aprovecha su buen actuación en el Masters,  para reivindicar el golf español y asegura que "es el momento de que alguien recoja el testigo del Masters de Olazábal de 1999. Han pasado 14 años. Demasiado tiempo sin grandes".

 

Y Gonzalo insiste: "¿por qué no vamos a ganar la quinta Chaqueta Verde, yo, Sergio, Olazábal o yo mismo. Estoy muy contento de estar aquí porque el Masters significa mucho para el golf español desde que empezó jugando aquí Ángel de Miguel. El golf español tiene cuatro chaquetas verdes y es algo muy importante, pero ahora necesita ganar un Major. Estoy seguro. Si no es el Masters, que sea alguno de los otros tres. Hay cada vez menos jugadores y necesitamos motivar a los más jóvenes para que se unan a nosotros. Tenemos grandes jugadores pero hay que rematar el trabajo. Ojalá sea esta vez", terminó.

En cuanto a su juego, el madrileño anunció: " se que necesito mejorar con el putt; pero estoy pegando a la bola como nunca. Eso sí, necesito trabajar más en el green porque no tengo confianza cuando estoy más allá de dos metros", concluyó.

 

EL PRIMER MAJOR DEL AÑO

 

El Masters de Augusta, es uno de los cuatro torneos más importantes del golf mundial y el primero que se celebra cada año, durante el mes de abril. A diferencia del resto de Majors, el Masters tiene una sede fija, el Augusta National Golf Club, un club de golf privado situado en Augusta, Georgia, Estados Unidos. Los precursores del torneo fueron los jugadores Clifford Roberts y Bobby Jones, quienes diseñaron el campo junto al legendario diseñador de recorridos Alister MacKenzie.

De manera similar al resto de Grandes, ganar el Masters otorga al golfista que lo consigue ciertos privilegios: es invitado a jugar los otros tres Majors durante los siguientes cinco años, y consigue una invitación de por vida para jugar el Masters, como es el caso del citado Olazábal. También entra a formar parte del PGA Tour y recibe invitación para jugar el torneo The Players durante los siguientes cinco años. El Masters reparte este 2013 8.000.000 $ en premios, de los que 1.440.000 $ serán para el ganador.

Aparte del dinero, que es muy importante, el galardón más significativo del torneo, es la codiciada "Chaqueta Verde", ya citada. Además, el ganador recibe una Medalla de Oro y su nombre es grabado en el Trofeo de los Maestros, que representa la sede del club y que fue entregado por primera vez en 1961 y permanece en el club. Desde 1993, una réplica del trofeo es entregada al vencedor como reconocimiento por su triunfo. El finalista recibe una medalla de plata, y desde 1978, también una bandeja de plata.

 

LA CHAQUETA VERDE

La “Chaqueta Verde”, símbolo distintivo del torneo se otorga desde 1949, cuando Sam Snead ganó el torneo, y es uno de los galardones más preciados entre los profesionales del golf. Es, de hecho, el símbolo del club y la usan habitualmente sus socios en el campo. Los ganadores pueden sacar la prenda del club y conservarla durante el año después de su victoria, pero deben devolverla al club en la siguiente edición del torneo. La única excepción a esta tradición ocurrió en 1962, cuando Gary Player, ganador de la edición anterior, no devolvió la chaqueta, a pesar de la insistencia del club en que lo hiciera.

La tradición también dicta que el vencedor de la edición anterior imponga la chaqueta al ganador de la edición en curso. En 1966, Jack Nicklaus se convirtió en el primer jugador en ganar el torneo en años consecutivos, por lo que él mismo se vistió la chaqueta. Cuando Nick Faldo (en 1990) y Tiger Woods (en 2002) ganaron el torneo también consecutivamente, fue el presidente del Augusta National Golf Club quien les puso la prenda. El actual campeón es el estadounidense Bubba Watson, que presentó una tarjeta de -10 en 2012 y necesitó derrotar en un increíble desempate con el sudafricano Louis Oosthuizen. Watson, si no repite victoria, será el encargo de poner la chaqueta al vencedor de 2013.

(Fuentes: wikipedia y archivos propios)

No es posible comentar.