Viajes

Tulsa, del petroleo, al golf

Los tiempos cambian que es una barbaridad. Tulsa, la ciudad de Oklahoma que acoge el PGA Championship 2022, fue noticia, en 1949, por la película del mismo nombre que protagonizaron Susan Hayward, Robert Preston y Pedro Armendáriz.

La cinta, que dirigió Stuart Heisler -nombre que no recodarían ni los mejores concursantes de Pasapalabra-, transcurre en la Oklahoma de los años 20 del siglo pasado, en plena efervescencia de los pozos petrolíferos que enriquecieron la zona. La hija de un ganadero deseosa de vengar la muerte de su padre, provocada accidentalmente durante la prospeccción de un pozo, se introduce en el negocio del oro negro, para levantar un imperio petrolífero; sin embargo, la idea puede resultar demasiado ambiciosa para ella.

La película, rodada en 1949, como queda dicho, costó hacerla 1.158.035$. En el PGA de este año, son más de veinte los millones de dólares que se invertirán -contando no solo los premios, sino las infraestructutas y gastos generales- en un torneo de golf. El ganador podría haber financiado la película y todavía le sobrarían más de un millón de dólares.

Cosas del cambio de los tiempos… y de la vida. Conclusión. Da más dinero el golf, que el petroleo.

No es posible comentar.