Torneos

Tiger Woods (-15) arrasó en el WGC Bridgestone Invitational, con Jiménez (-6), cuarto. F. Castaño y García, decepcionantes

 

 

 

(En la imagen, Tiger Woods y bajo estas líneas, la Casa Club del Firestone Country Club, en Akron, Ohio).

 

 

Ver resultados y clasificación en el WGC Bridgestone Invitational

 

Ver resultados y clasificación en el Reno – Tahoe Open

 

Tiger Woods (-15), con una segunda tarjeta de 61 golpes, nueve golpes bajo el par del South Course (par 70) del Firestone Country Club, en Akron, Ohio dejó el WGC Bridgestone Invitational visto para sentencia, ya desde el viernes 2 de agosto. Los dos días del fin de semana le bastó con conservar su ventaja y hacerse con su quinta victoria en el PGA Tour en este año 2013, con cuatro tarjetas de 66, 61, 68 y 70 golpes, con siete de ventaja sobre sus inmediatos seguidores: Keegan Bradley, ganador del pasado año, y Henrik Stenson (-8).

 

Tiger no ha ganado un Major… todavía, después de su regreseo del infierno, pero este año lleva cinco triunfos espectaculares y ha vuelto al número 1 del mundo del cual parece muy difícil que le desbanque nadie en mucho tiempo. Esta es la cuarta vez en la que Tiger Woods ha firmado una tarjeta de 61 golpes. Nunca el número 1 del mundo ha bajado de esa cifra, aunque el viernes 2 de agosto, estuvo a punto de llegar a los 60 golpes, e incluso a los 59, la cifra objeto de deseo de cualquier golfista; sin embargo, sus errores, sobre todo con el putt- en los últimos hoyos del recorrido se lo impidieron. 

 

Tiger inició esa segunda jornada del viernes 2 de agosto con una secuencia de birdie, eagle, birdie, en los tres primeros hoyos del recorrido, lo que hacía presagiar la que se avecinaba. Luego, otro birdie en el 7, para un primer recorrido de 30 golpes. Nada más empezar la segunda vuelta, otra secuencia de ¡¡¡cuatro birdies!!! seguidos. Todo apuntaba hacia un 60 o un ¡¡¡¡¡59!!!! Pero las cosas se torcieron en el quince, par 3, donde Woods no pudo hacer el birdie a pesar de que su golpe de salida dejó la bola a menos de tres metros. En el 16, par 5, tampoco pudo conseguir el birdie. El par del 17 le dejó solo la posibilidad de bajar a los 60 golpes con un birdie en el 18. Pero el driver le falló a la derecha y se quedó detrás de los árboles; un mal golpe para salir del apuro le llevó la bola detrás de las tribunas: dropar sin penalidad y mandar la bola a unos cuatro metros del hoyo, para un putt difícil porque la bola estaba apoyada en el collarín del green. Y la bola ¡¡¡ENTRÓ!!! Total: 66 la primera jornada y 61 la segunda. Y aunque el golf es el golf y la madre que lo parió, esa tarjeta le sirvió para arrasar en este WGC Bridgestone Invitarional.

 

Tiger empezó su racha de triunfos en enero, en California; siguió en marzo con el WGC en Miami y ese mismo mes conquistó el Arnold Palmer Invitational; luego venció en The Players, en Florida y ahora lo ha hecho en Ohio. ¿Hay quién dé más?

 

JIMÉNEZ, OTRA VEZ, EL MEJOR

 

Menos mal que dentro de un panorama anidino como es el del golf profesional masculino español en este año 2013, aún nos queda Miguel Ángel Jiménez, a punto de la cincuentena y con seis meses sin jugar por su cabezonería de irse a esquiar cuando toma vacaciones de Navidad, en vez de irse al Caribe a fumar puros. El caso es que el Pisha, una vez más, es el único que mantiene el tipo y ha terminado en cuarta posición (-6), con cuatro tarjetas de 71, 69, 65 y 69, empatado con Jason Dufner y Zach Johnson, en este torneo de 8.750.000 $, en el que han participado 73 jugadores, y en el que Gonzalo Fernández Castaño acabó en el puesto 38, con una última ronda de 72 golpes, dos sobre el par del campo y un acumulado de +4, y Sergio García, que defraudó también una vez más, aunque maquilló su paso por Ohio con un 68 final, acabó el 40 (+5).

 

 

 

 

Rory McIlroy, que ha declarado encontrarse con mejores sensaciones, no las ha hecho valer en la clasificación y está el 27 (+2), un golpe más que Phil Mickelson, que lleva tres semanas seguidas jugando, con un viaje de ida y vuelta a Europa, y que la próxima estará en el PGA Championship, en Nueva York, finalizó en un honroso puesto 21 (+1).

 

VACACIONES EN EL TOUR EUROPEO

 

El Tour Europeo se toma dos semanas de vacaciones: las mismas durante las cuales se celebran tres torneos en los Estados Unidos, con un total de 21.750.000 $ en premios. Eso es poderío y lo demás es crisis. Claro que de esos tres torneos, dos aparecen en el Calendario del European Tour, aunque los europeos que están en el tee de salida de esos dos torneos, un Campeonato del Mundo y un Major, son una mínima parte del grueso de jugadores que se parten el cobre, cada semana, en los torneos del Circuito Europeo y que van a estar dos semanas a verlas venir.

 

Los setenta y tres jugadores -después de la retirada de Charl Schwartzel-, entre los que se encuentran los mejores del mundo: Tiger, Mickelson, McIlroy, Donald, Westwood… y ¡cómo no! el ganador del pasado año, Keegan Bradley, están en liza junto a tres españoles: Sergio García, Miguel Ángel Jiménez y Gonzalo Fernández Castaño. Entre ellos se repartirán los 8.750.000 $ de premios en un torneo, campeonato del mundo, que no tiene corte y que supera en 750.000 $ el total de 8.000.000 $ que reparte el US PGA que se juega en Rochester, Nueva York, a partir del próximo día 8 de agosto.

 

ANDRÉS ROMERO, LÍDER EN EL RENO TAHOE OPEN

 

En la misma fecha, del 1 al 4 de agosto, que el WGC de Ohio, se disputa en el Montreux Golf & C.C. de Nevada, el torneo «menor» denominado Reno – Tahoe Open, que está destinado a los jugadores de «segunda fila» del PGA Tour, ya que los mejores están en Ohio. Padraig Harrington, Camilo Villegas, o el «emigrante» Peter Uihlein, forman parte del listado de participantes en este torneo que se juega en la modalidad de stableford modificado, y que es el único torneo del PGA Tour que se disputa en esta fórmula en la que puntúan los golpes bajo par en cada hoyo. 

 

Pero en Nevada «solo» se lucha por un total de 3.000.000 & en premios, lo que es una minucia si se compara con el resto de torneos del calendario de la PGA norteamericana. El líder tras la segunda jornada es el argentino Andrés Romero, con 22 puntos. 

No es posible comentar.