Torneos

RAHMBO (-13): GANÓ EN CALIFORNIA CON TRES GOLPES DE VENTAJA Y ES ¡EL MEJOR!

 

 

 

Ver video antológico el putt de Jon Rahm

 

(En la imagen, Jon Rahm; bajo estas líneas, Tiger Woods con Donald Trump durante un entrenamiento que realizó a final del año pasado en uno de los campos del presidente de los EE.UU, en Palm Beah, Florida).

 

Ver leaderboard del Farmers Insurance Open

 

Jon Rahm (-13), ganó con toda brillantez el Farmers Insurance Open, en California,  su primer triunfo en el PGA Tour, con solo una docena de torneos jugados en el Circuito americano. Con cuatro tarjetas de 72, 69, 69 y 65, el español, con 22 años, es el jugador más joven en ganar este torneo que se disputa en San Diego, y que también ganó Chema Olazábal. Ballesteros y García ganaron en el PGA Tour, con 20 y 21 años, y Olazábal, con 24.

Con apenas una docena de torneos jugados en el PGA Tour, algunos en la pasada temporada -con lo que este año ya no es rookie formalmente-, Jon, al que sus compañeros de la Universidad de Arizona State llaman cariñosamente Rahmbo, ha conseguido, no solo el trofeo y un premio de 1.170.000 $, de los 6.700.000 $, sino una exención de dos años en el PGA Tour y su presencia en el Masters del próximo mes de abril y en otros torneos importantes, incluidos The Players y el PGA Championship. Además, ya es sexto en la FedEx Cup, tras ascender 67 posiciones y ya está situado entre los cincuenta primeros del mundo, en el puesto 46, al que ha llegado con su victoria, desde el 137.

En la última vuelta del joven vasco, el domingo 29 de enero, firmó 67 golpes, cinco bajo el par del Campo Sur de Torrey Pines, el más difícil de los dos recorridos, el otro es el Norte, en el que se ha jugado este torneo. A pesar de empezar con un bogey en el hoyo 1, par 4, Jon firmó dos birdies en el 3 y en el 5, para un primer recorrido de 35 golpes; en la segunda parte, los últimos nueve hoyos -donde se ganan los torneos- fueron un verdadero festival del joven de Barrika, cerca de Bilbao -si llega a ser del mismo Bilbao, sería la hostia, con perdón-, con dos birdies, en los hoyos 11 y 17, y dos eagles en los pares 5 del hoyo 13 y del 18.

Según el propio Jon, ese eagle del 13 le dejó la sensación de que podía ganar el torneo, pero la victoria se cuajó definitivamente en el putt para eagle del hoyo 18, que finalmente se convirtió en el golpe de la gloria -aunque se atribuya al driver ese concepto glorioso-. De salida, Rahmbo se quedó en medio de la calle, a 220 metros del green; con el segundo, madera 5, llegó al green y se pasó 18 metros del hoyo, y el tercero, con el putt, para eagle, cuesta abajo, Jon embocó un putt increíble, como nadie había hecho desde la victoria de Tiger Woods en 1999.

Cuando Jon inició la cuarta jornada en Torrey Pines era decimotercero (-6) y tenía doce rivales que batir, amén de los que le iban a la zaga. El campo ya se había cobrado tres víctimas importantes: Tiger Woods, Jason Day y Dustin Johnson, que jugaron juntos las dos primeras rondas y no pasaron el corte, pero eran rivales al comienzo del torneo.

Y sin esos tres grandes, aunque Tiger aún no ha vuelto a serlo, Jon (-13) tuvo que luchar mucho para vencer a los jjugadores a los que ha vencido: el norteamericano Charles Howell III y el taiwanés C. T. Pan, que empataron (-10) en la segunda plaza. La cuarta plaza fue para cinco jugadores empatados (-9): Jeegan Bradley, Jusgtin Rose, Pat Perez, Patrick Rodgers y Tony Finau,

El golf español, pues, está de enhorabuena gracias a este jugador vasco que ha hecho un torneo excepcional, del que esperamos lo mejor para su futuro y para alegría de los aficionados españoles.

Desgraciadamente el otro español que inició el torneo, Gonzalo Fernández Castaño, no pasó el corte.

OBJETIVO CONSEGUIDO

Desde que comenzó la temporada 2017, el pasado octubre Jon  en el mes de julio Jon Rahm ha pasado el corte en los seis torneos que ha disputado, con un triunfo -este de ahora-, un octavo puesto y dos Top 15. Como queda dicho, ya no es rookie, ya que consiguió la Tarjeta del PGA Tour con su segunda posición en el RBC Canadian Open, en julio pasado, con lo que ya disputó varios torneos ese año y se hizo con la Tarjeta para la actual temporada en media docena de apariciones, antes de que finalizara el año.

El objetivo, no solo de mantener la Tarjeta, sino de aspirar a mucho más, está conseguido ya en el mes de enero.

TIGER, CON MAS PENA QUE GLORIA

Tiger Woods reapareció (+4) con más pena que gloria en el Farmers Insurante Open, en San Diego, California, y se quedó fuera del corte, junto a sus compañeros de partido, Jason Day, número 1 del mundo, y Dustin Johnson, número 3. Traicionado, sobre todo en la primera ronda, por su driver, y en la segunda por la falta de competición, terminó (76, 72) a 12 golpes del líder, Justin Rose (-8),que mantuvo la cabeza las dos primeras jornadas del torneo que se juega en los dos recorridos de Torrey Pines.

Woods que reaparecía en un torneo regular del PGA Tour, el jueves 26, a las 10.40, salía por tee del 1 del campo Sur de Torrey Pines, más complicado que el Norte, terminó con 76 golpes, cuatro sobre el par del campo, después de dar un recital, de derechas e izquierdas con su driver. El viernes, en el Campo Norte, acabó al par, pero su +4 acumulado le dejó fuera del fin de semana.

 

 

El problema, además, es que al ex número 1 del mundo, le pusieron a jugar las dos primeras rondas -como es Tiger y sigue teniendo tirón de público, a pesar de que se haga fotos con el semidenostado (semi porque la mitad de los americanos le odian, mientras la otra mitad le «adora») Donald Trump- con el número 1 y el 3 del mundo, que son los mejores y más largos desde el tee. Con el driver, Jason Day y Dustin Johnson, le dan, en este momento, mil vueltas a Tiger, con lo que el californinano se sintió en la obligación de pegarle lo más fuerte posible al driver, con las funestas consecuencias de ir hacia todos los lados, menos al centro de la calle, que es donde suelen ir los dos citados.

En la segunda ronda Tiger fue mejor desde el tee de salida, perdiendo distancia pero cogiendo más calles, pero eso solo le sirvió para acabar al par del campo. Insuficiente.

Y menos mal que su mal retorno lo maquillaron Johnson y Day -¡dos amigos, oiga! que terminaron +2 Dustin y +3 Jason, con lo que ellos también -¿quizás por solidaridad?- fuera del fin de semana.

SEGUNDA JORNADA: JON, DENTRO; GONZALO FUERA

De los dos españoles presentes en el torneo de San Diego, segundo del Swing de California, Jon Rahm es la buena noticia, ya que es vigesimoprimero (-3), a cinco golpes del líder y solo a dos del top ten. Con dos vueltas de 73 y 69 golpes, el vasco empata en un grupo de catorce jugadores entre los que se encuentran Hideki Matsuyama y Francesco Molinari.

La mala noticia, una vez más, nos la da Gonzalo Fernández Castaño, que se quedó fuera del corte, algo que parece habitual en el madrileño. Con dos vueltas de 70 y 78 -el campo Sur se le atragantó, y un acumulado de +4, Fernández Castaño tendrá que esperar otra oportunidad. El único consuelo que le queda -mal consuelo, desde luego- es que terminó empatado con Tiger Woods.

El Farmers Insurance Open, dotado don 6.700.000 $, en el que están casi los Grandes, a excepción de Jordan Spieth y Justin Thomas, que es primero en la FedEx Cup, después de ganar los dos últimos torneos del PGA Tour en Hawai, deparó a los aficionados la posibilidad de reencontrarse con Tiger Woods, en un verdadero torneo regular, después de su presencia en el Hero World Challenge, la prueba que organizó su Fundación, a primeros del pasado mes de diciembre. donde quedó el decimoquinto, de dieciocho participantes.

Han transcurrido casi dos meses desde entonces y Tiger ha notado su falta de competición, aunque entrenar a entrenado tanto que hasta se ha visto las caras en un campo de golf con Donald Trump, cuando éste aún no se había hecho cargo de la presidencia de los Estados Unidos. Si Woods pretende mantener un calendario disputando una prueba al mes, más o menos, como si estuviera en su época gloriosa, se equivoca. Si está bien de salud deberá jugar más torneos para cogerle el aire a la competición, si no frota la lámpara de Aladino el mago no saldrá para hacerle ningún favor.

Una buena ocasión para frotarla tendrá Tiger la semana que entra,ya que jugará (2- 5 febrero) en Dubai, en los Emiratos Árabes, donde el mago de Aladino tiene más posibilidades de actuar que en otros países. (Ver artículo de Basilio Rogado en esta misma página web),

Tiger jugó las dos primeras rondas de este torneo con Jason Day, número 1 del mundo, y Dustin Johnson, número 3, como queda dicho. Naturalmente, lo hace por ser quien es, ya que por su clasificación mundial, dado que figura en el puesto 663. Quieras que no, le va a costar acercarse al top 100. Y no creo que haya sido una buena idea confrontarle, desde el principio, con esos dos «monstruos», pero el público presente y la televisión están encantados: si no por la igualdad entre ellos, que ahora no es la misma que antaño; por el morbo de ver a Tiger debatirse entre dos aguas bravas de ese río que no cesa y que se llama golf.

 

No es posible comentar.